Inicio Inmujeres: acciones sin estrategia nacional

Inmujeres: acciones sin estrategia nacional

Por Carolina Velásquez

El 12 de enero de 2001, el Diario Oficial de la Federación publicó la ley para la creación del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), estableciéndose de manera formal el 8 de marzo de ese año, Día Internacional de la Mujer.

Su creación forma parte de las muchas iniciativas promovidas desde el movimiento amplio de mujeres -donde participan feministas, académicas, ONG, legisladoras, indígenas, trabajadoras– que históricamente han luchado por los derechos de la población femenina en México.

Inmujeres, a decir de las feministas, es un logro fundamental para mejorar las condiciones de vida de las mexicanas, a él se suman otros emanados del Parlamento de Mujeres (PMM), creado en 1998.

La instalación, en 1999, de las Comisiones de Equidad y Género en la Cámara de Diputados y Senadores y en los congresos estatales y la creación de diferentes instancias de procuración de justicia para los casos de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez que devinieron, en 2006, en la creación de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Relacionados con Actos de Violencia contra las Mujeres (Fevim), que atiende el delito violento contra las mujeres en todo el país.

Además se modificó el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) para establecer la Ley de Cuotas y se aprobaron las leyes en contra de la violencia familiar, la corrupción de menores y la pornografía infantil y la protección de los derechos de las niñas y los niños, así como la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres.

Para el registro, documentación y seguimiento de la equidad y desigualdad de género en México, se creó el Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género en la Cámara de Diputados federal.

ASUNTOS PENDIENTES

En agosto pasado, el Comité de expertas de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), único acuerdo internacional sobre los derechos de las mujeres con fuerza legal, cuestionó a la delegación mexicana de no tener resultados visibles para prevenir la violencia de género.

En la delegación se encontraba Patricia Espinosa, presidenta de Inmujeres, encargada de presentar el informe del Estado mexicano ante el Comité.

Violencia y tranversalidad son los aspectos fundamentales que debe atender Inmujeres, considera Laura Salinas, encargada de programas de violencia en CNDH y Conmujer y directora hasta 2002 de enlace exterior en este organismo.

Aspectos que, para Salinas, también abogada y académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Instituto ha atendido pero sólo con acciones y no mediante una coordinación interinstitucional que abarque los tres órdenes de gobierno (municipal, estatal y federal) y los tres poderes (judicial, legislativo y ejecutivo).

Para enfrentar el problema de la violencia en México, el Instituto cuenta con el programa nacional por Una Vida Sin Violencia que es muy amplio, señala.

No se refiere sólo a campañas en medios de comunicación, una línea telefónica y una Red de Refugios, va más allá. Falta una planeación nacional coordinada con todos los institutos que vea de manera global el problema con prevención y atención hacia las mujeres y un compromiso político para capacitar, de manera permanente, a las autoridades con un seguimiento de sus acciones.

La falta de fuerza política de Inmujeres ha limitado sus posibilidades, considera Salinas, tiene un lugar sustentado jurídicamente que no se respeta, nadie se lo ha dado, hay una Junta de Gobierno en la que deberían participar las y los titulares de las dependencias de la Administración Pública Federal con poder de decisión, y eso? nunca ha pasado. No existe un cabildeo en todo el país con quienes tienen puestos de decisión.

Y es que, en opinión de Luz Rosales directora Inmujeres del DF, más allá de partidos y colores, en este sexenio Inmujeres (federal) no cumplió con su objetivo principal.

Buscar el bien de las mujeres y su atención directa, con institutos fuertes, visibles y con impacto en sus propios gobiernos. Hizo mucho trabajo en capacitación y a nivel internacional, pero en su relación hacia nosotros, en potenciarnos, darnos más fuerza, esa no fue su prioridad.

Faltó una estrategia nacional, subraya, sobre todo en un tema: violencia, con acciones que tuvieran impacto en todo el país.

06/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más