Inicio La mayoría de las mujeres cuidan a enfermos mentales

La mayoría de las mujeres cuidan a enfermos mentales

Por Fabiola Calvo

Los días mundiales sobre una u otra enfermedad permiten por lo menos que una parte de la sociedad, la implicada o la más informada, conozca con más crudeza los olvidos y las violaciones de los derechos humanos.

La pasada semana por ejemplo nos enteramos que el 26 por ciento de la población sufre trastornos psíquicos de distinto tipo (depresiones, ansiedad, esquizofrenia…), pero únicamente el 2.4 por ciento consulta a los servicios de salud mental y el 0.6 por ciento son hospitalizados cada año.

No es difícil suponer sin muchos estudios que todos tenemos algún grado de desajuste mental en medio de tanta guerra y deterioro social, pobreza y ninguna necesidad para los que están en la cúspide de la pirámide, pero sí es de analizar que la mayoría de las mujeres lleven el peso de la responsabilidad.

Desde luego que muchos hombres han asumido obligaciones en su vida familiar como el cuidado de los y las niñas (en algunos casos como placer) y los enfermos, pero no llegan a sumar un número representativo para las urgencias de cambio en su ámbito inmediato.

Sólo en España 400 mil personas padecen o están en riesgo de padecer esquizofrenia y el 84 por ciento viven con sus familias, es decir que alrededor de un millón de familiares están dedicados a sus enfermos, siendo sus cuidadoras en su mayoría mujeres.

Pero la situación pasa de castaña a oscura cuando las asociaciones pro salud mental piden que “los enfermos mentales sean aceptados, valorados y tratados como personas” y que se elimine “la marginación y la exclusión que se practica con estos enfermos”.

Las administraciones públicas están obligadas a dedicar más recursos económicos, sanitarios y humanos para que los enfermos tengan acceso a pisos terapéuticos, mini-residencias y así mismo para ocupaciones laboral, de ocio y tiempo libre que contribuyan al logro de la integración social.

La política que tracen los Estados -en las que se incluyen desde luego los recursos-, la actitud de la sociedad y la de cada persona, en particular la de los varones, son formas de compensar y liberar a las mujeres y a las familias dedicadas en exclusiva a esta responsabilidad.

Todos, todas estamos a la puerta de cualquier enfermedad mental o quizá padecemos alguna en silencio, pero que nadie se haga el loco a la hora de aplicar soluciones.

2004/FC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content