Inicio Instalan en República Dominicana novedoso sistema contra la violencia de género

Instalan en República Dominicana novedoso sistema contra la violencia de género

Por Mirtha Rodríguez, corresponsal

En República Dominicana se ha empezado a aplicar una metodología novedosa para trabajar contra la violencia de género, debido a la alta incidencia que ha llegado a convertirse en un problema social.

Muestra de ello son los sesenta y tres feminicidios que han ocurrido en lo que va del año, mientras que en España –cuya población es cinco veces mayor a la dominicana– ha habido 52 crímenes de mujeres.

Otro hecho contrastante es que en tanto los medios masivos de comunicación y las autoridades europeas se pronuncian y actúan para prevenir y evitar la violencia, en República Dominicana el tema no alcanza ni a subir a las tribunas: nadie habla de él, ni el presidente de la república ni la vicepresidenta; sólo excepcionalmente llega a ocupar las primeras planas.

Cuando los medios de comunicación atienden alguno de esos casos lo hace para notificar sólo los más horrendos; como por ejemplo, que dos padres se suicidaron luego de que intentaron matar a sus hijos con la manifiesta intención de dañar a las madres de ellos.

No obstante, ante la relativa indiferencia oficial destaca un esfuerzo sostenido de la sociedad civil, las instituciones de cooperación y las agencias de Naciones Unidas. Estas últimas justamente acaban de auspiciar la edición e impresión de 14 manuales para facilitadores y multiplicadores en capacitación sobre violencia de género.

Los manuales, por cierto, tienen la gran virtud de utilizar un lenguaje sencillo y una metodología clara; además de poder ser aplicado por personas sin mayores conocimientos para que reciban el mensaje tanto mujeres como hombres (aunque la experiencia dice que son pocos los que asisten, temerosos de ser emplazados). En síntesis, los manuales pasean las realidades concretas del fenómeno violencia de género.

NUEVAS IDEAS

Comentarios, demandas, aspiraciones y nuevas ideas para seguir trabajando frente a agresores y agresiones fueron referidas en un encuentro para la Socialización de una metodología alternativa para la capacitación, efectuado ayer con la presencia de representantes de la Agencias de Cooperación Alemanas (GTZ), DED; UNICEF y las principales promotoras de la experiencia: mujeres campesinas de la Federación de Mujeres Hermanas Mirabal.

Estas mujeres viven en la zona más feroz del país: Cotuí, en el valle central, y son poseedoras de una mina de oro; pero además en ese lugar la población se entera poco de las ventajas de poseer tales riquezas naturales.

La aplicación de esta metodología de capacitación en ese lugar ha ido acompañada de la popularización no sólo de los contenidos de la Ley 24-97 que trata de la violencia, sino también de la 55-97 que les otorga a las mujeres derechos de propiedad sobre la tierra; con todo y que tampoco se aplica convenientemente.

Zoila María Gutiérrez, dirigenta de esta agrupación de campesinas, refiere a cimacnoticias que lo más común es que sean los hijos los que reciben los títulos de propiedad, aunque no se dediquen a labrar la tierra.

“Las madres son quienes lo hacen, pero no es a ellas a las que se les da la propiedad. Si existe desconocimiento sobre la ley contra la violencia, éste todavía es mayor sobre los derechos consagrados para la mujer; aunque ella misma se abstiene de reclamarlos, pero cuando lo hace se encuentra con la reticencia de las autoridades.

NO BASTA CON EMPODERAR A LAS MUJERES

En la parte sustantiva del encuentro –inaugurado por el representante de GTZ, Ulrich Mohr– las y los asistentes evaluaron lo que ocurre cuando se aplica esta metodología, alternativa para la capacitación contra la violencia. ” Esto lo tendría que saber mi marido”, suelen decir las mujeres cuando conocen los derechos que las asisten, de acuerdo con la ley, lo mismo que los ciclos de la violencia de género.

María Elena Asuad, representante de UNICEF en República Dominicana, mencionó que los libros “tienen una visión de cómo aprende el adulto. Creíamos que haciéndoles notar sus capacidades (empoderando) a las mujeres era suficiente, pero ahora ellas reclaman que los varones participen: está claro que la sociedad y la cultura la cambian los dos.

La intervención más gráfica de todas –aparte de las valiosas explicaciones de Rocío González sobre los manuales– la ofreció la generala Daisy Liriano: la primera de las cuatro mujeres que ostentan este rango en el país:

“No tenemos dentro de la policía un programa de trabajo. Cuando una mujer viene y me refiere lo que le ha hecho su marido policía yo lo cito, lo desarmo y lo sanciono. Pero tenemos que crear los mecanismos, llevar a policías a un taller es lo más simple del mundo: basta una orden. Sin embargo la realidad nos dice que el conocimiento de la ley existe pero falla su aplicación. Y hay muchos policías agresores.”

Para finalizar, la alta oficiala declaró abiertas las puertas de ese cuerpo para trabajar con los uniformados.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content