Inicio Iglesia no debe ocultar violación a derechos humanos

Iglesia no debe ocultar violación a derechos humanos

Por Guadalupe Vallejo Mora

Es urgente que la jerarquía católica haga una autorrevisión y acepte que la violación de los derechos humanos es una realidad que practica en su interior y que no puede esconder más, opinó Aidé García Hernández, representante de la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), al recordar los casos de sacerdotes pederastas, de violaciones a religiosas, así como la violación y negación de los derechos de las mujeres en la institución.

Durante la presentación del libro Los derechos humanos dentro de la Iglesia Católica, que reúne varios artículos compilados durante el seminario Los derechos humanos dentro de la Iglesia Católica, organizado por CDD, García Hernández dijo que por años, los jerarcas católicos se han arrogado el derecho a controlar la sexualidad, la reproducción e incluso la diversidad a la que tiene derecho cada persona.

“La jerarquía debe actualizarse, abrirse a los nuevos tiempos y reconocer que las personas son sujetos de derechos sexuales y reproductivos, y como tal, son derechos humanos que no puede controlar más”, opinó al recordar que en el Sínodo de los Obispos realizado en 1971 se dejó claro lo siguiente: “Si la iglesia ve por los derechos humanos fuera de ella, también ha de ver hacia dentro”.

Durante la presentación llevada a cabo en la Casa del Poeta, en la colonia Roma, el sacerdote Raúl Cervera opinó que el tema de los derechos humanos en la Iglesia es una invitación a las iglesias cristianas “para que nos pongamos a revisar y discernir lo que representan para la humanidad las modernas formulaciones y codificaciones de estos derechos en las legislaciones de muchos países”.

Lo anterior, dijo, “porque en principio, todo lo que signifique un avance en el respeto a la vida y la dignidad de las personas es algo con lo que los seguidores de Jesucristo debemos estar de acuerdo e impulsar animadamente, sobre todo en este contexto neoliberal tan desfavorable”.

“Incluso, nos puede servir para revisar y discernir el modo en que están diseñadas nuestras instituciones eclesiásticas y sus maneras de proceder. En el fondo tenemos la convicción de que los valores del Evangelio van mucho más allá de esos paulatinos y, a veces, tímidos avances de las instituciones gubernamentales y privadas”, acotó.

Por su parte, Edgar Cortés, de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos, recordó que en todos los casos la lucha por los derechos humanos siempre ha sido llevada adelante por las víctimas de violaciones de derechos humanos que, desde la marginalidad, cuestionan un estado de cosas injustas y ponen ante nuestros ojos partes de la realidad que se oponen a la dignidad de la persona.

“En la Iglesia estamos viviendo este proceso: mujeres, homosexuales, menores abusados sexualmente, entre otros, nos dan su palabra, nos comparten las historias de negación de derechos humanos y nos obligan a hablar de derechos humanos en la Iglesia, a pugnar porque esta utopía florezca también en esta institución”.

La teóloga Marilú Rojas urgió a hablar y a abordar los derechos humanos en la Iglesia, pues recordó que por ser una institución y organización de seres humanos tiene grandes limitaciones grandes en este aspecto.

“Hablemos de la situación de la mujer, en todo caso, pues aunque la mayoría de las practicantes somos, mujeres nuestra palabra y actividad apostólica es poco reconocida y más bien casi nula. La mujer en la iglesia es marginada por cuestión de género y por el ámbito de pensamiento, de trabajo y remuneración del mismo, aunque éste sea de igual o hasta mejor calidad, muchas veces, que la del hombre, y más si éste es ministro”.

En su oportunidad, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Emilio Álvarez Icaza, destacó la importancia del ser humano como un agente portador de derechos, así como la idea de la participación ciudadana y de la democracia a partir de los términos del Concilio Vaticano Segundo.

EL TEXTO

CDD es un movimiento de vanguardia que a partir de las reformas constitucionales de 1992 ha encabezado una labor que exige a la Iglesia católica una mayor responsabilidad en sus funciones, como, por ejemplo, las denuncias por casos de sacerdotes pederastas, y una mayor transparencia en la rendición de cuentas a la feligresía.

“Sabiéndonos Iglesia, queremos ser consecuentes con nuestro compromiso de corresponsabilidad en su caminar y coherencia de vida. Con este libro pretendemos abrir el diálogo en el tema de los derechos humanos en su interior, como signo del amor e interés que tenemos en ella”, destaca la organización.

Deja claro que los artículos compilados en este libro son fruto del seminario Los derechos humanos dentro de la Iglesia católica, organizado en 2003 con el objetivo de propiciar un espacio de encuentro, diálogo, análisis y reflexión interdisciplinaria sobre los derechos humanos en el interior de la comunidad eclesial católica.

Roberto Blancarte, investigador del Colegio de México (Colmex), ha definido a CDD como un “comando especial” de mujeres que rescató la voz de quienes integran la verdadera iglesia, en contraposición con las posturas fundamentalistas y retrógradas de los jerarcas católicos.

Recordó que CDD se inició cuando todavía no se celebraban las conferencias mundiales de El Cairo y Beijing, en las que por primera vez se establecieron los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

A lo largo de las páginas del texto, el lector podrá encontrar reflexiones y preocupaciones profundas de personas católicas y de otras confesiones que aman a sus iglesias, y que desde ese cariño meditan, opinan y proponen sobre los derechos humanos en el interior de sus comunidades de fe. Desde el sitio de la estima, la indignación y la libertad, analizan la gran necesidad de reconocer, promover y defender los derechos humanos dentro de sus iglesias.

05/GV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más