LA mirada, LA cámara, LA fotografía desde nosotras” y “Un estudio propio” en las Rejas de Chapultepec

NACIONAL
FEMINISMO
   59 fotoperiodistas y 60 fotografías de mujeres en el arte
LA mirada, LA cámara, LA fotografía desde nosotras” y “Un estudio propio” en las Rejas de Chapultepec
Imagen Cortesía
Por: Angélica Mancilla García
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/03/2019

“LA mirada, LA cámara, LA fotografía desde nosotras” y “Un estudio propio” son dos exposiciones que cohabitarán hasta el 31 de marzo, en la Galería Abierta de las Rejas de Chapultepec, como parte de Tiempo de Mujeres, “festival intergeneracional y multidisciplinario en el que participarán 790 artistas en más de 150 actividades gratuitas”, organizado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, como una invitación para que las mujeres se apropien del espacio público.

“LA mirada, LA cámara, LA fotografía desde nosotras” expone el trabajo de 59 fotoperiodistas mexicanas “que muestran fragmentos de este país visto a través de los ojos de las mujeres que lo han retratado durante casi cuatro décadas”; mientras que “Un estudio propio” (en alusión a la obra Un cuarto propio de Virgina Woolf), integra 60 fotografías de mujeres artistas en la intimidad de los espacios en que crean.

LA FOTOGRAFÍA DESDE NOSOTRAS

En entrevista con Cimacnoticias, la integrante de la organización “Periodistas de a pie” y curadora de la exposición de fotoperiodistas Mónica González, explicó que la temática fue abierta. “Nosotras no lanzamos una convocatoria, la convocatoria ya la había lanzado la Secretaría de Cultura, pero lo que hicimos fue una invitación por medio del listado de las colegas que conocíamos y que sabíamos que habían representado o hecho algo muy importante. No hubo una temática específica porque necesitábamos mostrar lo que ellas realmente querían mostrar, por eso la diversidad de las fotografías, si bien son movimientos sociales, violencias muy fuertes y muy sutiles, también son problemáticas y conflictos invisibles; o simplemente, en otros casos, como con la fotografía del parto, que se había censurado muchas veces y en muchas exposiciones, para nosotras es un logro colgarla”, dijo.

Esta exposición busca evidenciar la dificultad de ser mujer y ejercer el fotoperiodismo en México, debido a la precariedad laboral, la falta de seguridad social, la violencia, la censura y la casi nula difusión de sus trabajos.

Mónica González dijo que se buscó incluir “al fotoperiodismo de los diarios”, específicamente de las mexicanas que están trabajando activo e hicieron una “compilación de tres generaciones, sobre todo porque desde el 2009, después de la crisis de los medios de comunicación, hubo una fuga muy grande, salieron muchas mujeres de los medios de comunicación que más fotógrafas tenían: “Milenio” y “El Independiente”, que se quedaron sin chamba y algunas tuvieron la oportunidad de irse hacia las becas del Fonca y otras sencillamente optaron por el freelanceo en los medios escritos, pero ello representa no tener seguridad social, no IMSS ni Infonavit; entonces, lo que nosotras identificamos ahí es que a partir de eso te contrataban con la mitad del sueldo y además no te daban prestaciones y era un outsourcing para la empresa; y esto ha sido una cascada en declive, porque después hicieron recortes a los medios de comunicación”, explicó.

Sin embargo, las emergencias, especialmente los asesinatos en el gremio, han hecho que “siempre la precariedad laboral se quede hasta el final” y no se discuta ni se ponga en la agenda política, lo cual sigue poniendo en riesgo su labor como fotoperiodistas.

“Para nosotras era importante sobre todo mostrar nuestro trabajo y unificar un proceso en la mesa donde queremos hablar sobre todas estas problemáticas, con nuestras tipificaciones; el que se desbordara el grupo tan grande hizo que se evidenciaran diferentes necesidades, porque eran temas que estaban súper silenciosos por el poderío que se tiene en los medios de comunicación”, explicó.

Para la fotoperiodista, “la exposición es un pretexto para celebrar el encuentro, porque hay gente de la que no sabíamos hace años, pero también refleja algo que a nosotras nos deja muy satisfechas: habernos reunido” y, como lo explican en un pronunciamiento, “a pesar de todo y con todo, nos abrimos paso. Que si volviéramos a nacer volveríamos a elegir cargar estos lentes y estas cámaras”.

UN ESTUDIO PROPIO

La exposición “Un estudio propio”, coordinada por el Colectivo Mujeres en la Música A.C. y la Coordinadora Internacional de Mujeres en el Arte (ComuArte), y curada por las artistas Irma Velarde y Rossana Cervantes, busca evidenciar “las dificultades que tenemos las mujeres de tener un espacio propio para crear nuestras obras y no sólo crearlas, sino el espacio para llevarlas a cabo”, dijo Irma Velarde en entrevista con Cimacnoticias.

Que esta serie de fotografías se muestre en la Galería Abierta de las rejas de Chapultepc resulta muy emblemático porque “el impacto será tremendo en el sentido de que van a ver a las mujeres en su espacio trabajando, van a conocer a las mujeres artistas en su intimidad o espacio personal. No es fácil tener dónde trabajar tranquilamente ya que no es una oficina, es el hogar”, porque “la gente tiene la idea que las artistas tienen estudios ostentosos y lujosos, cuando no ven que unas trabajan en la azotea, en la cocina, en el cuarto de lavado, hay quienes en un rincón de la sala trabajan”.

Por su parte, la directora de ComuArte, Leticia Armijo, dijo en entrevista con Cimacnoticias que la importancia de esta exposición radica en “dignificar la imagen de la mujer, porque la historia del arte ha sido omisa con respecto a la creación artística de las mujeres porque siempre que se piensa en las grandes obras del arte, se piensa en un hombre, no en una mujer en su casa creando, con la tercera o cuarta jornada de trabajo, ya que, por lo regular, el momento en el que las mujeres crean es casi siempre en las madrugadas, en condiciones muy adversas y, en ese sentido, cuando la sociedad vea que las mujeres también pueden ser compositoras, además de abrirle una nueva perspectiva a las niñas y vean que ellas también pueden ser esto —porque no tienen esta información—, pues los varones también pueden decir que qué padre que las mujeres puedan ser todo lo que quieran, tengan una conciencia de igualdad y dignifique la imagen de la mujer para erradicar la violencia en contra de las mujeres”.

Después de este festival, que responde específicamente a un contexto, que es la conmemoración del 8 de marzo, esperan que se tenga una relación profesional con las instituciones encargadas de promover y difundir la cultura y las artes, que “haya una visión cultural de hacia dónde van las políticas culturales del país y en el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), igualmente los apoyos tendrían que darse a quien los necesita y no estar repitiendo sistemáticamente como de maestro a alumno y de grupo de poder a grupo de poder, se dan los apoyos”, dijo Armijo.

Llamó a romper con la “visión muy reaccionaria, muy anticuada, de que la cultura es de relleno y que la cultura no se tiene que pagar, y que nosotras vamos a seguir pidiendo limosnas. Pero la cuestión es que las mujeres en el arte sí tenemos que entrarle al tema y tenemos que pedirle expresamente al gobierno Federal que tome cartas en el asunto, que nos tome en cuenta y se hagan cambios, pero desde las políticas culturales, que realmente se diseñen tomando las voces de las personas”, concluyó.

19/AMG/LGL