Inicio La libertad de Ser: Simone de Beauvoir

La libertad de Ser: Simone de Beauvoir

Por Erika Cervantes

Ella reivindicó el derecho a la libertad como revolución personal y por ello pagó con soledad; esa que le permitió desarrollar la teoría sobre la diferencia y la inequidad de las mujeres frente a los varones: trato como a un segundo sexo.

Simone Lucie Ernestine Marie Bertrand de Beauvoir nace en París, Francia, el 9 de enero de 1908 en el seno de una familia pequeñoburguesa de la que recibió una educación cristiana, más como parte de una estructura social que como forma de vida.

A los 15 años renuncia al cristianismo. Ya sin Dios inicia la búsqueda de sí misma mediante la experiencia y el conocimiento, tendencia que la lleva hacia la filosofía y con ello a cuestionar la existencia y el ser.

Simone tiene 21 años y estudia filosofía en la Soborna de París, cuando conoce a quien fue su pareja sentimental y la introdujo en la corriente existencialista: Jean Paul Sartre.

Por su sexo y porque desde muy temprano vio las condiciones en que vivían sus congéneres en todo el mundo, Simone aprovecha su preparación literaria y filosófica para plantear el problema de ser mujer.

“El feminismo no ha llegado al fondo del problema: la opresión a la que el hombre ha sometido a la mujer. Y debe ser liberada ya que no es considerada como ser humano, sino que ha quedado relegada a un segundo plano –Segundo sexo–, ha sido reducida a objeto sexual para satisfacción del hombre”, es una de sus principales tesis.

El tema de la mujer aflora de una manera o de otra en toda la producción de la filósofa, quien protesta y grita porque quiere ver libre a la mujer. Se apropia del problema de las demás.

En 1943 se incorpora al equipo de la revista Tempes Modernes, la cual era dirigida por Sartre. Viaja por muchos sitios para conocer diversas realidades y ampliar sus horizontes. Visita la Unión Soviética, Cuba, China y Estados Unidos.

Su inclinación filosófica siempre fue de izquierda y, por supuesto, muy influida por el existencialismo, lo que se refleja en su obra.

Hasta pasada la II Guerra Mundial había escrito varias novelas, género que abandona para incursionar más en la autobiografía en busca de una introspección y de un reconocimiento propio.

Su primera novela es “La invitada” (1943), donde explora la relación de pareja y la infidelidad, pero además abarca los conceptos de libertad y de conciencia individual, así como la consecuente transgresión que ambas ideas implican.

Su inclinación existencialista se descubre con mayor fuerza en sus autobiografías como “Memorias de una joven formal” (1958) y “Final de cuentas” (1972).

Su más grande obra es “El segundo sexo” (1949), en el cual aborda la alienación femenina desde una perspectiva sociohistórica y filosófica.

Los años 70 son años tempestivos para muchas mujeres del orbe y Simone no es la excepción. En 1971 firma el manifiesto de las intelectuales a favor de la despenalización del aborto y en 1972 se reconoce feminista y forma parte del Movimiento para la Liberación de la Mujer.

A la muerte de Sartre, escribe una novela inspirada en él: “La ceremonia del adiós” (1981), un homenaje a pesar de que la relación entre ambos pensadores fue tempestuosa y conflictiva, probablemente debido a sus gigantes egos, a sus posiciones racionales, al ansia de libertad de ella y a la infidelidad de él.

Simone de Beauvoir murió el 14 abril de 1986, en París. En el siglo XXI sus tesis son referencia obligada para áquellas y áquellos que buscan un mundo más equitativo y justo.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content