Inicio Irena Sendler

Irena Sendler

Por Erika Cervantes Pérez*

La lucha por la paz y la no discriminación son dos grandes tareas que algunas personas han emprendido a lo largo de la historia de la humanidad.

Uno de los momentos cruciales fue durante la segunda guerra mundial, cuando los sistemas fascistas utilizaron como justificante de exterminio y represión, las diferencias étnicas y raciales. Muchas voces y manos se levantaron en contra de esta práctica, una de ellas fue Irena Sendler conocida como “El Ángel del Gueto de Varsovia”.

Irena Sendler nació en Polonia en 1910, en un pueblo llamado Otwock a 23 kilómetros al sudeste de Varsovia.

Su padre, Stanislaw Krzyzanowski, era un médico activista del partido socialista polaco (PSP) que tenía entre sus pacientes a judíos pobres. Sus ideas fueron una gran influencia para la joven Irena quien estudió literatura polaca y pertenecía a la izquierdista Unión de la Juventud Democrática, participó en protestas contra un ghetto de escritorio en salones de lectura y finalmente se unió al PSP.

Irena trabajaba como administradora superior en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia que operaba los comedores comunitarios de la ciudad, cuando Alemania invadió el país en 1939.

Desde esa trinchera, logró que esos comedores no sólo proporcionaran comida, asistencia financiera y otros servicios para huérfanos, ancianos y pobres; sino que entregara ropa, medicinas y dinero a las familias judías. Para evitar las inspecciones, se registraba a las personas con nombres católicos ficticios y como pacientes de enfermedades muy contagiosas como el tifus o la tuberculosis.

Un momento crucial en la vida de Irena fue cuando en 1942 tras la ocupación del ejército Nazi en Polonia se creó el llamado Gueto de Varsovia para alojar a la población judía. Horrorizada ante las condiciones infrahumanas en las que las familias eran obligadas a sobrevivir tomó la determinación de ayudar a que los padecimientos fueran soportables.

Aprovechando el temor a las enfermedades contagiosas y su posición dentro del Departamento de Bienestar Social de Varsovia Irena convenció a las autoridades de la Gestapo que el gobierno Polaco podía colaborar en la prevención es así que ella al lado de su amiga Irena Schultz consiguen credenciales de departamento de sanidad y entran al gueto a tratar de ayudar a la población judía.

Para entonces la congruencia con la que vivía Irena la hace sumarse al Consejo para la Ayuda de Judíos, Zegota.

Cuando Irena caminaba por las calles del gueto, llevaba un brazalete con la estrella de David, como signo de solidaridad y para no llamar la atención sobre sí misma.

Irena durante sus recorridos ofrecía a las familias llevar a sus hijas e hijos fuera del gueto. No les podía dar garantías de éxito. Lo único seguro era que las niñas y niños morirían si permanecían en él.

Es así que sumando a más personas de diferentes puestos de Departamento de Bienestar Social de Varsovia, lograron rescatar en tan solo un año dos mil 500 niñas y niños del exterminio en los campos de concentración Nazis y darles una nueva identidad además de buscarles una nueva familia.

Las niñas y los niños fueron sacados del gueto en ambulancias, como víctimas del tifus, en costales de papas o en baúles con materiales. También usaron una iglesia que tenía dos entradas; una del lado del gueto y otra del lado de Varsovia, por una puerta entraban como judíos y por la otra salían como arios polacos, en algunos casos las niñas y niños llegaban hasta Palestina para ser adoptados por familias judías.

La ilusión de Irena era que al término de la guerra las niñas y niños pudieran reunirse con su familia, por lo que llevaba una lista puntual de los nombres de las niñas y niños rescatados, a la par de sus nuevas identidades que enterró en latas al pie de un manzano en el patio de su vecina justo frente a las barracas del ejército nazi.

El 20 de octubre de 1943 la Gestapo descubrió a Irena y la envió a la prisión de Pawiak, donde fue torturada para que revelara el nombre de las personas que colaboran con ella y la ubicación de las niñas y niños a los que había rescatado, Irena se niega y es condenada a muerte.

Mientras esperaba su ejecución, fue llevada para un interrogatorio adicional. Al salir, el soldado que la escoltaba le gritó en polaco ¡Corra! Al día siguiente halló su nombre en la lista de los polacos ejecutados. Los miembros de Zegota habían logrado detener la ejecución sobornando a los alemanes. Irena continuó trabajando con una identidad falsa.

Al finalizar la guerra, Irena desenterró los frascos y utilizó las notas para encontrar a los dos mil 500 niños que colocó con familias adoptivas. Los reunió con sus parientes diseminados por toda Europa, pero la mayoría había perdido a sus familias en los campos de concentración nazis.

Por su trabajo humanitario Irena recibió de la Organización Yad Vashem de Jerusalén el titulo de “Justa Entre las Naciones” y ciudadana honoraria de Israel en 1965, “El Orden del Águila Blanca” por la República de Polonia y en 2007 fue candidata al Nobel de la Paz apoyada por el gobierno polaco, La Organización de sobrevivientes del Holocausto, las autoridades de Auschwitz en Alemania y el gobierno de Israel. Finalmente el premio fue entregado al ex presidente Al Gore.

Irena Sendler falleció en Varsovia, Polonia, el 12 de mayo de 2008 a los 98 años de edad. A pregunta expresa de porqué ayudó a esas niñas y niños ella respondió Yo no hice nada especial, sólo hice lo que debía, nada más, La razón por la cual rescaté a las niñas y niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.

Por ello Irena nos hereda su lucha por la paz, y la no discriminación.

*Periodista y fotógrafa feminista, integrante de la Red Nacional de Periodistas.

10/EC/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más