Inicio La ultraderecha, presente y soterrada, amenaza con el dólar

La ultraderecha, presente y soterrada, amenaza con el dólar

Por Rafael Maya

Todo parece tan tranquilo, y sin embargo no es así…

Como hormiguitas silenciosas, las y los integrantes de la delegación de Estados Unidos (EU) y grupos ultraderechistas de México acosan, vigilan y presionan a las participantes de la IX Novena Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y El Caribe, a fin de que no suscriban la declaración en la que se ratifican compromisos internacionales a favor de las mujeres.

Las mesas de trabajo y plenarias con la participación de más de 400 mujeres de 46 países de la región transcurren en aparente calma. Sin embargo, tras bambalinas y en los pasillos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, sede del evento, la ultraderecha estadounidense y mexicana hacen de las suyas.

Mediante gestiones diplomáticas desde Washington y el hostigamiento directo de la delegación de EU que asiste a la conferencia organizada por la CEPAL, las representantes de los gobiernos y organismos civiles de mujeres de los países de Centroamérica tienen sobre sí la amenaza de que si ratifican la Plataforma de Acción de Pekín de 1995, sus naciones se quedarán sin un solo dólar de apoyo del gobierno del tío Sam para los programas destinados a cumplir con las metas del milenio.

La “solicitud” estadunidense es simple: que los gobiernos de Centroamérica se apeguen a la agenda de la administración del presidente George W. Bush en materia de derechos sexuales y reproductivos que van a contrapelo del consenso internacional a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

Así, Washington presiona a los gobiernos de Centroamérica a que se abstengan de ratificar los acuerdos en materia de aborto legal, planificación familiar, educación sexual para adolescentes y a favor de la diversidad de las familias.

EL ACOSO

La nicaragüense María Teresa Leandón, integrante desde 1994 de Iniciativa Centroamericana de Seguimiento a la Plataforma de Acción Mundial de Pekín, denuncia el “atroz acoso” de la delegación de EU hacia las representaciones de Centroamérica.

“Se acercan a nosotras con un cura y empiezan a decir que la declaración (a firmarse este sábado) es para promover el aborto, y nos dan cantidad de información fundamentalista y ultraconservadora sobre las resoluciones del reciente Congreso Mundial de Familias”.

Y es que efectivamente, en una monumental pero discreta operación, la delegación estadunidense encabezada por Ellen Saverbrey reparte a diestra y siniestra desde el jueves –primer día de la conferencia– cientos de hojas con la declaración de ese congreso realizado en esta ciudad, así como volantes de color naranja en contra de los derechos sexuales y reproductivos.

“Incluso están trastocando los procedimientos de la CEPAL en materia de distribución de documentos; han atosigado a las delegaciones oficiales con información, y las abordan para decirles que no aprueben la declaración, que se abstengan”, advierte María Teresa con unos brillantes ojos color miel.

También se ve a un sacerdote de ascendencia africana rondando por los pasillos, mientras el clima de hostigamiento disimulado persiste.

“La delegación de EU se ha apoyado en los grupos más fundamentalistas de la derecha mexicana y esos grupos están aquí, en permanente movilización; hoy mismo han tenido presencia mayoritaria en todas las mesas y la plenaria. Hay cierta persecución al trabajo de las activistas, se nos interroga, se nos vigila, se llega al acoso”, alerta la nicaragüense.

LA CONEXIÓN MEXICANA

En el comedor a la hora del almuerzo, en las salas de debates, los corrillos y en las mesas donde se sirven el café caliente y las galletas, rondan discretas las integrantes de grupos ligados al antiabortosta Provida.

Calladitas, sin hacer el escándalo que de un momento a otro esperan las feministas de izquierda, se ven las dirigentes de la Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem). Una de las que siempre están en los eventos de género es Dora Sierra, de la Asociación de Mujeres Intelectuales, agrupación de corte ultraconservador.

Por ahí andan también diputadas y senadoras del Partido Acción Nacional como Rita María Esquível, Patricia Flores, Margarita Zavala y Blanca Eppen. Pero el azul del PAN no está nada más en las ropas de las legisladoras, también se ve en el enorme “stand” que colocó el Inmujeres para dar a conocer “Las mejores prácticas de México”.

La amenaza de que las agrupaciones mexicanas de derecha arrebatarían la palabra a las ONG “progresistas” el día de mañana en la clausura de la conferencia, quedó en eso, pura amenaza. Las feministas tienen su lugar asegurado para hacer escuchar su voz.

OPTIMISMO

Con todo y que EU viene pisando fuerte, como en la mañana de hoy cuando Ellen Saverbrey dijo sin pudor que “una buena estructura familiar” es la base del desarrollo y jamás apuntó –a diferencia de las demás delegaciones— que su gobierno ratificará los compromisos a favor de las mujeres, el optimismo de las feministas de izquierda permea en la conferencia.

Confían en que a pesar de sus estratagemas, EU quedará aislado del consenso que este sábado firmarán los gobiernos de América Latina y el Caribe en beneficio de la población femenina. “América Latina no está dispuesta a ceder a las presiones de Washington”, reta María Teresa mientras las activistas de la sociedad civil preparan apuradas su declaración final.

04/GMT/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más