Inicio La tortura, ligada a la violencia intrafamiliar

La tortura, ligada a la violencia intrafamiliar

Por Nora Bucio

La tortura aplicada a las mujeres, ya sea por situaciones políticas o de corrupción en América Latina está ligada a la violencia intrafamiliar y la discriminación a grupos vulnerables, aseguró hoy Andres Buhelt, representante de la Asociación de Rehabilitación para Víctimas de Tortura con sede en Dinamarca.

En el VI Encuentro de la Red Latinoamericana del Caribe de Instituciones de Salud contra la Tortura, la Impunidad y otras Violaciones a los Derechos Humanos, que se realiza por cuatro días en Cuernavaca, Morelos y a la que asisten representantes de 17 organizaciones no gubernamentales de 13 países del continente y Europa, se habló sobre la mujer y la tortura.

Indicó el especialista que “a pesar de que nosotros distinguimos lo que es tortura según lo señala la ONU –que es la agresión física o psicológica de una autoridad hacia un civil-, podemos determinar que la violencia intrafamiliar forma parte interesante en la base de la tortura por parte de quienes la aplican”.

La liga inicia en los países de América Latina en donde hay una cultura muy arraigada de violencia intrafamiliar, la cual forma una base para tomar la agresión como una forma de comunicación y de muestra de poder sobre la víctima, enfatizó.

Buhelt refirió que las pasadas dictaduras latinoamericanas han sido más crueles contra las mujeres, ya que se aplicaba la tortura sexual contra este género y muy poco contra los hombres.

Sin embargo actualmente dijo, no se puede decir si es peor para unas personas u otras, ya que este límite se ha roto al torturar a través de violaciones a hombres, mujeres y niños y es totalmente inaceptable porque se aplica a quienes no tienen la oportunidad de salir, están sometidas al poder de una persona que representa a las autoridades o al gobierno, apuntó.

Señaló que a pesar de la inexistencia de estadísticas sobre la tortura en contra de mujeres, las organizaciones que buscan la erradicación de esta práctica, han podido determinar que un número importante de ellas son víctimas de martirios, sin embargo se abstienen de denunciar “no solamente por las amenazas y el miedo que pueden tenerle a sus victimarios, sino también por la vergüenza que les ocasionan las vejaciones de que son objeto”.

“Las mujeres en muchos países de América son objeto de tortura por parte de las autoridades, porque en esta se encuentra implícita la discriminación, pero no solo contra ellas, sino contra homosexuales, transexuales e indígenas y la mayoría de los sobrevivientes pertenecen a estos grupos”, concluyó.

2003/NB/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más