Inicio Insultos y discriminación en el parto sufren indígenas en Bolivia

Insultos y discriminación en el parto sufren indígenas en Bolivia

Por Liliana Aguirre F.

“Ahora que te toca parir te quejas de dolor, eso deberías haber pensado a la hora de abrir las piernas”, esta una de las frases denigrantes y cargadas de violencia que soportan, en el momento del parto, muchas indígenas bolivianas que son sometidas a insultos y discriminación a la hora de dar a luz.

Así lo informó Alejandra Álvarez, integrante de la Red Boliviana por la Humanización del Parto, quien agregó que en Bolivia, muchas mujeres no conocen de sus derechos al momento de dar a luz y tampoco que ellas son las protagonistas de un acto tan importante en la reproducción humana y la vida.

Es por ello que la Red por la Humanización del Parto apunta sobre la importancia de que las mujeres, y también las y los médicos y demás personal de salud, se informen y tengan conocimiento sobre la humanización del parto y la importancia de ello, explica Álvarez.

Indica también la conveniencia de escoger la posición más cómoda para las mujeres; que el tacto vaginal (para conocer el grado de dilatación) se realice por una sola persona y no por todo el personal de salud; que no se prohíba el derecho a gritar y esté presente un ser querido. Todo esto forma parte de los derechos que las mujeres tienen y no conocen. Y ese es el trabajo de la Red.

En este sentido, un testimonio dado a SEMlac por Elena, ejemplifica la forma en que son tratadas las indígenas bolivianas en los hospitales: “Cuando yo tuve a mi niña, el doctor y la enfermera que me atendieron me reñían por quejarme, es que sentía muchos dolores fuertes, lloraba, gritaba y aunque me inyectaron anestesia sentía mucho dolor, fue algo muy duro”, señaló Elena a SEMlac, en entrevista.

Agregó que no tenía conocimiento de que en un hospital una mujer puede determinar qué posición es más cómoda para dar a luz, que no es necesario depilarla, realizarle cortes vaginales y que puede estar acompañada de un familiar.

Punto en el que coincide con Francisca, de 38 años, quien trabaja como empleada doméstica, y quien narró que “el día de mi último parto fue horrible porque yo siempre tuve a mis bebés en casa, ayudada de mi madre, pero mi último hijito lo tuve sola en el hospital y eso fue grave, porque el médico me trató muy mal y me dijo que yo era una mujer sucia y que olía mal”.

La Red Boliviana por la Humanización del Parto se articuló a partir del encuentro celebrado en noviembre de 2000 en la ciudad de Ceará, Brasil, con la finalidad de analizar y buscar soluciones a la violencia que experimentan muchas mujeres a la hora del parir.

En este sentido, la semana pasada, la ministra de Justicia Celima Torrico denunció ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) que en Bolivia persiste la discriminación contra las mujeres indígenas.

Según información de agencias internacionales, la Ministra indicó que esta discriminación es mucho más fuerte contra las mujeres indígenas que conservan la vestimenta y cultura tradicionales.

08/LAF/GT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más