Inicio La liberación de Ericka Zamora una fiesta por la libertad

La liberación de Ericka Zamora una fiesta por la libertad

Por Rafael Maya, enviado

La marcha-mitin de este día en la capital del estado de Guerrero fue una fiesta por la libertad. Centenares de estudiantes procedentes del Distrito Federal y de esta ciudad, lo mismo que integrantes de distintas organizaciones sociales, se manifestaron con regocijo por la excarcelación de Ericka Zamora Pardo y Efrén Cortés Chávez, la noche del jueves, presos desde junio de 1998.

Las calles centrales de esta capital se llenaron de colores, de música, de mantas, de consignas, de canciones y del afilado sonido de los machetes de Salvador Atenco raspando el pavimento. Hasta mentadas de madre y otras ofensas características del lenguaje no verbal mexicano se escucharon al paso de cerca de mil personas frente al palacio de gobierno del Estado, de este municipio, de los tribunales del poder judicial y de los comités estatales del PRI y del PAN.

Al filo del mediodía las y los integrantes de la caravana que arribó a esta capital a primeras horas del viernes, provenientes de la Ciudad de México, partieron junto a otros grupos sociales de la entidad desde la Alameda hsta las instalaciones de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG).

Así, jóvenes del Comité Estudiantil Metropolitano (CEM) de la UNAM, al que pertenece Ericka Zamora, del CGH, de la UAM, del Colegio de Bachilleres y de la UPN marcharon hombro con hombro, de manera pacífica pero muy festiva, con estudiantes de la UAG, ejidatarios de San Salvador Atenco, punks anarquistas, integrantes del Consejo Guerrerense 500 años de Resistencia Indígena, de la Organización Campesina de la Sierra del Sur y representantes de las comunidades mixteca y tlapaneca, entre otras agrupaciones de la región.

Las viudas de las víctimas de la masacre de El Charco (perpetrada por el ejército federal el 7 de junio de 1998), municipio de Ayutla de los Libres, y las y los familiares de los presos políticos y de conciencia que se encuentran en las cárceles del estado encabezaron la manifestación que se desarrolló con tranquilidad y bajo discreta vigilancia policiaca.

Luego de una breve protesta en la UAG, la manifestación emprendió su camino hacia el zócalo de esta ciudad, donde decenas de estudiantes guerrerenses y del CGH amagaron con entrar al edificio estatal de gobierno; obviamente resguardado por granaderos de la entidad.

La acción no pasó a mayores y la marcha siguió rumbo a la Alameda. Ahí, la multitud se concentró para escuchar a diversos oradores mientras aguardaban la llegada de la estudiante Ericka Zamora, quien por razones obvias no participó en el recorrido.

Representantes de las organizaciones antes mencionadas coincidieron en señalar que la excarcelación de Zamora Pardo y Cortés Chávez es un triunfo de la movilización civil; pero enfatizaron que “la lucha no termina aquí, sino hasta lograr la liberación de todos los presos políticos del país y acabar con el régimen de impunidad prevaleciente”.

Asimismo denunciaron el clima de hostigamiento judicial que padecen 70 luchadores sociales en el estado, quienes tienen en su contra sendas órdenes de aprehensión.

A las 14 horas la estudiante de la UNAM arribó a la Alameda y de inmediato fue rodeada por la multitud y la prensa. Entre vítores y la consigna “¡Presos políticos libertad!”, una Ericka Zamora emocionada y con lágrimas en los ojos leyó un texto en el que exigió al gobierno de Vicente Fox congruencia con su discurso en defensa de los derechos humanos, por lo que debería liberar de inmediato a todas las y los presos políticos del país.

“Si usted (Fox) le demandó al comandante Fidel Castro la liberación de algunos presos en Cuba, yo le recuerdo que el buen juez por su casa empieza. Demuestre un mínimo de congruencia y abra las puertas de las cárceles del país para que salgan todas y todos lo presos políticos y de conciencia del país. Libere ya a los zapatistas, a los prisioneros de Guerrero y de Oaxaca, a los hermanos Cerezo Contreras, a Jacobo Silva Nogales y a Gloria Arenas Agis, quienes llevan más de un mes en huelga de hambre; lo mismo que a Felicitas Padilla Nava y Fernando Gatica Chino.”

Asimismo demandó el cese de la represión en Guerrero y todo México, además del fin del hostigamiento militar contra las comunidades indígenas donde tan sólo en esta entidad han sido violadas varias mujeres mixtecas y tlapanecas en semanas recientes.

Ericka Zamora fue muy enfática al manifestar que su libertad se la debe al movimiento social, no al gobierno federal y estatal.

“Al gobierno le exijo ahora que repare todas las injusticias cometidas. Porque no olvidamos a los once muertos de El Charco, no olvidamos la tortura a la que nos sometieron los militares, no olvidamos los cuatro años de libertad que nos robaron, no olvidamos que los generales Alfredo Oropeza Garnica y Luis Humberto López Portillo Leal, los que ordenaron la masacre y nos torturaron, siguen gozando de privilegios e impunidad.”

Cerca de las 15 horas concluyó el mitin y Ericka se retiró machete en mano en compañía de su madre Alfonsa Pardo, sus amigos de la UNAM (entre ellos el líder estudiantil Higinio Muñoz) y emprendieron la salida hacia la Ciudad de México, donde centenas de alumnos universitarios la aguardaban en la Facultad de Filosofía y Letras, para celebrar su excarcelación.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más