Inicio Impunidad

Impunidad

Por Sara Lovera

¿No le pasa a usted? Es como si estuviera el mundo inmóvil. Como si el tiempo no hubiera pasado en relación con algunas cosas.

Recientemente vi el primer capítulo de una serie que sobre la Revolución Cubana distribuyó aquí un diario capitalino. En DVD, con imágenes seleccionadas por el gobierno de Fidel Castro, la historia de cómo Ernesto Guevara, el Che, se hizo a la guerrilla ante las injusticias humanas que le fue construyendo la conciencia.

El mítico Che empeñado en que los pueblos, la gente concreta, no viviera en un mundo donde el futuro de las naciones estaba marcado por el “imperialismo”. Un discurso que a muchas personas les parece absolutamente añejo y desgastado.

Me fui en el tobogán del pasado, mientras la navidad transcurría, con imágenes nevadas de la televisión abierta; los dulces que reparten los disfrazados de Papá Noel y las alegrías que todo mundo brinda en frases y regalitos.

El Che indignado; lo vi en un discurso filmado quizá en 1962. Las mujeres, ausentes, pero él las creyó integradas. Habló de las necesarias revoluciones y de aquello que lo llevó a la muerte: la guerrilla como estrategia de toma de poder.

La película está llena de imágenes militares. De abusos de los hombres de uniforme y metralleta. De persecuciones y de personajes que por su designio habían asesinado al mítico guerrillero considerado un peligro internacional.

No sé por qué, pero se me vino el mundo encima. El Che ya no vio a George Bush enviando tropas por todas partes, porque ahora el peligro es el terrorismo. El tiempo se congeló entre mis manos.

Y, ¿no es terrorismo el asesinato de mujeres? En Ciudad Juárez apareció apenas hace unos días el último cadáver del año; el recuento de los abusos a niñas y niños por redes de pederastas está a la orden del día, como las acusaciones de difamación contra Lydia Cacho y una red internacional en marcha.

Discursos de indignación desde las mujeres organizadas, protestas de las y los periodistas. Un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados, como hace 15 años, cuando se descubrió a un grupo de policías que abusó, sistemáticamente de 19 jóvenes mujeres. El anuncio de una nueva Ley General que asegure una vida sin violencia para las mujeres.

Otra vez se me congeló el tiempo. ¿Hasta cuándo?

Se trata de impunidad para quienes, con todo el poder de las armas, la economía, la palabra y su situación genérica hacen y deshacen sobre aquellas a quienes, consideradas más débiles, se las puede usar, maltratar y matar sin recato, sin temor al juicio de la autoridad, sin temor a la aplicación de la ley, sin temor a que se les persiga. Como Bush.

Se llama impunidad, descarada acción de poder contenida en un pequeño grupo de Estado o económico. Y es la impunidad el signo de los tiempos. No hay justicia por ninguna parte. Juana la loca permaneció toda su vida encerrada en una torre. Olimpia de Gauges fue decapitada por insubordinarse; las violaciones sexuales se justifican históricamente en cada guerra; el abuso contra las monjas de Serbia, condenado por el Papa, pasó y no sabemos de un tribunal.

Pero más allá, en el siglo XV, se contabilizaron hasta mil asesinatos de mujeres en la hoguera por obra del Santo Oficio, al considerarlas brujas. El manual de los inquisidores, llamado El martirio de las brujas, describía perfectamente cómo castigar a cualquier mujer sospechosa de pensar; solamente eso, de pensar.

Los huesos del Che se retuercen en el recuerdo. Las melodías revolucionarias se deshacen entre las manos; las agendas feministas “negociadas” con el poder se diluyen; lo cierto es que el tiempo está congelado, probablemente por los nevados navideños.

*Periodista y feminista mexicana

05/SL/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content