Jóvenes argentinas se embarazan por desinformación

Derechos Sexuales y Reproductivos
    Revela encuesta que no saben planificar vida sexual
Jóvenes argentinas se embarazan por desinformación
Cimac | Argentina.- 30/09/2005

Una nueva encuesta sobre embarazo adolescente acaba de revelar, de manera muy clara, lo poco que saben las chicas de ese país acerca los temas relacionados con la sexualidad. La investigación se hizo con 171 adolescentes internadas en hospitales públicos a punto de ser mamás.

Algunas de sus respuestas abruman: seis de cada 10 jóvenes admitieron que no habían planificado el embarazo. Asimismo, la mitad no se había cuidado con ningún anticonceptivo. ¿Por qué? "Porque no pensé que podía quedar embarazada", fue la inquietante explicación que dio la mayoría de estas chicas, de acuerdo con información de la Red Informativa de Mujeres Argentina (RIMA).

El trabajo duró ocho semanas: se realizó en julio y agosto en los servicios de maternidad de los hospitales Pirovano, Alvarez, Rivadavia y Argerich. Y aunque todas son instituciones de la capital, Buenos Aires, sólo la mitad de las 171 jóvenes encuestadas -cuyas edades oscilan entre los 13 y 19 años- es originaria de ahí; el resto vive en la provincia.

La investigación fue elaborada por el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam) con el objetivo de indagar las circunstancias que rodean el embarazo adolescente en relación con la educación sexual recibida.

Según el trabajo, el 61 por ciento de las encuestadas no planificó el embarazo. Asimismo, 47 por ciento dijo que no pensó que quedaría embarazada. Esto se relaciona con una peligrosa, pero popular fantasía que sostiene que "nadie se queda embarazada en la primera relación". 15 por ciento supone que usó mal el método anticonceptivo elegido, y otro 15 por ciento admite no saber qué pasó.

Lo extraño es que al parecer las chicas empiezan a cuidarse luego de estar en pareja, es decir, se cuidan más mientras llevan adelante una relación estable que cuanto tienen una relación ocasional o cuando que se inicia su vida sexual. El problema es que, además de no prevenir el embarazo, no tienen en cuenta el riesgo de contraer una infección transmisible sexualmente.

Un dato que preocupa en términos de género es que 5 por ciento de las chicas dijo que creyó que "se iba a cuidar él", de que se desprende que no hubo demasiado diálogo antes de tener relaciones y, lo que es peor, suponen que la responsabilidad la tiene el varón. En este sentido, hay otra respuesta inquietante: 20 por ciento de las chicas asegura que los varones "saben más" porque tienen mayor acceso a la información.

¿De dónde obtienen la información las adolescentes? 90 por ciento contestó que en la escuela, y sólo 35 por ciento aseguró hablar del tema con los padres. 94 por ciento de las chicas opinó que "es importante que haya educación sexual en la escuela", pero 25 por ciento dijo informarse, en cambio, mirando televisión o leyendo revistas.

Llama la atención el bajo nivel de escolaridad de estas futuras mamás: 52 por ciento no iba a la escuela al momento de quedar embarazada. Pero aún, de las que sí iban a la escuela, 58 afirmó que tuvo que dejarla al enterarse del embarazo fuera por decisión propia, porque la escuela terminó expulsándolas de manera indirecta, porque los padres las sacaron o porque tuvieron que salir a trabajar.

A la hora de hablar de sus parejas, la mayoría de las chicas contó que cuando se quedaron embarazadas vivía con sus padres o algún otro familiar. Sólo 37 por ciento ya convivía con su novio.

¿Planes futuros? 24 por ciento de las jóvenes encuestadas sólo atinó a decir que se iba a dedicar a cuidar al bebé. 20 por ciento aseguró que volvería a estudiar, pero la cifra no alcanza a revertir el abandono, ya que sólo una de cada dos chicas volverá a las aulas.

Al respecto, el Celsam señala que los adolescentes identifican cualquier información referida al sexo con la educación sexual. Según nuestro estudio, el haber recibido lo que ellas percibieron como educación sexual no las ha protegido de quedar embarazadas sin desearlo.

La conclusión es terminante: "El embarazo adolescente no es un problema de las chicas, sino de la sociedad. Y es deber de todos, fundamentalmente del Estado, brindar información clara y concreta. Es un derecho que tienen todos las y los adolescentes".


05/YT