Inicio » La violencia restringe libertad de las mujeres en las ciudades

La violencia restringe libertad de las mujeres en las ciudades

Por Gladis Torres Ruiz

Cuando se despertó, Maty no sabía dónde estaba,

tenía seis años, estaba asustada, adolorida y su madre le repetía tranquila, tranquila, mientras un doctor hablaba con voz grave. Esa mañana -relató Maty- en mi casa el vecino me dijo ven conmigo, te doy un chocolate, después no sé, entre eso y el hospital no me acuerdo de nada.

Cuando la llevaron de regreso a casa, la vida de Maty había cambiado y el vecino violador ya no estaba. Después sabría que sus padres no quisieron denunciarlo a la justicia y llegaron a un acuerdo amistoso.

Los padres del muchacho de veinte años lo mandarían a vivir a otro lado y eso sería todo, relata Maty, ahora una mujer de 21 años, en el Suplemento Jóvenes Crecer en las Ciudades, del informe sobre el Estado de la Población Mundial 2007, realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés).

Quince años más tarde, Maty sigue sin perdonar a sus padres por no haber acusado a su violador y narra cómo sus hermanos, sus vecinos, las y los chicos del barrio se burlaban de ella: cuando la veían le repetían la palabra sekou, sekou, que significa loro, porque era el apodo del tipo que abusó de ella.

En Senegal, de donde es originaria Maty, como en muchos otros países, no hay estadísticas sobre las violaciones, pero los relatos de la prensa y las consultas en hospitales y centros muestran que el caso de esta niña es uno entre muchos miles que ocurren.

La gente dice que una chica debe ser virgen, que debe ser pura, que tiene que guardar su honor para su hombre, hasta el matrimonio. Me gusta esa palabra, honor, dice Maty, con una risa triste, antes me molestaba porque sentía que había perdido mi honor, que estaba sucia, que todos lo sabían y no lo soportaba, ahora eso ya no me molesta.

La joven sigue viviendo en Rufisque, una ciudad de 200 mil habitantes en los alrededores de Dakar, la capital de Senegal. Tiene tres hermanas y cinco hermanos, mayores y menores; ella está en medio.

Nunca habló con sus padres del odio que le causó su conducta, en realidad en todos estos años la familia no volvió a hablar de aquello, sus padres hicieron como si lo hubieran olvidado y ella, durante mucho tiempo, intentó hacer lo mismo.

A los dieciocho años, Maty mantuvo una relación de noviazgo con un muchacho del barrio que la había pretendido durante meses. Era un tipo un poco brusco y mujeriego, pero la joven pensó que quizás podría cambiarlo.

Las discusiones empezaron cuando él le exigió que tuviera relaciones sexuales con ella, puesto que ella se negaba y él la amenazaba: si tú no quieres entonces me voy a acostar con Fulana, con Mengana. Un día, en medio de una discusión, él la forzó.

La pesadilla de su infancia se repetía, pero un día Maty vio un documental en la televisión sobre la violencia sexual en África, donde decían que muchas jóvenes violadas sufrían de irritabilidad, aislamiento, falta de concentración, dolores de cabeza; le pareció que estaban hablando de ella, recordó que todo eso le había sucedido a raíz del primer ataque que sufrió.

La idea de que su caso no era único le dio ánimos para consultar a la asistente social del Centro de Orientación para Adolescentes, que funciona en el Centro Departamental de Educación Física y Deportiva de su ciudad.

Si Maty hubiese vivido en un pueblo o en el campo, no habría tenido acceso a ese servicio, subraya el documento del UNFPA.

Desde entonces, la joven mujer organiza charlas, proyecciones de películas y encuentros para discutir temas de salud reproductiva con las y los jóvenes de su ciudad.

Maty aprendió, entre otras cosas, la promoción del conocimiento sobre salud sexual y reproductiva, resolución de conflictos y habilidades de negociación, que pueden ayudar a la gente joven como ella a protegerse.

En Senegal hay ocho Centros de Orientación para Adolescentes, instalados por el Ministerio de la Juventud, que ofrecen servicios de salud reproductiva en las ciudades más importantes del país.

VIOLENCIA POR MOTIVOS DE GÉNERO

La violencia por motivos de género y los enormes daños físicos, psicológicos y financieros que acarrea para las mujeres y para la sociedad, es un rasgo de la vida urbana, independientemente del nivel de ingresos o educación, afirma el informe sobre el Estado de la Población Mundial 2007.

En este sentido el documento detalla que la violencia en sus diversas formas, desde la intimidación hasta el ataque sexual, restringe la capacidad de las mujeres de desplazarse en las ciudades y en torno a ellas, con lo que se reduce su libertad para buscar trabajo, y acceder a servicios sociales y actividades de esparcimiento.

Las mujeres corren mayor riesgo de violencia por motivos de género en las zonas urbanas, debido a la erosión de las normas culturales que rigen las relaciones entre mujeres y hombres. La pobreza, el traslado a un nuevo ámbito (en el caso de los migrantes), el desempleo, el salario insuficiente, la exclusión social y el racismo pueden producir frustración a los hombres y acrecentar la vulnerabilidad de las mujeres.

Según investigaciones realizadas en Filipinas, la pobreza y la residencia urbana están asociadas a una mayor probabilidad de violencia por parte de los compañeros íntimos.

Un estudio de mujeres urbanas de Moshi, República Unida de Tanzania, comprobó que el 21.2 por ciento de ellas habían experimentado incidentes de violencia ocasionada por su pareja en el año que precedió a la encuesta, y más de una cuarta parte había sido objeto de violencia en algún momento de su vida.

Sin embargo, el documento del UNFPA destaca que es mucho más probable que las mujeres urbanas denuncien haber sido objeto de violencia en el ámbito urbano que en las zonas rurales, simplemente por que cuentan con mayores posibilidades de denunciar la violencia que sufren.

07/GT/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: