Inicio Honran a periodista por trabajo sobre genocidio en Guatemala

Honran a periodista por trabajo sobre genocidio en Guatemala

Por la Redacción

A 25 años de que el Frente Republicano de Guatemala (FRG), inició una campaña de exterminio de grupos insurgentes de izquierda en medio de una guerra civil comenzada en 1960, el periodista guatemalteco Luis Alberto Pérez Barillas fue premiado por sus investigaciones sobre la responsabilidad del ex dictador Efraín Ríos Montt en la muerte de 70 mil personas.

El Premio Internacional de la Libertad de Prensa 2003 fue entregado a Barillas el fin de semana por la organización Periodistas Canadienses por la Libre Expresión (CJFE, por sus siglas en inglés) y honra a los periodistas dispuestos a correr grandes riesgos para obtener la noticia.

“Recibir este premio no cambiará las cosas en Guatemala, pero estimulará a otros a seguir revelando la verdad. Ayudará a saber que hay personas fuera del país que le prestan atención a lo que decimos”, dijo Pérez Barillas a la agencia noticiosa IPS, tras recibir el galardón en Toronto ante unas 500 personas.

El periodista trabaja para radio y prensa escrita en la pequeña localidad de Rabinal, en el departamento de Baja Verapaz, 150 kilómetros al norte de la capital guatemalteca. Un cuarto de la población de esa localidad fue masacrada entre 1981 y 1983.

INDÍGENAS MAYAS CASI EXTERMINADOS

Pérez Barrilas investiga desde hace varios años la implicación de altos funcionarios del gobernante y derechista FRG, en una campaña desarrollada entre 1978 y 1984 para erradicar a las organizaciones insurgentes de izquierda, en el marco de una guerra civil que comenzó en 1960.

El conflicto terminó en 1996 y causó la muerte de unas 200 mil personas, 45 mil de ellas fueron víctimas de desaparición forzada, la mayor cantidad padecida por un país de América Latina, según organizaciones no gubernamentales.

La guerra dejó, además, un millón de desplazados, 250 mil huérfanos y 100 mil viudas, según datos oficiales.

La Comisión para el Esclarecimiento Histórico, cuya creación fue auspiciada por Naciones Unidas (ONU) para investigar los crímenes cometidos en Guatemala, determinó que el genocidio fue perpetrado deliberadamente contra la población maya de Rabinal.

En junio, Pérez Barillas hizo un reportaje en vivo por radio sobre la exhumación de cadáveres de las víctimas de la dictadura de Ríos Montt (1982-1983), quien mientras tanto seguía adelante con su campaña presidencial por el FRG para las elecciones presidenciales del pasado domingo nueve de noviembre, en las que perdió.

Los reportajes en vivo de Pérez Barillas y sus artículos en los periódicos Prensa Libre y Nuestro Diario atrajeron la atención internacional. Poco después, su casa fue incendiada cuando dormía. El y su familia sobrevivieron al atentado, pero viven escondidos desde entonces.

El 26 de octubre, cuatro periodistas de Prensa Libre fueron secuestrados y golpeados por ex paramilitares cuando realizaban una serie de artículos sobre la campaña de Ríos Montt, reveló el Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York.

Los periodistas fueron liberados tras 50 horas de cautiverio. El CPJ considera a Guatemala el lugar más peligroso para el trabajo periodístico en el hemisferio occidental.

EL ESTADO MAFIOSO CORPORATIVO

Pérez Barillas ya había sido amenazado y golpeado por sus revelaciones sobre casos de corrupción.

“En Guatemala hay una coincidencia entre el crimen y el gobierno”, señaló Grahamm Russell, de la organización Rights Action, dedicada a la defensa de los derechos humanos en América Central.

La organización internacional Amnistía Internacional “le llama Estado Mafioso Corporativo”, dijo Russell, quien proporcionó a a Pérez Barillas un escondite en Canadá.

Pérez Barillas trabajaba antes como contador, pero decidió convertirse en periodista cuando sintió un vivo deseo de revelar lo que sucedía en su país.

Otro de los galardonados fue el periodista chino Xu Wei, actualmente en prisión.

Xu, apenas graduado de la universidad, hizo circular en Internet una serie de artículos promoviendo una reforma política en China. Fue detenido el 13 de marzo de 2001 y sentenciado a 10 años de prisión.

El premio Tara Singh Hayer, que distingue a periodistas canadienses que impulsan la libertad de prensa, fue concedido de manera póstuma a Zahra Kazemi, que murió en una cárcel iraní hace cuatro meses en circunstancias todavía no aclaradas.

Kazemi fue detenida el 23 de junio pasado frente a una prisión de Teherán por haber tomado fotografías del edificio. Murió el 10 de julio debido a heridas en la cabeza. Un funcionario de seguridad iraní está siendo juzgado por su muerte.

El hijo de la periodista, Stephan Hachemi, recibió el premio en su nombre.

2003/MES/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más