Inicio » Jefas de familia, 20 por ciento de trabajadoras sonorenses

Jefas de familia, 20 por ciento de trabajadoras sonorenses

El 20 por ciento de las trabajadoras remuneradas de Sonora son jefas de familia, afirma María Antonieta Meraz, directora del Instituto Sonorense de la Mujer (ISM), sin embargo una limitante para su protección es que la Ley Federal del Trabajo sólo cuenta con 7 artículos de un capítulo referido a las mujeres.

En entrevista con Cimacnoticias, Meraz advierte que la Ley protege sólo a las madres, pero no a quienes no lo son. No tenemos ninguna protección específica para nosotras. Sólo podemos protegernos con la Ley de discriminación, pero no laboralmente, dice la funcionaria, quien se desempeñó como subsecretaria del Trabajo en la pasada administración federal.

Las mujeres trabajadoras de Sonora se ubican en los sectores: industrial, comercio, servicios, de profesionistas, y en quinto lugar en los distintos niveles de gobierno. Igualmente se encuentran en el campo y su participación es muy importante y con mucha presencia, según su opinión.

SALARIOS, GRAVIDEZ y FAMILIA

En cuanto a las diferencias en los salarios, explica la funcionaria, en Sonora no podemos hablar de una desigualdad o discriminación hacia las mujeres ya que por lo general se basan en los contratos colectivos que marcan una tabulación por puesto, categoría, antigüedad y no por situación de género o edad. “Estamos bastante avanzados en ese rubro gracias a los contratos colectivos”, expresa.

Sin embargo, prevalece aún la desigualdad entre hombres y mujeres cuando se trata de embarazos. Las empresas les piden a las mujeres el examen de no gravidez y como la ley no dice nada al respecto, esto sigue ocurriendo. Se lo piden para ingresar a las empresas, pero existe el intento de despido cuando se sabe que las mujeres trabajadoras se embarazan.

Los principales problemas en el ámbito laboral para las mujeres tienen que ver con los despidos por faltas o retardos. Esto por lo general está asociado a su labor de madre, explica Meraz.

Un grave problema es que no hay guarderías suficientes cerca de sus trabajos y que no existen las guarderías nocturnas. Hoy día, con el crecimiento de proveedores de la planta Ford, es común que las mujeres trabajen en cualquier turno incluyendo el nocturno, o incluso que las roten de horario.

Por ejemplo, las únicas dos guarderías que hay en Hermosillo con horario amplio son dos y sólo funcionan hasta las 10 de la noche. Eso quiere decir que de 10 de la noche a las 6 de la mañana las mujeres no tienen esa opción y tienen que buscar quién les cuide a sus niñas y niños. Igualmente falta reforzar con guarderías en el campo.

Otro de los problemas que se presentan para las trabajadoras es el hostigamiento sexual, pero ese no se denuncia en igual porcentaje en que ocurre. Sólo se presentan unas 10 denuncias al año. En esos casos las mujeres prefieren no denunciar porque sienten vergüenza, porque tienen miedo, por no hacer pasar un mal momento a su familia o incluso porque están casadas y temen ser señaladas o culpabilizadas por sus esposos.

MUJERES MIGRANTES

A Sonora llegan anualmente durante las épocas de cosecha 25 mil trabajadores del campo, de los cuales 40 por ciento son mujeres, explica Meraz. Muchos de los hombres vienen con sus esposas. Ellas también son trabajadoras, así como las hijas. Los estados mayormente expulsores son Chiapas, Oaxaca y Puebla.

Estos trabajadores inmigrantes se ubican en Pesqueira, Costa de Hermosillo, Zamora y en Caborca en la época del espárrago. En el sur de Sonora la residencia de las y los trabajadores es más estable y los trabajadores son del mismo estado de Sonora.

DOBLE COMPROMISO

Todo este panorama, dice María Antonieta Meraz, me obliga a un doble compromiso. Fui testiga, durante 22 años y cuando fui subsecretaria del Trabajo, de la escasa protección que existe para las mujeres trabajadoras. “Lo vi con otras mujeres y conmigo misma. Por eso me he puesto de meta tratar de hacer algo al respecto”, afirma.

En Sonora, explica, se ha apoyado a las mujeres con proyectos productivos, pero también buscan la seguridad social para ellas y para sus hijas e hijos. Agregó que desde hace unos 6 años que se introdujo la nueva cultura laboral, ésta se enfoca mucho a las mujeres trabajadoras a través de la Comisión de fomento al empleo.

– ¿Qué opina sobre los grupos conservadores que dicen que las mujeres deben ubicarse en su casa como núcleo familiar?

– Son ideas muy machistas y muy atrasadas. Las mujeres podemos ser madres y también desempeñarnos fuera del hogar como profesionistas, como trabajadoras. Mientras les infundamos valores a nuestros hijos, podemos atenderlos, dándoles calidad más que cantidad de tiempo. Me parece que las mujeres hemos demostrado que podemos ser madres, esposas, hijas y también unas excelentes trabajadoras fuera del hogar.

07/SE/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: