Inicio Inequidad y baja calidad educativa enfrentan infantes

Inequidad y baja calidad educativa enfrentan infantes

Por la Redacción

Existe un panorama de inequidad y falta de oportunidades que afecta a las niñas y niños en prácticamente todo el mundo, la cual se manifiesta no sólo a través de las dificultades de acceso a la educación, sino a la calidad de ésta que reciben, aseguró el relator especial de la Organizaciones de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Derecho de la Educación, Vernor Muñoz.

Indicó que el problema de que alrededor de 140 millones de niñas y niños no asistan a la escuela se debe a la existencia de tarifas, que significa no solamente que padres y madres de familia deben pagar para la educación de sus hijos, sino la obligación de comprar libros de textos, uniformes escolares y gastos para el patronato escolar, informó un comunicado de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Vernor Muñoz señaló que “la eliminación de las tarifas ha tenido en muchísimos países, especialmente en Africa, el incremento hasta 40 por ciento en la escolaridad de las niñas y los niños. Resulta alarmante que en 27 países que posiblemente no logren la escolaridad total para el año 2015 aún existen tarifas escolares”, dijo.

De igual forma consideró que las políticas educativas no pueden determinarse a través de necesidades financieras y económicas, porque contribuye a que sean vistas como un servicio negociable, lo cual tiene graves consecuencias, como que no se concibe como un derecho, queda al margen de todos los procesos de construcción de ciudadanía y que al ser concebida como servicio puede ser relegada, negada o pospuesta.

El relator especial explicó que las mujeres educadas producen 0.3 por ciento del Producto Interno Bruto de los países, ya que no se les han dado las posibilidades y los derechos que merecen, indicó al participar en el Curso Interdisciplinario de Alta Formación en Derechos Humanos, que se lleva a cabo en esta ciudad.

Muñoz manifestó que el tema de la desigualdad es preocupante, porque si bien se ha avanzado en la inclusión de las poblaciones discriminadas en los sistemas escolares, esa introducción sigue siendo precaria, ya que se ha sacrificado la calidad de la educación con el objeto de que las niñas y los niños sean incorporados en las escuelas.

Es grave que se considere a la educación como un gasto y no como una inversión, porque si se considerara como esta última no habría problemas para destinar presupuestos crecientes en este rubro; además, que una educación que no se fundamente en los principios de los derechos humanos es una educación de baja calidad, afirmó.

2005/GT/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content