Inicio IFE incompleto arriesga participación política femenina

IFE incompleto arriesga participación política femenina

Por Anayeli García Martínez

Al desecharse la terna de consejeros al IFE se pierde la oportunidad de que más mujeres integren el instituto, y pugnen por una democracia más incluyente, advierten expertas.

“Hasta que el Instituto Federal Electoral (IFE) no esté completo y no se designen a más mujeres en su Consejo General, esta institución seguirá trabajando con una sola visión”, subraya la especialista en participación política femenina Natividad Cárdenas.

La también titular del Consejo Ciudadano Mujeres al Poder señala la urgencia de que el arbitro electoral tenga una visión de género, para enfrentar los retos que le deparan las próximas elecciones federales, entre ellos las cuotas de género y la fiscalización de los recursos para impulsar el liderazgo de las mujeres en política.

La experta fue consultada luego de que el pasado jueves la Cámara de Diputados no logró la mayoría calificada para aprobar la terna de consejeros al IFE integrada por Cecilia Tapia, David Gómez y Enrique Ochoa.

Al respecto, la ex diputada federal Elsa Conde advierte que la indefinición en el IFE abre la posibilidad de que los derechos políticos de las mujeres “sean marginados”, y alertó que es probable que en los próximos comicios también se relegue el tema de género en la participación política.

Ambas defensoras de los derechos políticos de las mexicanas coinciden en que el IFE quedó debilitado, y en consecuencia será más difícil lograr igualdad de oportunidades para las mujeres en las competencias electorales.

RETOS

Las especialistas señalan que entre los retos por venir para un IFE incompleto está la implementación de la reforma electoral de 2007-2008 que, entre otros temas, consolidó el avance nominal de las mujeres en los espacios de representación política.

Con esa reforma al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) se aumentó a 40 por ciento la cuota para candidaturas propietarias de mujeres.

Un avance más fue puntualizar un nuevo mecanismo de alternancia para asignar las candidaturas plurinominales, ya que ahora se manejarán en bloques de cinco candidaturas en donde al menos dos deberán ser de un mismo sexo.

Otro reto del IFE será implementar el Reglamento de Fiscalización, recién aprobado en julio pasado, el cual obliga a los partidos a transparentar el dos por ciento de sus recursos destinados a promover los liderazgos femeninos.

Natividad Cárdenas asegura que es importante que esta institución esté debidamente integrada y que las mujeres puedan estar en puestos de toma de decisión como éste, donde se pueden defender los derechos políticos de las mexicanas.

Nadia Sierra Campos, co-coordinadora de la Red Ciudadana Feminista de México, explica que es importante que el órgano electoral esté debidamente integrado porque es el ente encargado de organizar y vigilar el proceso electoral de 2012, donde se elegirá nuevo titular del Ejecutivo y a las y los integrantes del Poder Legislativo.

INCERTIDUMBRE

Las activistas recordaron que desde hace un año existe un movimiento ciudadano para exigir que el Consejo General del IFE se integre por mexicanas comprometidas con los derechos políticos de las mujeres y con amplia trayectoria y conocimientos en materia electoral. Al no ocurrir esto “se vulnera la democracia”, lamentan.

Sin embargo, cabe destacar que para la integración del Consejo General del IFE no existe disposición legal alguna que establezca la obligación de incorporar una cuota mínima de mujeres.

Desde su creación en 1990, sólo en una ocasión hubo tres consejeras en el instituto electoral.

En sus inicios el Consejo General se integraba por seis consejeros titulares y seis suplentes. De 1990 a 1994 hubo dos consejeras: Sonia Alcántara Magos y Olga Hernández Espíndola, y una suplente, María Guadalupe Soria.

Es decir, hubo un 33 por ciento de participación de mujeres, mientras que en el siguiente periodo de 1994 a 1996 no hubo consejeras electorales titulares ni suplentes.

Al finalizar este periodo la conformación del órgano electoral se amplio a nueve consejeros, por lo que de 1996 a 2003 Jacqueline Peschard fue la única consejera electoral, y sólo se eligió a una suplente, Rosa María de la Peña García.

Bajo este formato, de 2003 a 2008 estuvieron presentes tres consejeras propietarias: María Teresa de Jesús González Luna Corvera, Luisa Alejandra Latapí Renner y María del Refugio Lourdes López Flores.

Asimismo hubo tres suplentes, Wanda Sigrid Artz Colunga, María del Carmen Alanis Figueroa y Margarita Herrera Ortiz, lo que significa que en este periodo hubo una participación de 33 por ciento en ambos niveles de integración.

Ese fue el mejor momento para la participación de las mujeres en el IFE, sin embargo a partir de 2008 sólo permanece una consejera, María Macarita Elizondo Gasperín, y ya no hay suplentes, toda vez que esta figura se eliminó de la composición del órgano electoral.

Estas cifras muestran que la falta de una normatividad en la materia resulta negativa para las mujeres, ya que no se garantiza su permanencia en la institución encargada de garantizar la equidad en los procesos electorales.

11/AGM/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content