Inicio » La violencia contra las niñas crece y gobiernos poco hacen: HRW

La violencia contra las niñas crece y gobiernos poco hacen: HRW

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Human Rights Watch (HRW) denunció que las niñas en el mundo están en riesgo de sufrir violencia en las calles, escuelas, en sus propias casas, en sus trabajos y en instituciones gubernamentales.

De acuerdo con un estudio reciente de la organización, realizado en 15 países, dice Jo Becker, directora de la división de los derechos de la infancia de Human Rights, estos riesgos incluyen violencia psíquica y sexual en escuelas, centros de trabajo y centros de detención, pero ante la necesidad de que se tomen medidas para responder y prevenir a estos abusos los gobiernos salen reprobados.

Los países donde se llevó a cabo la investigación fueron: Afganistán, Brasil, República Democrática del Congo, Egipto, El Salvador, Guatemala, Indonesia, Iraq, Malasia, Moroco, Nueva Guinea, Sudáfrica, Togo, Estados Unidos y Zambia.

En muchos de los casos registrados en estas naciones, se encontró que las niñas son maltratadas y/o abusadas por individuos que presumiblemente están para protegerlas, tales como sus guardianes, maestros, empleadores y policías, añadió.

En Sudáfrica, según datos obtenidos de reportes médicos, las víctimas de violación especificaron ?en el 37 por ciento de los casos registrados- que el perpetrador fue su maestro.

En países con conflictos armados, los ataques se dirigen sobre todo contra maestras y niñas. Ejemplo de ello es Afganistán, donde ellas son asesinadas y las escuelas quemadas o bombardeadas. En el periodo de enero del 2005 a junio del 2006, Human Rights Watch documentó más de 200 incidentes de maestros y estudiantes que fueron matados o intentaron matarlos.

En el caso de niñas que realizan trabajo doméstico, son los empleadores quienes abusan, no solo psíquicamente, de las niñas, pues también les hacen padecer severas golpizas, quemaduras con plancha, abusos que llegan a causarles la muerte.

Ante su extrema vulnerabilidad, no es remoto que estas niñas sufran abuso sexual.

Las niñas que están en contacto con los sistemas de justicia también están en riesgo de violencia. Sufren principalmente abuso sexual y violación por parte de policías o bien por el personal de los centros de detención.

En estos lugares también son muy frecuentes la violencia psicológica y los tratos humillantes, cometidos por los hombres miembros de los centros de atención, quienes aplican las medidas disciplinarias.

El organismo de derechos humanos dice que las niñas que trabajan en la calle o viven en la calle pueden ser también blanco de policías.

SE NECESITA MÁS QUE PALABRAS

Los derechos humanos de las niñas no son respetados, por lo cual los gobiernos necesitan ir más allá de las palabras, entrar en acción y demostrar que la violencia de la que son objeto será castigada.

De ahí que Human Rights urgió a los gobiernos a tomar inmediatas acciones, como la creación de líneas telefónicas confidenciales para recibir las denuncias y reportes de los abusos que son objeto las niñas, incluyendo mecanismos accesibles para las estudiantes, trabajadoras domesticas y niñas en centros de detención.

Los urgen también a investigar de inmediato y efectivamente esos abusos, detener a los que cometen los delitos, dar consejería a las niñas víctimas y seguir el caso denunciado hasta su fin.

También dar atención medica a las victimas, incluyendo la contracepción de emergencia, consejería para el trauma sufrido y examen de detección y medicamento del VIH/Sida.

En los casos en que se sospeche que las niñas viven en una situación de inseguridad, propone HRW a los gobiernos implementar una estrategia para monitorear, prevenir y responder a este problema, por medio de la educación.

Y, finalmente, en el caso de niñas que están en conflicto con el sistema de justicia, darle agilidad a su proceso y que su detención sea lo mas breve posible. También prohibir el exceso de la fuerza y medidas disciplinarias que comprometan su salud.

DEMANDAS COMPARTIDAS

En este sentido y en el mismo tono, Amnistía Internacional (AI) lanzó un llamado para poner fin a la violencia contra las mujeres, a la impunidad por los actos de violencia contra las mujeres, a las leyes discriminatorias. A implementar normas internacionales para los derechos humanos de la mujer y un cambio en las actitudes sociales que toleran y fomentan la violencia contra las mujeres.

Dice AI en incomunicado que la impunidad, la indiferencia, las leyes y las acciones legales discriminatorias son las causas subyacentes de la violencia contra las mujeres.

En muchos países, leyes, políticas y prácticas discriminan a la mujer, negándole la igualdad con los hombres, tanto en la esfera política como en la económica y la social.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el organismo explica que en muchas partes del mundo las mujeres siguen sin tener derecho al voto, o un acceso a la propiedad en condiciones de igualdad, o derechos familiares. En muchas sociedades, las leyes, la tradición y la costumbre someten a las mujeres y las hacen vulnerables a la violencia.

Para Amnistía Internacional, la violencia contra las mujeres adopta numerosas formas. Darfur ofrece uno de los ejemplos más extremos en el mundo actual: en esta región de Sudán, la violación se utiliza sistemáticamente contra las mujeres. Aunque es imposible saber con exactitud cuántas mujeres han sido víctimas de la violencia, desde que comenzó el conflicto armado, es indudable que miles de ellas han sido violadas.

Y sobre el caso especifico de México, subraya que la violación no se utiliza solamente como arma de guerra en conflictos abiertos, pues en tiempos de paz Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú, de la comunidad indígena tlapaneca, fueron violadas por integrantes del ejército mexicano, en febrero y marzo de 2002. Cinco años después, aún están esperando que se haga justicia.

El factor más importante que permite que persista la violencia contra las mujeres, continúa, sea en tiempo de paz o de guerra, es el hecho de que quienes atacan y violan a las mujeres saben que pueden hacerlo con impunidad.

Y cuando las mujeres se alzan y tratan de poner fin a la desigualdad, a menudo se convierten en víctimas una vez más.

En este sentido, el organismo internacional destaca que sólo cuatro días antes del Día Internacional de la Mujer, más de 30 mujeres activistas fueron detenidas mientras participaban en una manifestación pacifica en Teherán, Irán, frente a la sede del Tribunal Revolucionario de Teherán, donde se habían congregado para protestar en el juicio de cinco mujeres procesadas en relación con una manifestación celebrada el 12 de junio de 2006.

La manifestación, donde se pedía que las mujeres disfrutaran de igualdad de derechos respecto de los hombres en la legislación iraní, fue disuelta violentamente por las fuerzas de seguridad, que detuvieron al menos a 70 personas.

Este reciente hecho pone de relieve los motivos por los que Amnistía Internacional apoya la Campaña por la Igualdad, del colectivo de activistas que defiende los derechos de la mujer en Irán, y que tiene como objetivo recoger un millón de firmas de los iraníes a favor de que se introduzcan cambios en la ley para poner fin a la discriminación legalizada de la mujer, dice el boletín del organismo.

Shirin Ebadi, laureada con el Premio Nobel de la Paz 2003, e Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional, afirman que existe una relación directa entre la paz, la justicia y el respeto a los derechos humanos.

“Mientras se nieguen los derechos humanos a las mujeres, en cualquier parte del mundo, no puede haber justicia ni paz”, dicen las activistas.

“Reconocer la igualdad de derechos de la mujer es, por tanto, un requisito esencial para la creación de sociedades fuertes, sostenibles y estables, y garantizar que las mujeres gozan de igualdad respecto de los hombres en todas las áreas de la vida es un paso clave para hacer que los derechos humanos sean una realidad universal”.

07/LPB/GT/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: