Inicio La diferencia entre ricos y pobres va en aumento

La diferencia entre ricos y pobres va en aumento

Por Mónica Pérez

Enfermedades que se pueden prevenir y tratar causan un gran número de muertes entre la población más pobre del planeta, según advierte el Population Reference Bureau (PRB), organismo que provee información sobre las tendencias de población nacionales e internacionales, en su boletín de salud.

El PRB apunta que más de 2.3 millones de personas, la mayoría habitantes de países en desarrollo, mueren cada año de ocho enfermedades que pueden evitarse con vacunas. Así, parece que la diferencia entre ricos y pobres va en aumento.

Como ejemplo, señala que la mortalidad de menores de cinco años de edad se redujo en más de 70 por ciento en los países de alto ingreso entre 1970 y el año 2000, mientras que esta reducción en los países de bajo ingreso fue de 40 por ciento.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la disparidad de salud entre la población más rica y la más pobre de todo el mundo se debe en gran medida a un pequeño número de enfermedades tal es el caso del VIH/SIDA, la malaria, la tuberculosis, los riesgos del embarazo y el puerperio y las enfermedades infantiles.

Además, la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos (RMMDR) señala que los servicios de atención a la salud de la mayoría de los países en desarrollo requieren inversiones urgentes y apoyo internacional.

En este sentido, explican que la falta de recursos ha originado la decadencia de los servicios preventivos de salud, como en el caso de la salud reproductiva de las mujeres, lo que limitan sus capacidades de acción y decisión.

La red indica que las reformas del sector salud han sido implementadas como parte de Programas de Ajuste Estructural (PAE), introducidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), en muchos países pobres y altamente endeudados en América Latina, África y Asia en las décadas de los 80 y 90 para generar “crecimiento económico”.

No obstante, destaca que como resultado de la crisis de los 70 y el periodo precedente, caracterizado por excesivos préstamos de bancos internacionales, muchos países en desarrollo entraron en deuda.

Y es que, tal como advierte el PRB, los altos niveles de pobreza, absoluta, definida como ingreso per cápita que no excede un dólar diario, ajustado al poder adquisitivo, hace que la gente en los países pobres sea más propensa a contraer enfermedades.

Por su parte, la OMS estima que los países de ingreso medio y bajo constituyen el 11 por ciento del gasto en salud; sin embargo, tienen más del 80 por ciento de la población mundial y sufren más de 90 por ciento de la carga de enfermedades del planeta.

Así, en las naciones menos desarrolladas el gasto anual en salud es de alrededor de 11 dólares por persona, mucho menos que los 30 ó 40 que la OMS considera como mínimo necesario para cubrir los servicios básicos por persona.

La misma fuente manifestó su preocupación por la lentitud de los avances logrados durante el pasado decenio hacia la mejora de la salud reproductiva y sexual de las mujeres; la reducción de la mortalidad materna, prácticamente inexistente en las naciones ricas, y el VIH/SIDA.

Mientras tanto, los países pobres serán los más afectados por la triple carga de enfermedades infecciosas, enfermedades no trasmisibles, muerte y discapacidad por lesiones y violencia.

2005/MP/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content