Inicio La marcha de Chicago desató el poder latino dormido en EU

La marcha de Chicago desató el poder latino dormido en EU

Por Lucía González

“Ahora marchamos, mañana votamos”, gritaron miles de gargantas este domingo en una marcha histórica que arrancó del centro de Dallas, justo afuera de la Catedral, en lo que fue la “suave amenaza”‘ con la que los hispanos demostraron su poder, ése que había estado adormecido y que ni ellos se habían dado cuenta que tenían.

Con un movimiento social que tímidamente inició en febrero pasado, del que se hablaba bajito y en español, los inmigrantes de este país buscan evitar que se apruebe la propuesta de Ley HR4437, considerada injusta entre otras cosas porque consideraría criminales no solo a quienes trabajen sin documentos, sino a quienes les ayuden, los empleen o les renten una vivienda.

La timidez se alejó cuando el pasado 10 de marzo miles de inmigrantes tomaron por asalto las calles de Chicago e iniciaron así un movimiento que hasta ahora no tiene precedente.

La marcha de Chicago desató la de Los Angeles, Phoenix, Milwaukee, Dallas y Nueva York y entonces pasaron a ser noticia, y se habló de ellas en varios idiomas, pero muy especialmente en inglés, para destacar el poder de 36 millones de hispanos. Claro que las reacciones no siempre fueron favorables.

Y ante la falta de escándalos o accidentes, las críticas se centraron en la falta de respeto de los inmigrantes quienes ondearon banderas de otros países, como la mexicana y desdeñaron la de las estrellas y las barras.

Gabriela Lemus, directora de políticas públicas de Lulac (Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos) en el país, fue quien tuvo la idea de hacer estas marchas y demostraciones, explica Lydia González Welch, productora de televisión y relacionista pública independiente en Dallas.

Para González Welch el hecho de que las mujeres estén jugando un papel tan importante en estas marchas y manifestaciones no es algo extraño. “Son ellas, somos nosotras las que padecemos los problemas de toda la familia, por eso hacemos cualquier cosa por arreglarlos; así sea caminar por horas y horas para que se nos reconozcan nuestros derechos”, comenta.

González Welch, ciudadana americana, descendiente directa de inmigrantes, asegura que aún cuando ella tiene todos los derechos y privilegios por ser documentada no podía estar de lado en “una lucha que me toca muy de cerca porque tengo familiares que están ilegales aquí”, comenta.

Ella, junto con otra docena de mujeres, está en la mesa directiva del comité que se organizó para esta marcha y todas son voluntarias.

García dice que le da gusto ver el despertar de los hispanos, saber que se han dado cuenta de que “tienen poder y van a usarlo a su favor y de paso van a beneficiar a miles”.

Medio millón de personas recorrieron este domingo las calles de Dallas en demanda de que los legisladores estadounidenses se inclinen por una Ley que legalice a la mayoría de los más de 11 millones de trabajadores indocumentados.

Otras concentraciones se realizaron en Salt Lake City. Utah, San Diego, California, Miami, Florida, Saint Paul, Minessota, y Salem, Oregón.

Para este lunes, se esperan movilizaciones simultáneas en más de 65 ciudades de Estados Unidos y se prevé que participen miles de inmigrantes y activistas.

06/LG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content