Inicio Hostigan a Tita Radilla, hija de desparecido en la guerra sucia

Hostigan a Tita Radilla, hija de desparecido en la guerra sucia

Por Guadalupe Gómez Quintana

El pasado 25 de mayo, seis días antes de que la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violación a los Derechos Humanos (Afadem) inicie excavaciones en busca de restos de víctimas de la guerra sucia de los años 70 en un ex cuartel de Atoyac de Álvarez, Guerrero, un vehículo militar con 10 soldados portando armas largas se estacionó durante frente a la oficina de esa organización, informó Tita Radilla Martínez, su vicepresidenta.

Radilla Martínez, hija del desaparecido Rosendo Radilla, cuyos restos podrían hallarse en los terrenos donde se encontraba el cuartel del 40 Batallón de Infantería del Ejército, detalló que los soldados se apostaron durante toda la mañana frente a las oficinas, mientras los integrantes de Afadem realizaban un acto en el zócalo del municipio, como parte de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido.

Ante el hecho, ayer, diversas organizaciones en defensa de los derechos humanos, entre ellas la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos y la Asociación para la Defensa de los Derechos Humanos y la Equidad de Género, solicitaron, mediante una acción urgente, la intervención de las autoridades federales y locales ante el hostigamiento en contra de la Asociación de Detenidos Desaparecidos y Victimas de Violaciones de Derechos Humanos en México, Afadem-Fedefam, por parte de elementos del Ejército mexicano en Atoyac de Álvarez, Guerrero.

La hija de Rosendo Radilla consideró que la acción de los soldados, “no es casual”. Y explicó que ella, junto con Julio Mata Montiel, secretario ejecutivo de Afadem, al percatarse de la presencia de los uniformados se acercaron a la oficina y luego se retiraron.

Regresaron nuevamente, sin dirigirse a los soldados. Iban acompañados de un reportero del periódico La Jornada, quien sacó fotografías del despliegue militar.

Los soldados exigieron al reportero que se identificara. Ante la situación, Tita Radilla y Julio Mata se acercaron para percatarse de la situación, ante lo cual los solados “cortaron cartucho” es decir, quitaron el seguro a sus armas.

Y uno de los militares, que encabezaba el grupo y que en la casaca llevaba inscrito J. Hernández S., afirmó que no se trataba de ninguna acción relacionada con la organización, sino solamente que habían buscado la sombra de un árbol para protegerse del sol mientras esperaban a uno de sus compañeros.

El despliegue militar, que inició a las 11:30 horas, se retiró aproximadamente a las 14:00 horas, indica la Limeddh en texto de la acción urgente, dirigida a Felipe Calderón, funcionarios federales y locales.

Tita Radilla Martínez informó que el viernes 23 de mayo también otro vehículo militar hizo rondines en los alrededores de la sede de Afadem, pero que el domingo sí se estacionaron frente a la puerta de la oficina, por lo que consideró que su presencia ahí no es casual.

EL CASO RADILLA

Radilla fue un destacado líder de Atoyac de Álvarez, alcalde de 1955 a 1956, respetado por la labor social que desarrolló en favor de la comunidad en la construcción de escuelas, hospitales y facilidades para los campesinos (Cimacnoticias, 29 agosto 2007).

Era también simpatizante de los movimientos sociales de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez y autor de diversos corridos en los que mencionaba a estos personajes y en los que vertió su visión política y sus ideales sociales.

La última vez que fue visto públicamente iba a bordo de un camión de pasajeros en el trayecto de Atoyac a Chilpancingo. Ahí fue detenido por efectivos militares apostados en un retén.

Desde entonces su familia no volvió a verlo, aunque existen varios testimonios que confirman que estuvo en el cuartel militar de Atoyac y después en el Campo Militar número 1 en el Distrito Federal.

La familia Radilla acudió a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la extinta Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), pero fueron insuficientes, cuando no omisas, dijo Afadem, para investigar el asunto.

En el 2001, la CMDPDH y la Afadem, en su carácter de representantes legales de la familia Radilla Martínez, elevaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la petición de admisión del caso.

El 12 octubre de 2005, la CIDH admitió la Petición de Admisibilidad 777/01 y, en julio pasado, durante su 128 periodo ordinario de sesiones, aprobó el Informe de fondo.

La CIDH señaló al Estado mexicano una serie de obligaciones para resolver la desaparición que, de no cumplirse en un plazo de dos meses, obligarían a elevar el tema ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), convirtiéndose en el primer caso mexicano de desaparición forzada y guerra sucia en acceder a un organismo jurisdiccional internacional.

Ante la denuncia y por recomendaciones de la CIDH, la PGR escaneó a principios de este año el ex cuartel de Atoyac donde, según testimonios, fueron torturadas, asesinadas y sepultadas clandestinamente varias personas.

Sin embargo, como la institución no dio informó sobre los resultados del escaneo, que deberían ser dados a conocer antes del pasado 15 de febrero, la Afadem decidió emprender por su cuenta las excavaciones el próximo 31 de mayo, aprovechando el permiso que la PGR tiene para que se lleven a cabo. De hallar algo, avisarán al Ministerio Público, anunció Radilla al diario la Jornada.

Afadem informó que la CoIDH dará entrada al caso en junio próximo. De ser así, contribuiría a sentar precedentes jurídicos para que las más de 600 familias afectadas por los hechos de la llamada guerra sucia puedan hallar justicia.

La Afadem fue constituida en 1978 por familiares de los detenidos y desparecidos políticos. Es integrante, desde 1988 de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Fedefam) organismo regional latinoamericano con sede en Caracas, Venezuela, que aglutina a 15 organizaciones de 11 países, informa la página Web de Fedefam.

08/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content