Inicio Josephine Baker

Josephine Baker

Por Erika Cervantes

En el mundo se justifica la muerte de las personas por ser diferentes, en su manera de pensar, de creer, de actuar, por el color de sus ojos ó por el color de su piel. Eso aprendió Josephine Baker en su natal San Louis Missouri donde la gente de raza negra era constantemente acosada por los integrantes del Ku Klux Klan.

Freda Josephine Carson nació en San Louis, Missouri el 3 de junio de 1906, en el seno de la familia de Carrie McDonald, lavandera y Eddie Carson, quien era percusionista de vaudeville.

Abandonada por su padre, la familia de Josephine pasó apuros económicos su madre contrajo segundas nupcias con Arthur Martín, un hombre desempleado, que hizo aún más precaria la situación económica. Fue entonces que Josephine dejó la escuela para emplearse como trabajadora doméstica y niñera.

Desde temprana edad, Josephine aprendió que el color de su piel es una razón para que la gente “blanca” la maltratara.

A los 13 años, Josephine trabajó como mesera en The Old Chauffeur’s Club, ahí conoció a quien fue su primer marido por un corto tiempo, Willie Wells.

Acostumbrada a trabajar desde niña, Josephine nunca dependió de sus compañeros sentimentales económicamente, por lo que nada la detuvo en su búsqueda de la felicidad. En 1921, contrajo matrimonio por segunda vez con Willie Baker, de quién se divorció también, aunque conservó su apellido.

A los 16 años Josephine, se convirtió en bailarina, se unió a un grupo de danza de Philadelphia y viajó con el grupo The Jones Family Band y The Dixie Steppers. Sin embargo, nuevamente la barrera del racismo le restó méritos y fue rechazada como artista por ser demasiado oscura.

En 1923 Josephine, se une al coro de The Dixie Steppers que representaban la comedia musical Shuffle Along de Sissle and Blake, se traslada a Nueva York. Prontó Josephine y logra presentarse en Broadway, en el espectáculo Chocolate Dandies. De igual forma, actuó en el Plantation Club y en el Cotton Club de Harlem.

En 1925, y antes de cumplir 19 años de edad Josephine, se traslada a París como corista de “La Reveu Négre”, donde brilló con su rutina Danse Sauvage.

Su primera presentación en la ciudad de las luces fue el 2 de octubre de 1925, en el teatro Music-Hall de los Champs Elisés, donde bailó vestida sólo con un cinturón hecho de bananos.

Con su talento y belleza, Josephine se ganó en instantes al público parisino, ávido de exotismo, y así en sólo tres meses consiguió un primer papel en La Folie du Jour en el teatro Folies Bergére y alcanzó el estrellato.

Para 1927, Josephine era la artista del espectáculo mejor pagada de toda Europa y rivalizaba con Gloria Swanson y Mary Pickford por ser la mujer más fotografiada de todo el mundo.

Su voz privilegiada para el jazz, un sensual cuerpo que mostraba con orgullo levemente cubierto con extravagantes trajes, y una verdadera aptitud para la danza, fueron la explosiva fórmula con la que Josephine, también conocida como la Perla Negra o la Diosa Criolla haría historia.

A partir de 1930 se dedicó profesionalmente al canto donde también cosechó grandes éxitos. Por la misma época, participa en varios largometrajes como La Siréne des tropiques, Zou-Zou y la Princesa Tam-Tam. Al disfrutar de una posición económica más holgada, trasladó a su familia desde St. Louis hasta Les Milandes, en Francia.

A pesar del su éxito en Europa, Josephine no era aceptada del todo por el público de Estados Unidos, pues era inaceptable que una mujer negra disfrutara de ese poder y esa sofisticación. En 1936, ella intenta actuar de nuevo en su tierra natal en el Ziegfield Follies, pero regresa a Europa, despreciada por su propia gente.

En 1937, agradecida con el público francés por su aceptación, adquiere la nacionalidad francesa y se casa por tercera vez con Jean Lion, de quien se divorcia poco después. Durante la II Guerra Mundial cantó a las tropas aliadas y fue condecorada por ello con la Cruz de Lorena, en oro.

Más tarde, en 1947 Josephine se casó con el director de orquesta Jo Bouillon, con quien decidió adoptar a doce niños. Ella los llamaba la tribu del Arcoiris, porque los niños eran de etnias diferentes, ya que ella quería demostrar que la diferencia étnica no impedía que las personas se vieran como hermanos. Los llevó por Estados Unidos y Francia para que todos vieran que felices eran a pesar de las diferencias.

Josephine Baker regresó a Estados Unidos con la intención de luchar por la integración y contra la discriminación racial durante la década de los cincuenta.

Exigía que en sus presentaciones, el público estuviera integrado, que las personas de piel oscura no fueran situadas hasta atrás y cuando el Strok Club de Nueva York la rechazó inició una batalla periodística, por lo que la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) eligió el 20 de mayo como día de Josephine Baker en reconocimiento a sus esfuerzos.

La estrella volvió a divorciarse y en 1973 se presenta en el Carneguie Hall, y aunque tenía temores por sus experiencias anteriores, esta vez fue ovacionada por un público muy afectuoso y emocionado. La situación fue más que satisfactoria para ella, pues al fin era verdaderamente aceptada por su propia gente.

El 8 de abril de 1975, esta valiosa y valiente mujer a los 68 años de edad, realizó una presentación especial en el Bobino Theater en París para celebrar los 50 años de carrera. Entre la numerosa audiencia, se encontraban personalidades como la Princesa Grace de Mónaco y Sophia Loren.

Josephine Baker murió el 12 de abril de 1975, a consecuencia de una hemorragia cerebral. Fue sepultada en Mónaco con los máximos honores militares por su aporte a las tropas de la resistencia durante la II Guerra Mundial. Baker nos heredó su inconfundible talento para la danza y el canto, pero sobre todo su infatigable lucha en contra del racismo y por la libertad de las personas.
* Periodista mexicana
06/EC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content