Inicio » Las Abuelas de Plaza de Mayo: 25 años de búsqueda

Las Abuelas de Plaza de Mayo: 25 años de búsqueda

Por Sandra Russo

Ayer exactamente hace 25 años, en la ciudad de La Plata, un pequeño grupo de mujeres desesperadas se reunía por primera vez. Con un té y un bizcochuelo de naranja intentaron darle a ese encuentro la calidez que ninguna de ellas tenía ya en su alma: sus hijas y sus hijos habían desaparecido meses antes, a manos de los grupos de tareas de la dictadura militar. Lo que esas mujeres tenían en común era que todas sabían, fehacientemente o por mensajes dirigidos a ellas desde los campos de concentración, que sus hijas o sus nueras estaban embarazadas. Investigar el destino de esos niños y buscarlos fue a partir de entonces la razón de sus vidas.

Laura Carlotto era una joven militante peronista que había desaparecido de la Facultad de Humanidades de La Plata en 1977. Cuando fue secuestrada, estaba embarazada de dos meses. Sus padres no lo sabían. Desde su lugar de detención clandestina, Laura se las ingenió para que lo supieran. Ese mensaje fue leído con extremo realismo: Laura estaba en algún lugar del que sospechaba que no saldría con vida, pero quería que sus padres supieran que iba a tener un hijo, y que lo llamaría Guido, como su padre.

Como Laura hubo centenares de detenidas desaparecidas que fueron mantenidas con vida hasta el momento del parto, y después ejecutadas. Los niños fueron en muy pocos casos abandonados: en la gran mayoría, fueron un botín de guerra que los militares repartieron entre ellos mismos o sus allegados, pagando favores o comprometiendo complicidad. La madre de Laura, Estela Barnes de Carlotto, es hoy la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, y es además una de las personalidades más transparentes e intachables en un país que presencia su propio derrumbe moral.

Setenta y tres: ése es el número de niños que a lo largo de estos últimos 25 años las Abuelas han restituido a sus familias de origen. Fueron en todos los casos búsquedas tenebrosas, espinosas, difíciles. Hubo escollos imprevistos y siniestros, como el apego que muchos de esos niños ya habían desarrollado, manipulados desde la cuna, por sus apropiadores. Más de una vez las Abuelas se vieron en una encrucijada, cuando los hijos de los desaparecidos defendieron pública y férreamente a sus padres adoptivos. Los más débiles, los más vulnerables, enfrentaron un dilema psíquico insoportable: tenían que admitir que ese papá y esa mamá que se suponía que los amaban tanto, habían sido cómplices de los asesinatos de sus padres biológicos.

En septiembre último, una ráfaga de balazos ametralló la casa de Estela Carlotto. Fue una advertencia a toda la sociedad argentina. Quedan residuos de aquel horror. Quedan amenazas. Ayer las Abuelas cumplieron 25 años, y ésa es además la edad de los chicos y las chicas que permanecen desaparecidos. Tienen otros nombres, otras identidades, ignoran su origen, seguramente creen, si saben que son hijos adoptivos, que sus padres se desentendieron de ellos. La lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo tiene por objeto acercarles la verdad, porque como la propia Carlotto asegura siempre, ningún amor basado en la mentira es verdadero.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: