Inicio » Huevo de jade tonifica la vagina

Huevo de jade tonifica la vagina

/México, DF, 14 jun 11 (CIMAC).- Son varias las causas de la pérdida involuntaria de orina o Incontinencia Urinaria (IU) en las mujeres. Una de ellas es la lesión que se presenta en la musculatura estriada pélvica y perineal, una zona del cuerpo que es de suma importancia para la micción, cuando la vejiga se vacía de orina al estar llena, y que forma parte de la morbilidad materna.

En su oportunidad, en esta columna hablamos sobre cómo se puede detectar este problema (respuesta a un cuestionario de 10 preguntas) y de algunos ejercicios que pueden ayudar a que esta musculatura recupere elasticidad y fuerza (contracción constante de estos músculos).

Al respecto, vale la pena recordar que el parto vaginal ocurre en una región con una anatomía y fisiología compleja, donde se encuentran estructuras que participan tanto en funciones sexuales (vagina, cérvix, útero), como en no sexuales (recto, vejiga urinaria, uretra y musculatura estriada pélvica y perineal).

Hoy expondremos otros ejercicios en la musculatura estriada pélvica y perineal que, aún cuando su propósito no es atender directamente esta lesión, pueden ser de gran utilidad y dar enormes beneficios para recuperar la salud de las mujeres, luego de una afectación en el cuerpo por embarazo.

En la antigua China, las mujeres taoístas descubrieron que si un huevo de jade se inserta en la vagina y se realizan una serie de contracciones, la tonicidad de la vagina se recupera y muchos problemas de salud en las mujeres que se presentan en el útero pueden ser eliminados.

Al realizar contracciones en la vagina teniendo dentro el huevo, se aumenta la circulación en los órganos sexuales logrando además: prevenir enfermedades que se presenten a causa del estancamiento de la energía en los órganos sexuales; mayor elasticidad y sensibilidad, y se enriquece la capacidad orgásmica.

Estos ejercicios forman parte del Sistema Tao Curativo, del que ya hemos escrito aquí en otras ocasiones, el cual integra una serie de prácticas taoístas milenarias (La meditación de la sonrisa interior, 12 de octubre de 2010, cimacnoticias.com).

Las bases para desarrollar esta propuesta, como lo indicamos en su momento, son: el masaje de senos, la respiración ovárica, el ejercicio del huevo de jade, acompañados de una serie de ejercicios de Tao Yin, y el entrenamiento básico de Tao Curativo, sistema difundido en el mundo por el maestro de origen tailandés Mantak Chia.

Antes de realizar esta práctica es necesario que las mujeres reciban el entrenamiento del Tao Curativo, para antes curar y fortalecer el cuerpo y la mente emocional.

Esta enseñanza consiste en la meditación de la sonrisa interior, los seis sonidos curativos (con cada uno de los órganos vitales: pulmones, riñones, hígado, corazón y bazo) y la órbita microcósmica.

La palabra jade hace referencia a dos minerales diferentes, la jadeíta y la nefrita. Desde hace más de 5 mil años se utiliza en China y Mesoamérica como material para fabricar utensilios y adornos.

En el mundo prehispánico fue una piedra sagrada y muy venerada. Su color verde representaba agua, lluvia, bosque, verdor del campo. Era también símbolo de la vida y la transmutación de la muerte, poseer y lucir jade fue símbolo de prosperidad, posición y poder.

Para ayudar a fortalecer la musculatura estriada pélvica y perineal se utiliza en forma de un pequeño huevo, se deben seguir los pasos siguientes: sentarse en una silla en una posición cómoda, con la espalda y la columna vertebral erguida y relajada; cerrar los ojos; unir las palmas de las manos y sostenerlas sobre el regazo.

Se introduce el huevo en la vagina, que deberá estar limpio y desinfectado (hervido en agua) para evitar cualquier infección. Sonreír. Y hacer un recorrido por los órganos internos (pulmones, riñones, hígado, corazón y bazo), las glándulas (piñal, pituitaria, tiroides y paratiroides, timo, páncreas, ovarios) y los órganos sexuales (senos y genitales).

Al final se contrae la vagina moviendo el huevo de atrás para adelante (tres veces), a la derecha e izquierda (tres veces) y adelante y atrás (tres veces). Se descansa por un momento, en silencio, observando como se mueve la energía en esta parte del cuerpo.

Con una respiración profunda y con cuidado, se saca el huevo en cuclillas, pujando suavemente. Se lava y enjuaga para usarlo limpio la próxima vez.

henavv@yahoo.com.mx

* Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt e instructora asociada del Sistema Tao Curativo.

11/HCV/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: