Inicio » La pobreza extrema de las mazahuas

La pobreza extrema de las mazahuas

Por Román González

Mujeres indígenas de la zona mazahua, ubicada en el noroeste del Estado de México padecen condiciones extremas de pobreza lo que las ha llevado, junto con sus familias, a migrar a las grandes ciudades para buscar el sustento de ellas y sus hijos e hijas.

El de los mazahuas es otro de los grupos indígenas mexicanos que para cubrir sus necesidades básicas se emplea fuera de sus comunidades en la actividad agrícola, artesanal, industrial, como ayudantes de albañilería, cargadores en los mercados y vendedores ambulantes, sirvientas o vendedoras de dulces.

El Consejo Nacional de Población, (Conapo), registró un índice de marginalidad para la entidad de .6046, calificado como de grado bajo. Sin embargo en ocho de los 13 municipios que conforman la región mazahua existe un alto grado de marginalidad, siendo San Felipe del Progreso el más elevado con .9188.

A ello se suman las condiciones de aridez de la tierra situación que hace difícil el autoconsumo. Entre las y los mazahuas existen niveles serios de desnutrición, enfermedades, analfabetismo, hacinamiento, carencia de agua potable, estado pésimo de la vivienda y ausencia de servicios básicos.

DIFERENCIAS

Para el doctor en sociología, Eduardo Sandoval Forero, la migración de los jefes del hogar o de los hijos mayores modifica la dinámica del grupo doméstico, pues las madres buscan también un trabajo fuera del hogar.

Esta situación, apunta el investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México, hace que el poder se socialice y las relaciones horizontales se intensifiquen. La mujer asume las responsabilidades económicas y familiares, correspondiéndole tomar decisiones respecto a diversas situaciones.

En su trabajo, Población y Cultura en la Etnorregión Mazahua, destaca que, sin embargo, esta condición de jefa del hogar no le reporta un estatus social igual al de los hombres jefes del hogar frente a la comunidad y la sociedad en general.

La migración, la combinación de diversos trabajos, la participación de todos los integrantes en las actividades económicas, sociales y religiosas son los elementos determinantes, es decir, son las estrategias de sobrevivencia de la población indígena mazahua.

En este sentido, dice Sandoval Forero, el grupo doméstico mazahua cumple con funciones de socialización a través del padre y de la madre en la transmisión de conductas sociales, culturales y económicas que establecen la asignación de papeles a los hombres y a las mujeres.

También, refiere en el citado estudio, el matrimonio predominante se efectúa mediante el pedimento de la novia, sin embargo muchas veces para evitar los costos del pedimento, los hombres se roban a su novia, posteriormente se “arreglan” con sus padres para realizar la respectiva ceremonia.

LUGARES DE COINCIDENCIA

Según datos del Centro de Atención al Indígena Migrante (CATIM), dependencia del Gobierno de la Ciudad de México, en la capital del país hay 11 organizaciones mazahuas de vendedores ambulantes; casi un tercio de las 35 de todas las etnias presentes en la ciudad.

En el año 2000 había más de 140 mil indígenas trabajando en el Distrito Federal, muchos de ellos se desplazaban todos los días desde sus lugares de origen, según datos de Forero.

Muchos puestos de dulces a la salida de las estaciones del metro son también de estas mujeres mazahuas originarias de San Antonio Pueblo Nuevo, municipio de San Felipe del Progreso.

De allá mismo son las pocas mujeres que aún conforman la cooperativa Flor de Mazahua, antes llamado Centro Mazahua, creado en 1972 por el gobierno de Luis Echeverría con la intención de que las ¨marías¨ se capacitaran en la elaboración de muñecas y textiles artesanales, para que así con un trabajo formal se alejaran del comercio en la calle.

ZONA MAZAHUA

La región mazahua es una área indígena localizada en el noroeste del estado de México cuyo espacio se encuentra comprendido por trece municipios (Almoloya de Juárez, Atlacomulco, Donato Guerra, Ixtapan del Oro, Ixtlahuaca, Jiquipilco, Jocotitlán, El Oro, San Felipe del Progreso, Temascalcingo, Valle de Bravo, Villa de Allende y Villa Victoria).

2003/RGL/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: