Inicio La violencia emocional, un abuso de poder

La violencia emocional, un abuso de poder

Por Susana Aranda

La violencia de género surge de la discriminación y la desigualdad. “Cualquier estructura que sea distinta, como en este caso, el ser hombre y ser mujer”, tiene como resultado la violencia, comentó Rocío Corral, directora del Centro de Apoyo a la Mujer Margarita Magón.

Las mujeres se consideran del grupo vulnerable, aunque son más de la mitad de la población; “estamos hablando de esta discriminación ya que estamos en este sistema patriarcal” afirmó al participar en el programa Público y Privado, producción de Comunicación e Información de la Mujer, AC (CIMAC) que inició transmisiones en el 660 de AM.

La violencia contra las mujeres no es un discurso, es una realidad. “Las estadísticas dicen que en su mayoría las mujeres somos más violentadas”, y lo más común es culparlas: “ellas son las que educan”. Se piensa que sólo las mujeres educan y por eso las culpan; esto es parte de la violencia contra nosotras. “La educación es responsabilidad de ambos, de la pareja”, explicó.

Para la directora del Centro de Apoyo a la Mujer Margarita Magón, la violencia es un abuso del poder: “la violencia emocional es todo aquel abuso del poder que va deteriorando la autoestima de quien la recibe” y se puede probar a través de peritajes psicológicos. “Es un ejercicio de poder y quienes están menos empoderadas son las mujeres”.

Silvia Edith Morales, coordinadora de Atención Psicológica (Adivac), explicó: “existe una cultura de educación de género en donde a las mujeres se nos educa para servir a los demás, de tal manera que vamos creciendo y seguimos educadas para servir a una persona”, y cuando se ofende con cosas como “ya subiste de peso, te ves gorda y fea”, son palabras que lastiman pero no se nota, se ven normal porque pensamos que la otra persona las dice por nuestro bien.

A los hombres les cuesta mucho trabajo expresar las emociones, los afectos, porque no son educados para ello; sin embargo se pueden reeducar y para que se expresen de una manera más armónica, más adecuada. La misma pareja les puede ir enseñando cómo le gustaría que la trataran para que no ejerzan violencia emocional con la persona; por ejemplo, llamarla por su nombre, comentó la coordinadora de Adivac.

Para Silvia Edith Morales es necesario hacer una distinción entre lo que es violencia y lo que es agresión; “la violencia es una manera de ejercer el poder para someter a la otra persona, y la agresión es algo innato en los seres humanos. Tenemos esta parte de ser agresivos; por ejemplo, cuando una mujer se siente violentada, no contesta con violencia, sino con agresión, porque es para salvar su vida o a sus hijos, porque peligran, y por eso responde de esa manera contra un hombre”.

Para finalizar, Morales manifestó que una manera de tener una relación sana en la pareja es que exista libertad, respeto a las personas, espacio y colaboración en el desarrollo de quienes se involucran en la relación.

05/SA/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content