Juan Pablo II, el Papa más controvertido de la historia

   Predicaba los derechos pero los negaba hacia su interior
Juan Pablo II, el Papa más controvertido de la historia
Cimac | México, DF.- 12/04/2005

Mientras el Colegio Cardenalicio reanudó sus conversaciones previas al cónclave para elegir al nuevo Papa, continúa la polémica entre el teólogo suizo, asesor de la ONU, Hans Küng, y el escritor italiano Vittorio Messori, sobre Juan Pablo II.

Küng asegura que Karol Wojtyla, Juan Pablo II, quien se convirtió en Papa hace 26 años, pasará a la historia como el Pontífice más controvertido del siglo XX, por las contradicciones que ha su juicio ha cometido.

De acuerdo con la agencia ANSA, el teólogo disidente señala que el Papa predicaba los derechos humanos pero los negaba hacia el interior y sobre todo a las mujeres. Gran admirador de María predicaba los ideales femeninos pero prohibiéndoles a las mujeres el uso de la píldora y negándoles la ordenación.

Las mujeres cristianas, dice Hans Küng, crecieron y son ellas las que definen su papel y no sólo en la iglesia. Una iglesia eficaz no puede tratar a la mitad de la humanidad, la mitad femenina como una segunda categoría.

Otras paradojas de Wojtyla, según Küng son su clamor contra la pobreza en el mundo, frente a su oposición al control de la natalidad, lo cual favorece la explosión demográfica y la expansión del sida.

"Este Papa ha dejado una pesada herencia", indica el teólogo de la Universidad de Tbingen en su declaración, para luego pedir a un nuevo Papa que no se aferre a las normas de la iglesia medieval, sino que esté a tono con el evangelio, que impulse la libertad, la misericordia y la bondad en el tratamiento de todos los problemas pendientes.

De igual forma pide un Papa abierto que rechace el sexismo, que evite emitir veredictos moralizantes sobre problemas complejos como la anticoncepción, el aborto y la sexualidad; que respete el derecho de quienes están ordenados a casarse, un derecho que el NuevoTestamento y la Iglesia del primer milenio garantizan con claridad.

El escritor Vittorio Messori le respondió acusándole de prejuicios por utilizar argumentos que ya usaba en 1979, apenas un año después de la elección de Wojtyla como Papa.

Además, lo señala como parte de una generación de teólogos de los años sesenta y setenta que quería trasplantar la democracia parlamentaria tal cual a la Iglesia.

2005/GT/SJ