Inicio La falta de registros impide detectar muertes maternas

La falta de registros impide detectar muertes maternas

Por Valeria Valencia Salinas

En Chiapas ocurren muertes durante el embarazo, parto y puerperio que no son detectadas por las instancias de salud pues en las actas de defunción no se registra el estado de gravidez de la mujer, lo cual se sabe hasta luego de practicar una “autopsia verbal”.

Así lo reconoció Armando Servín Martínez, director de la Jurisdicción Sanitaria No. II, con cabecera en San Cristóbal de Las Casas e integrada por 18 municipios de la zona Altos, región con población mayoritariamente indígena, quien además aceptó que se considera grave el número de muertes maternas acaecidas este año.

Al respecto, Servín Martínez informó que las estadísticas “están mostrando datos similares a los del año pasado”, cuando se registraron 21 muertes maternas, grave “en relación con el resto del estado: la región de los Altos de Chiapas es la que registra el mayor número de muertes maternas”.

Además, Servín Martínez explicó que se han percatado de que muchas muertes maternas no han sido detectadas ya que al revisar los certificados de defunción, donde se refiere a muertes por una hemorragia o una infección no se registra que esa infección estuvo relaciona con un parto o con un embarazo accidentado y por tanto no se reporta como muerte materna.

Ante esta omisión se recurre entonces a una autopsia verbal para que se pueda determinar que en efecto la mujer estaba embarazada en el momento en que se produjo la muerte, manifestó.

El jefe jurisdiccional comentó que ante esta problemática los presidentes municipales están tomando en sus manos la vigilancia epidemiológica para registrar la muerte materna. Apuntó que se ha generado una “importante movilización social” por parte de alcaldes y comités comunales locales de salud, microrregionales y municipales para la detección y referencia de mujeres embarazadas.

Esta movilización ha logrado detectar una gran cantidad de mujeres con embarazos de alto riesgo que han sido trasladadas al hospital, “y podemos hablar de cifras importantes de mujeres que han sido rescatadas de la muerte”.

Otro de los logros, dijo Servín Martínez, es que este año alrededor de 600 paquetes de sangre fueron transfundidos a mujeres con embarazos de alto riesgo.

Esta acción es importante pues, explicó, una de las principales causas de muerte durante el embarazo, en el parto y puerperio es la hemorragia y sus secuelas.

“Una mujer puede sangrar las primeras 24 horas y se puede de alguna forma controlar la situación, restituir el volumen sanguíneo, pero después de ciertos niveles de descensos en su hemoglobina y en su volumen, entonces se producen fallas sistémicas, fallas orgánicas múltiples, que son las que determinan la muerte materna”, finalizó.

03/VVS/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más