Inicio » Juana trabajó 14 horas al día en España para mantener a sus hijos

Juana trabajó 14 horas al día en España para mantener a sus hijos

Por Nelson Rodríguez, corresponsal
trabajo_domestico02diagonalperiodiconet

Cada vez que desde Madrid, España, Juana Soza hablaba por teléfono celular con su hija de 13 años y su hijo de 6, ellos le lloraban para que regresara a Nicaragua, ya que “se sentían muy solos”.
 
Agobiada por la situación económica que enfrentaba con la manutención de sus hijos, Juana, una madre soltera de 40 años, dejó en mayo de 2010 su natal Bocana de Paiwas, un poblado rural en la Región Autónoma del Atlántico Sur.
 
Con un préstamo bancario y la experiencia de trabajar en el hogar y realizar labores agrícolas en su pequeña finca, Juana viajó a España para comprobar las historias de otras migrantes sobre los “buenos salarios” en el país europeo, para las mujeres trabajadoras como ella.
 
Aunque se fue con documentos, la nicaragüense se estableció de forma irregular luego de que se le venció la visa en Madrid, donde por 19 meses laboró en jornadas desde las 5 de la mañana hasta las 7 de la noche en trabajos del hogar.
 
“Cuidaba unos niños, lavaba ropa, planchaba, limpiaba la casa, hacía de todo”, dice Juana al recordar un día de trabajo en España.
Agrega que lo difícil fueron los primeros días por las diferentes costumbres de las y los españoles, el huso horario y las comidas, pero luego la necesidad la hizo adaptarse.
 
Juana considera que tenía un buen salario, 850 euros mensuales (más de 14 mil 300 pesos mexicanos) que le quedaban casi libres porque no gastaba en hospedaje ni alimentos. La mayor parte del tiempo se quedaba en la casa de los empleadores, a quienes los recuerda con cariño porque la trataban bien.
 
Pero a la mujer lo que le dolían eran sus tres hijos: Juan (18), Juana (13) y Roger (6), quienes quedaron bajo el cuidado de su ex pareja.
 
Tras 19 meses de trabajo en España, Juana logró solventar la deuda con el banco y ahorrar un poco de dinero que ahora utiliza en su pequeña finca de ganado.
 
La mujer dice que no piensa regresar a España ni a otro país, porque siente que sus hijos la necesitan y que tratará de salir adelante en estas condiciones.
 
Juana considera que la migración “es buena” en tanto que le da a las mujeres la satisfacción de conocer otro ambiente y ganar más dinero que en Nicaragua.
 
Aunque no hay datos precisos, las organizaciones que trabajan el tema de la migración estiman que en España residen más de 5 mil nicaragüenses, y que la migración en los últimos años ha sido mayoritariamente de mujeres.
 
13/NR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más