Habilitarán viviendas para proteger a víctimas de violencia

INTERNACIONAL
   Alojamientos garantizarán seguridad residencial
Habilitarán viviendas para proteger a víctimas de violencia
Imagen retomada del sitio tribunafeminista.org
Por: la Redacción*
Cimacnoticias | Madrid, Esp.- 22/12/2016

A través de un convenio entre la Concejalía de Educación e Inclusión y la sociedad Zaragoza Vivienda, se habilitaron cinco pisos de urgencia y otros seis para alquiler social de mujeres en procesos de violencia.
 
Estos alojamientos garantizarán la seguridad residencial de cada víctima, atendiendo a su situación personal, con la valoración y el seguimiento de las profesionales de la Casa de la Mujer. Además, se realizaron mejoras en los cuatro pisos tutelados ya existentes y en la Casa de Acogida.
 
El Ayuntamiento de Zaragoza habilitará 11 nuevas viviendas para acoger a mujeres víctimas de violencia y a sus hijas e hijos. Así lo anunciaron en una rueda de prensa la concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia, y el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, quienes mencionaron la dificultad que tienen las mujeres víctimas de acceder a una vivienda de forma autónoma para poder rehacer sus vidas después de un proceso de violencia.
 
Esta medida aumentará considerablemente la capacidad de respuesta ante las necesidades de alojamiento de las mujeres. Este proyecto se realizó por un convenio firmado entre la Concejalía de Educación e Inclusión -en la que se ubica el Servicio de Igualdad- y la sociedad municipal Zaragoza Vivienda.
 
De esta forma, la sociedad pública pondrá a disposición del Servicio de Igualdad un total de 11 viviendas, que serán asignadas de acuerdo a la valoración técnica y el seguimiento de las profesionales de la Casa de la Mujer.
 
Estos recursos se unen al servicio que presta la Casa de Acogida y los cuatro pisos tutelados ya existentes. Para estas instalaciones se invirtieron este año 23 mil euros (491 mil pesos aproximadamente) para renovar mobiliario y mejorar sustancialmente los equipamientos para facilitar la habitabilidad.
 
Estas estancias temporales son para aquellas mujeres que no tienen recursos para conseguir un alojamiento, o que están en riesgo de ser localizadas por su agresor.
 
Para mejorar el acompañamiento a las víctimas en el proceso para reconstruir sus vidas, se suman ahora 11 pisos en dos nuevas modalidades: las denominadas “viviendas de urgencia”, que sirven como paso intermedio en el camino hacia su emancipación, y una opción de alquiler social para mujeres provenientes de los estados anteriores:
 
Viviendas de urgencia. Serán cinco viviendas de alquiler temporal, con reserva expresa y duración de un año, para mujeres en situaciones de mayor responsabilidad personal, si bien siguen contando con el apoyo técnico del Servicio de Igualdad.
 
Estas viviendas estarán dirigidas a mujeres que, teniendo cierta independencia e ingresos económicos, todavía no pueden emanciparse y ser completamente autónomas.
 
En este caso, las arrendatarias se hacen responsables, con los apoyos necesarios, de todos los aspectos relacionados con el alojamiento y de abonar el importe del alquiler mensual, los gastos de comunidad y suministros.
 
Una novedad importante que recoge el convenio es la posibilidad de convivencia de varias mujeres y, en su caso, sus hijas e hijos, en una misma vivienda tutelada o vivienda de urgencia, para facilitar su emancipación y el apoyo mutuo.
 
Acceso extraordinario a vivienda. Serán seis pisos de alquiler social para mujeres e hijos e hijas provenientes de los procesos anteriores que han agotado los sistemas ordinarios de acceso y necesitan una vivienda para su integración definitiva, o bien para aquellas mujeres que están en proceso de atención de violencia de género y que necesitan de forma urgente para su proceso personal disponer de una vivienda.
 
En esta última modalidad, el Servicio de Igualdad y la sociedad Zaragoza Vivienda podrán adjudicar a través de un procedimiento extraordinario los correspondientes contratos de arrendamiento, en las condiciones de precio establecidas para vivienda social y con posibilidad de acceso a las ayudas al alquiler convocadas anualmente. La arrendataria se hace cargo de los gastos de comunidad y suministros.
 
Mediante este convenio, el Ayuntamiento de Zaragoza pretende garantizar las condiciones básicas de seguridad y habitabilidad para las víctimas de violencia machista, en todas las fases del proceso y atendiendo a la realidad individual de cada caso.
 
Estos recursos se unen al servicio que presta la Casa de Acogida, que proporciona estancia temporal, con una atención integral y apoyo profesional, a las mujeres que no tienen recursos para conseguir un alojamiento, o que están en riesgo de ser localizadas por su agresor.
 
El Ayuntamiento de Zaragoza sigue así avanzando la puesta en marcha de acciones encaminadas a combatir la violencia. Un objetivo prioritario que vertebra las políticas que se están impulsando desde el ámbito municipal y en coordinación con el resto de instituciones y la sociedad civil.
 
*Este artículo fue retomado de la revista digital Tribunafeminista.org
 
16/RED/KVR/LGL