Inicio » Agenda » En Movimiento » Incierto el futuro de infancia en situación de migración

Incierto el futuro de infancia en situación de migración

Por Enrique Pérez de la Rosa
migrantescartel_CésarMartínezLópez

Después de semanas de controversia y de negarse a terminar con la política de separar familias migrantes la cual incluía la separación de los menores de edad de sus padres a través de su política de tolerancia cero, el día de ayer el presidente estadounidense Donald Trump, firmó una orden ejecutiva que acabará con esta medida que anunció el 6 de abril pasado.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la política de tolerancia cero ha separado a 2 mil 300 niños de sus padres después de haber sido detenidos por la patrulla fronteriza estadounidense.

Aunque la práctica terminó, esos menores de edad siguen bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) o de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (ORR).

La portavoz del Instituto de Política Migratoria (un grupo de expertos independientes y no partidistas en Washington D.C) Michelle Mittelstadt, dijo en entrevista con Cimacnoticias, que se desconoce el número actual de niñas y niños en custodia del gobierno estadounidense.

“Ahora mismo hay mucha confusión alrededor de lo que pasa con estos niños,” dijo Mittelstadt.

Agregó que una multitud de agencias están encargadas de detener, alojar y perseguir legalmente a padres migrantes y sus hijos. Sin embargo, la CBP, ORR y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos no comparten entre ellas los números de identificación que son asignados a las personas migrantes y a sus hijos al ser detenidos o transferidos. 

“En realidad, no hay un mecanismo para la reunificación, ese es el problema”, dijo Mittelstadt.

En algunos casos, como el de una mujer guatemalteca que fue separada de su hijo de 7 años y que demandó ayer al presidente Trump, esto ha resultado en que los padres sean deportados mientras sus hijos siguen bajo custodia americana, complicando severamente la reunificación, señaló la portavoz del Instituto.

“Parece haber un desglose de comunicaciones entre las agencias” y advirtió que “en algunos casos es posible que nunca serán reunificados.”

Aunque el Presidente Trump ha decidido ponerle alto a la separación de familias migrantes, para la Coordinadora de Familias Transnacionales del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), Molly Goss, aún habrá consecuencias de la implementación de esta política de tolerancia cero.

“Obviamente no se va a ver la separación de familias migrantes. Pero nuestra preocupación es que los niños sigan en medio de procedimientos legales”, dijo Goss en entrevista con Cimacnoticias.

Al respecto, Michelle Mittelstadt explicó que al momento de separar a la infancia de sus padres, empiezan dos procedimientos legales muy distintos. Las personas migrantes admiten ser “culpables del delito menor” de entrar sin documentos al país en la Corte Federal y aceptan someterse a un proceso de desalojo acelerado, el cual permite que agentes de inmigración los deporten sin que ellos aparezcan frente un juez de inmigración.

En cuestión de días, dijo Mittelstadt,  los padres pueden estar en camino a su país de origen. Pero el proceso es mucho más largo para sus hijos.

Después de ser detenidos, las y los niños son designados como “niños no acompañados” a pesar de haber ingresado a los Estados Unidos con sus padres. Su custodia es transferida a la ORR del Departamento de Salud y Servicios Humanos ya que la ley no permite que estén bajo la custodia de la CBP por más de tres días.

La ley tampoco permite que menores de edad sean detenidos por la ORR por más de veinte días. En ese tiempo, la ORR trata de transferir la custodia de los niños a sus padres o a un familiar cercano.

Si no es posible encontrar algún familiar, la ORR busca la manera de alojar a la infancia fuera de detención migratoria a largo plazo.

Según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, aproximadamente 10 por ciento de menores de edad son puestos bajo el cuidado de padres adoptivos.

La coordinadora de Familias del IMUMI, Molly  Goss agregó que la orden ejecutiva no hace lo suficiente para rectificar la separación de menores de edad de sus padres ni para reparar la crisis migratoria.

“Esto no es solución. Esto es cambiar la separación por la detención familiar” y precisó que hay un problema más grande que se dio raíz a la separación de familias migrantes: que el gobierno estadounidense no da un procedimiento adecuado para las personas migrantes que llegan a la frontera a pedir asilo.

“Hay que dejar de criminalizar la migración,” concluyó Goss.

18/EPR/LGL

 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más