Inicio La sanación a través de la energía

La sanación a través de la energía

Por Juana Eugenia Olvera*

Desde el primer curso de manejo de energía que tomé mediante las terapias de polaridad, mi cuestionamiento era el que si yo sería capaz de sentir los cambios de las energías a través de las manos y mi amiga Silvia, cuyo esposo enseñaba las técnicas, me pedía que no cuestionara, que simplemente me dejara sentir.

Silvia era una de las amigas de Alejandra, mi psicoterapeuta y con sorpresa supe que había hecho la carrera de arquitectura; fue una niña "bien" y posteriormente pasó tiempo en Canadá en donde -platicaba después- había estado mucho tiempo en el bosque meditando.

Cuando la conocí vestía al estilo hippie y era, como se dice ahora, de lo más "cool". Cuando tomé el curso en Tepoztlán mis dudas eran enormes, pero pude hacer caso omiso de ellas y empecé a practicar la polaridad. Muy pronto empecé a darme cuenta cómo en verdad sentía los cambios al estar trabajando. Existen determinados puntos donde una aplica los dedos y, sin generar mucha presión, se empieza a sentir cómo fluye la energía, en dónde está el bloqueo y cómo desaparece después de la terapia.

Esto me llevó a buscar más y, como se dice, lo que es tuyo, te llega casi sin buscar. No recuerdo cómo fue que vi la promoción de un curso para manejar la sanación con los cuarzos; lo impartía un doctor en medicina: Manuel Arrieta, quien tiene ahora una clínica en España. Lo tomé y en verdad me atraparon los cuarzos.

Siempre había admirado esas piedras maravillosas de múltiples colores que trabajan en armonía con los planetas y los signos zodiacales y poco a poco me fui involucrando al punto que también empecé a estudiar acupuntura pues maneja el equilibrio de las diversas energías que recibimos: del ambiente, de los cereales, de cada alimento y analiza cómo llega la mala energía que enferma, etcétera.

Junto con estos aprendizajes, en el tiempo que estuvo la clínica funcionando, llegó a nosotros una maestra de reiki, con quien aprendimos esta técnica redescubierta por el maestro Usui. La leyenda del reiki dice que este maestro fue cuestionado por sus alumnos sobre cuál era la técnica de sanación del maestro Jesús; al no saber la respuesta, inició una búsqueda por Oriente y Oriente medio y, como en una especie de iluminación, se le fueron apareciendo los símbolos y las formas de colocación de las manos sobre el cuerpo humano, sobre los chakras principales. Es una técnica muy similar a la terapia de polaridad, sólo que el reiki no toca el cuerpo y la polaridad sí.

Mucho del aprendizaje que he tenido a lo largo del tiempo es porque he tenido unos maestros maravillosos que cada uno me enseñó a creer en lo que estoy haciendo, a tener la certeza que el tema que estaba aprendiendo era real, por lo que aplicarlos era una parte muy importante de las técnicas.

En acupuntura, por ejemplo, cuando empezábamos a ver determinado canal energético, el maestro nos hacía trazar en papel el canal con sus puntos. Luego nos llevaba a una meditación para que visualizáramos en nuestro cuerpo el canal y sus puntos importantes.

Afortunadamente para mí -por el tiempo que meditaba- fue una tarea sencillísima y veía mis canales energéticos llenos de luz. Posteriormente debíamos recorrer el canal respectivo con los dedos de la mano y sentir dónde colocar las agujas y cómo, para vaciar el canal si estaba muy saturado o estimularlo para equilibrar el vacío. Una de las cuestiones generalmente aceptadas en esta medicina es que puede haber exceso o vacío de energía y por ello se enferma, y al equilibrarla, llega la salud. Hay fórmulas de acuerdo con cada escuela y, aplicadas de manera adecuada, la gente sana.

Una de las cosas que más me sucede es la sincronización. Aprendía una técnica específica y justo a la semana siguiente, más o menos, me llegaba un paciente con el problema estudiado, aplicaba la técnica aprendida y ¡voilá!, rl enfermo sanaba.
En un caso un amigo mayor ya no se podía levantar ni caminar y me llamó para que lo revisara. Era el caso de postración. Empecé trabajando en la línea de la vida con agujas y moxa. La moxa es una especie de cigarro hecho de una planta (artemisa absintia), que al calentarse y colocarse cerca de los puntos de acupuntura, manda la energía hacia dentro y esto fortalece la vitalidad; desde luego hay otros puntos que se activan con la moxa y al cabo de una semana el paciente está de pie reintegrado a la vida.

Hay también técnicas para fortalecer la vitalidad, técnicas estacionales, técnicas de emergencia; en fin, todo un mundo para prevenir, curar y mantener el equilibrio del yin y del yang.

* Narradora oral, astróloga y terapeuta.

12/JEO/PBC/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content