Inicio Hostilidad, violencia emocional más común contra mujeres

Hostilidad, violencia emocional más común contra mujeres

Por la Redacción

La hostilidad y conductas abusivas son las formas de violencia emocional “silenciosa” que más sufren las mujeres por parte de sus parejas sentimentales, cuyos daños en la víctima son irreversibles, reveló una encuesta aplicada a mil 542 mujeres entre 18 y 65 años de edad en un centro de salud ubicado al sur de la ciudad.

La encuesta que forma parte del estudio denominado “Frecuencia y dimensiones de la violencia emocional contra la mujer por parte del compañero íntimo”, realizado por las terapeutas Luciana Ramos Lira y María Teresa Saltijeral, del Instituto Nacional de Psicología y la psicóloga Consuelo Cervantes Muñoz, precisa que es notorio que estas conductas son minimizas no sólo por los varones sino también por ellas.

Las mujeres sometidas a un clima de abuso emocional sufren una progresiva debilitación psicológica, presentando cuadros depresivos que pueden desembocar en suicidios o en el mejor de los casos, dejan secuelas tales como miedo, terror, culpa, sentimientos de minusvalía y devaluación.

Con base en la aplicación de la encuesta que contó de 34 preguntas referentes a la relación de pareja tanto en sus formas físicas, emocional y sexual, se identificaron cinco factores conceptuales claros como son: Devaluación como persona que abarca todas aquellas consignas verbales tales como burlas, menosprecio, insultos y críticas destructivas; conductas amenazadoras referente a todas aquellas acciones atemorizantes que se acompañan de objeto de tipo intimidatorios.

Otra forma de violencia es la intimidación, la cual consiste en una serie de expresiones verbales, gestos y conductas cuyo contenido está también orientado a evidenciar la intención de generar daño emocional o físico severo; hostilidad, tales como contradecir a la pareja o estar en desacuerdo en todo momento con ella y finalmente, las conductas abusivas que se manifiestan en críticas constantes y regaños porque la mujer “fracasa” como madre y esposa, además busca controlar sus actividades.

De las mil 542 a quienes se aplicó un cuestionario sólo se entrevistó verbalmente a 345 en un consultorio independiente de las cuales más de la mitad reportó tener entre los 18 y 31 año de edad.

El 60 por ciento eran casadas, 20 por ciento vivía en unión libre, el 90 por ciento dijo haberse casado sólo una vez, el 40 por ciento de ellas llevaba entre uno y seis años viviendo con su actual pareja y el 25 por ciento reportó entre siete y 12 años.

En el ámbito escolar se encontró que más del 50 por ciento habían recibido sólo la educación básica y poco más del 30 por ciento el nivel preparatorio o carrera técnica.

Respecto del número de hijas e hijos, más del 60 por ciento tenían entre uno y tres infantes, en tanto que el 12.2 por ciento entre cuatro y nueve hijos.

En cuanto al tipo familiar se encontró que cuatro de cada 10 vivía en una familia de tipo nuclear conyugal; y más de la tercera parte en familias extensas. Poco más del 90 por ciento de las mujeres reportaron practicar la religión católica.

Respecto al área laboral se encontró que más del 60 por ciento de las mujeres que conforman la muestra no realizaba un trabajo remunerado; un 20 por ciento se desempeñó como empleadas, 30 por ciento como subempleadas, 10 por ciento tiene un comercio propio y poco más del 30 por ciento son obreras no calificadas.

La mitad de las mujeres reportó que alguna vez su pareja se había enojado por contradecirlo; una de cada cinco dijo que su pareja les exigió quedarse en casa, las insultó frente a otras personas, les reclamó obediencia, le limitó el dinero y que sus parejas les habían comentado que “sin él no sirven para nada.”

Además se hizo evidente que el hogar es uno de los lugares en donde están más oprimidas, pues esas conductas violentas son justificadas como “normales” y en el peor de los casos, se considera a las mujeres culpables de sus ocurrencias, lo que deja libre de culpa al agresor.

2004/JG/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content