Inicio Impensable, que las mujeres se ocuparan de política en 1975: Aída González

Impensable, que las mujeres se ocuparan de política en 1975: Aída González

Por María de la Luz González

La Declaración de México, que planteó 38 acciones para la creación de una sociedad justa e igualitaria para mujeres, hombres y niños, fue uno de los documentos centrales aprobados durante la Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, que se realizó del 19 de junio al 2 de julio de 1975.

“Igualdad, desarrollo y paz”, eran los objetivos del Año Internacional de la Mujer (1975) y en torno a ellos se estructuró un temario sustantivo de cuatro puntos, que reconocía el papel decisivo de la mujer en los grandes temas de la agenda internacional, así como su derecho a participar en ese debate en un plano de igualdad con los hombres.

El primer punto fue Objetivos y Metas del Año Internacional de la Mujer, dentro del cual se analizaron las políticas y programas que, en ese entonces, se aplicaban para promover la igualdad entre mujeres y hombres.

La participación de la mujer en el fortalecimiento de la paz internacional y en la eliminación del racismo, el apartheid y la discriminación racial, la dominación extranjera y la adquisición de territorios mediante la fuerza, fue el segundo punto de la agenda que, en los trabajos previos, se encontró con algunas resistencias.

“En 1975 todavía se pensaba que las mujeres debían atender el trabajo de la casa, y cuando se planteó el tema de la participación de la mujer en el fortalecimiento de la paz, hubo voces que dijeron: ‘se está politizando la conferencia’”, recuerda la embajadora eminente, Aída González, integrante del equipo organizador del encuentro.

“Prevalecía entonces una visión de la mujer suave, tierna, delicada. ¡Claro! si no la dejaban hablar, tenía que hablar bajito, y ni pensar que pudiera discutir temas como la paz y la política”, agrega en entrevista con Cimacnoticias.

En el tercer punto de la agenda se agruparon las discusiones y análisis sobre las tendencias y cambios en la condición y el papel de la mujer y el hombre, y los principales obstáculos a superar para lograr la igualdad de derechos, oportunidades y responsabilidades.

El cuarto gran tema fue la integración de la mujer en el proceso de desarrollo en condiciones de igualdad con el hombre, y durante todo el encuentro se planteó una demanda que, 30 años después, sigue vigente: asegurar la aplicación eficaz de la ley en las medidas legislativas adoptadas en favor de las mujeres.

La Declaración de México fue el resultado de los intensos debates desarrollados en torno a estos cuatro grandes temas durante los 13 días que duró la conferencia, en la que, por primera ocasión en la historia de las Naciones Unidas, las mujeres constituyeron la mayoría de los representantes gubernamentales, con el 73 por ciento.

En el debate en torno a la igualdad, se coincidió en la necesidad de que la mujer tuviera el mismo nivel de emancipación e igualdad con respecto al del hombre en cualquier grado de desarrollo, y que era de importancia primordial cambiar las actitudes estereotipadas de hombres y mujeres hacia el papel de la mujer en la sociedad.

En el tema del desarrollo, se reconoció que éste no era posible sin la plena y eficaz participación de la mujer, y en que la necesidad de crear condiciones adecuadas para la participación cabal y eficaz de la mujer en el desarrollo existía no sólo en los países en desarrollo sino también en las naciones desarrolladas.

Se admitió que, en general, las mujeres de todo el mundo seguían reducidas a papeles secundarios e inferiores en el contexto de sus propias sociedades.

En los debates sobre la paz, hubo consenso en que la igualdad, el desarrollo y la paz eran interdependientes, que ninguno podía existir sin los otros y que la paz era un requisito previo del progreso social en general y del mejoramiento de la condición jurídica y social de la mujer en particular.

05/MLG/GM

Numeralia

EN 1975

22% de la actividad económica correspondía a las mujeres

EN 1985
33% de dicha actividad correspondía a las mujeres

DE 1975 a 1985
56% de las mujeres que trabajaban por un salario eran jóvenes de entre 20 y 24 años

90% de los empleados domésticos eran mujeres

ENTRE 1991 Y 1993
La tasa de actividad de mujeres casadas se incrementó en un 27.8%

La participación de las mujeres en la actividades empresariales fue de 2.2%

EN 1995
50% o más de ocupados en el sector informal de la economía eran mujeres

8.6% se dedicaban a actividades empresariales

EN 2003
33.7% de la población femenina económicamente activa estaba constituido por mujeres

87.4% eran trabajadoras domesticas


FUENTE.- Evaluación del Decenio de la Mujer 1975-1985, México. Consejo Nacional de Población. México D.F., julio de 1985.
Situación de la Mujer, Desafíos para el año 2000, Consejo Nacional de la Población, Comité Nacional Coordinador para la IV Conferencia Mundial Sobre la Mujer.
Mujeres y Hombres en México 2004, 8ª edición. Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática., Instituto Nacional de las Mujeres, México.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content