Inicio La defensa de los pueblos indios no es con las armas

La defensa de los pueblos indios no es con las armas

Por Alma Angelina Gutiérrez

María Anabela Carlón Flores, una joven de una comunidad yaqui resultó seleccionada para formar parte de un grupo que integrarán 5 personas de diferentes continentes para estudiar en Ginebra, Suiza.

“Mi familia todavía no cree que me vaya a ir porque dicen que está muy lejos, pero ellos siempre nos han inculcado que tenemos que prepararnos porque si antes la defensa de los pueblos indios fue con las armas, con la flecha y el arco, ahora es con lápiz y papel” explica.

En 1827 cuando México y Suiza acordaron el establecimiento de relaciones oficiales y ese mismo año, Suiza inauguró su primer Consulado en México, además, en 1832, ambos países firmaron un Tratado de Amistad y Comercio. Las reuniones anuales del Foro Económico Mundial en Davos han contribuido a impulsar nuevos vínculos políticos entre México y Suiza.

En abril de 2005 no será el presidente de la República Mexicana quien esté visitando aquel país como lo han hecho ya los Presidentes de México en 1990, 1994, 1996, 1998, 2000, 2001y 2003, para celebrar algún encuentro político ya que, en esa fecha llegará la sonorense Anabela Carlón a especializarse en el estudio de los Derechos Indígenas, precisamente a la ciudad sede de las Naciones Unidas.

MIS ANCESTROS, MIS GUÍAS

En la Universidad de Sonora donde estudió licenciatura en Derecho, pero esto no resultó suficiente para ella quien teniendo siempre presente el consejo de su familia, decide continuar preparándose “después fui a estudiar inglés durante dos años en Tucson y aproveché para estudiar Ciencias Políticas”.

Anabela platica que “cuando empecé a estudiar la secundaria y veía en la televisión que pasaban cosas muy feas, me iba al monte a ‘platicar’ con mis ancestros ‘que ya murieron’ y les decía: si ustedes creen en mí ayúdenme de alguna manera, envíenme mensajes a través de sueños o como ustedes puedan y yo voy a tratar de hacer lo que ustedes tienen destinado para mi”.

Convencida de que el hecho de haber sido seleccionada de entre tantos aspirantes del mundo es una más de las señales que le han enviado sus antepasados, sus guías, toma esta oportunidad que hoy se le presenta como una gran responsabilidad aún que con cierto temor.

“Tengo miedo de no poder dar lo que creo están esperando de mí; mucha gente espera mucho y me da un poco de miedo porque no quiero decepcionarlos”, confiesa.

La joven originaria de Loma de Bácum, Sonora, uno de los ocho pueblos tradicionales de la etnia Yaqui, acepta compartir, con la emoción reflejada en su voz y en su rostro, cómo fue que se enteró de la Convocatoria para realizar estos estudios: “una amiga que trabaja en Sedesol me envió un correo electrónico con la solicitud, con los requisitos y todo eso pero yo decía: no creo que me vayan a aceptar a mi. Ella insistió a que cuando menos hiciera el intento, así que mandé todos los documentos solicitados”.

Y, grande fue su sorpresa cuando un día, muy temprano, “me llamaron por teléfono, me entrevistaron y me dijeron que había pasado la prueba”. “Me involucré en esto (derechos de los indígenas en general) por los conflictos que tenemos en mi pueblo, por la falta de servicios médicos, porque somos ‘atropellados’ por los policías que no respetan nuestros derechos”.

DE SONORA A LOS ALPES SUIZOS

La base de la organización social de los Yaquis la constituyen ocho poblados situados en los municipios de Guaymas (Pótam, Ráhum, Belem, Huíribis, Cócorit, Tórim y Vícam) y Bácum (Loma de Bácum).

El conjunto del territorio comprende tres zonas claramente diferenciadas: una zona serrana (Sierra del Bacatete); una zona pesquera (Guásimas y Puerto Lobos) y tierras de cultivo ( el Valle del Yaqui). El nombre de Bácum significa “lago” o “agua estancada”, en la lengua yaqui.

Las localidades más importantes, además de la cabecera, son: Javier Mina, San José de Bácum, Primero de Mayo y Loma de Bácum.

“Tengo que estar en abril del 2005 en Suiza, Ginebra. El propósito es ir a capacitarme con el compromiso de regresar a capacitar a los demás indígenas que están en el Estado y a quien lo necesite. Eligieron a cinco personas para estudiar en Ginebra y a cinco más para España, por eso yo no creía que me fueran a escoger en una convocatoria a nivel mundial”, finaliza.

2004 /AG/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content