Inicio » La lucha contra el cáncer de mama, trabajo de aliados

La lucha contra el cáncer de mama, trabajo de aliados

Por Redaccion

Hace más de cinco años fue diagnosticada con cáncer de mama, una enfermedad contra la que luchó incansablemente y terminó por ganar la batalla. Béatrice Maillard-Chaulin es una enamorada de la vida, en su mirada refleja fortaleza y después de salir victoriosa nos cuenta la historia a través de su obra.

En Diario de un pecho, libro publicado el año pasado por Editorial Paidós, aborda el cáncer desde una mirada positiva, como una forma de aferrarse y seguir a adelante con la ayuda de su pareja, sus amistades y un equipo médico que trabajó por mantener una esperanza viva, dice un comunicado del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF).

En entrevista con el Inmujeres-DF, la escritora francesa explica los motivos que la llevaron a escribir con un estilo ameno y simpático sobre un hecho difícil como es el cáncer de mama. Platica que el instinto de supervivencia la llevó a engancharse de aquellas cosas que la pudieran ayudar a salir adelante, anécdotas y situaciones divertidas que vivió mientras estaba en tratamiento.

Cuando me anunciaron que tenía cáncer, no fue la gran impresión porque sabía que era como un juego de lotería y que me podía haber tocado. En realidad la gran impresión fue cuando me dijeron que mi cáncer era muy agresivo y tenían que quitarme un seno.

Estaba un poco anonadada, era como un cataclismo que se me venía encima; lo que trataba de hacer era proteger a mi familia, que no se sintieran mal. François, mi esposo siempre estuvo a mi lado ayudándome y viviendo lo mismo que yo.

La escritora narra que en esa época François no era su esposo, y con un tono irónico comenta: él vivió la enfermedad conmigo, por eso decidí casarme. Era una prueba. Fue él quien encontró la bolita, le debo mucho.

Como parte de esa lucha bautizó a su cáncer, darle nombre fue materializarlo, por eso decidí nombrar a esa cosa contra la que iba a luchar. Marcel es un nombre que no me gusta por eso quise llamarlo así.

Béatrice asegura que la compañía y dedicación de sus amistades fueron de vital importancia para enfrentar la enfermedad, un trabajo de aliados, como ella lo denomina.

Así lo relata en su libro: De golpe, la vida se ha tornado más fugitiva y he eliminado del horizonte a los aguafiestas. Aprovecho todas las alegrías que están a mi alcance y las valoro mucho más. Todo lo veo en positivo. La botella está sistemáticamente medio llena, en lugar de medio vacía. Sólo veo el lado bueno de las cosas, de manera que decido siempre ignorar lo malo y así vivo mucho mejor”.

Con esto, dice la autora, no quiero decir que todo el mundo tendría que pasar un buen cáncer o una buena guerra para valorar la vida. Nada más lejos de esta idea fascistoide. Por lo que a mí respecta, sólo digo que un acontecimiento que podía haberme convertido en una persona triste y angustiada, al contrario, me ha vuelto más alegre y, tal vez, de trato más fácil….

Béatrice explica la importancia de instituciones que promuevan la detección oportuna de esta enfermedad, que inviten a las mujeres a realizarse una mastografía. Porque asegura conocer a muchas que no quieren saber o darse cuenta que tienen cáncer.

Un instituto como el Instituto de las Mujeres tiene la función de cambiar mentalidades y de abrirles los ojos. Es necesario que las mujeres nos convirtamos en el actor de nuestra propia enfermedad, para que así junto al médico luchemos contra el cáncer. Eso se hace en pequeños pasos con ayuda de psicólogos y médicos. A partir de que ellas no se sienten solas se vuelven responsables.

En las actualidad Béatrice trabaja con varias asociaciones, entre las que se encuentra la Liga Francesa contra el Cáncer, y desde hace dos años en el Instituto Curie, lugar donde fue tratada.

En este último, colabora con personal médico y pacientes desde que se realiza el diagnóstico hasta las intervenciones quirúrgicas. Gracias a las diversas propuestas que ha presentado ha habido un cambio muy importante en la calidad de vida de los enfermos.

Por ejemplo, cuando se le va a decir a una persona que tiene cáncer. Se le explicó al médico que hay palabras que un enfermo no quiere escuchar, además de que el médico por más que tenga una noticia muy mala para decir, siempre tiene que cerrar con una palabra de esperanza; porque no cuesta nada y ayuda muchísimo. Cuando me dijeron que me tenían que quitar el seno, también me dijeron que lo iban a reconstruir; en mi cabeza siempre estuvo esa idea: lo voy a perder pero lo van a reconstruir. Fue mi motor, mi esperanza.

Afirma que escribir este libro significó un placer antes que una finalidad y no pretende ser una guía de consejos para nadie. Por lo que respecta a las mujeres que tienen cáncer de mama, les aconseja: Hacer un esfuerzo por burlarse de sí mismas; riéndose de uno inyectamos a los demás, con eso podemos hacer un combate de equipo porque se vuelven tus aliados.

No le deseo a nadie encontrarse a Marcel en el camino, pero sí deseo sinceramente a la persona que le ocurra que lo aproveche tanto como lo he hecho yo. (…) Durante las dos primeras operaciones que sufrí, a saber: la ablación del tumor y, después, la ablación del pecho entero, tuve mucha más necesidad de consuelo moral que físico. En todo momento, encontré esa ayuda cuando sentía que la necesitaba. Durante la tercera intervención, la de la reconstrucción, la situación no era la misma. Se trataba de una iniciativa voluntaria y positiva por mi parte, una iniciativa para la que me estuve preparando como una atleta podría prepararse para una competición, finaliza Béatrice Maillard-Chaulin en Diario de un pecho.

08/GG /CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: