Inicio Las cubanas también crearon el nuevo sonido del mundo

Las cubanas también crearon el nuevo sonido del mundo

Por Mariana Ramírez-Corría

Las mujeres cubanas han tenido siempre un papel importante en la música de la Isla. Al principio, eran fuentes inagotables de inspiración, después se volvieron esenciales en los diferentes géneros y estilos.

Si la historia musical de este país es examinada a fondo, se encontrará que las mujeres le han heredado las formas de componer, interpretar y sentir la música.

Remontándose hasta el siglo XVIII, los nombres de mujeres famosas se han asociado con las guitarras, pianos, violines, harpas y batutas de los directores.

En el siglo XIX, la recién formada la nacionalidad cubana estuvo marcada en la superestructura del país. Después de la abolición de la esclavitud, los hombre de color libres, en conjunto con los acordes musicales de Sevilla y un inmaculado sentimiento nacionalista, crearon el nuevo sonido del mundo, donde las mujeres también estuvieron.

Mujer compositora, Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), hija de un oficial de la Armada Española y una cubana de la provincia de Camaguey, situada a 533 kilómetros al este de la Habana.

Mujer pianista y compositora: Cecilia Arizti Sobrino (1856-1930), fue la primera mujer que escribió música de cámara y concierto. Mujer que cantó en público, Paulina Álvarez (1892-1965).

Las trovadoras: María Teresa Vera (1895-1965), Angelita Bequé y Mercedes Brobon, entre otras.

MAS ALLÁ DE CUBA

En la voz de las mujeres, las canciones cruzaron las fronteras de América Latina y Europa: Veinte Años, Longina y Santa Cecilia, y los nuevos géneros -danzón y danzonete- son los nuevos géneros que aún se escuchan en Colombia, México y Venezuela.

El 10 de Octubre de 1922, en la primera transmisión de radio en La Habana, la cantante fue Rita Montaner, La Única (1900-1958). Rita Montaner se graduó en el piano, aunque prefirió el canto. Hoy la voz de Aurora Basnuevo, también mestiza, nos recuerda la interpretación de Montaner. Montaner compartió el escenario con Hortensia Coalla, Luisa María Morales, María de los Ángeles Santana, Tomasita Núñez, Zoriada Marrero, Rosario García Orellana, por nombrar algunas.

Otra cantante que se debe mencionar es Esther Borja. Recordada por haber cantado por primera vez una melodía compuesta especialmente para ella “Damisela Encantadora”, del maestro Lecuona.

No olvidemos a María Cervantes, dijo María Álvarez Ríos, una musicóloga, compositora y pianista, quien a sus 86 años, recuerda a aquellas que como ella se internaron de manera profunda en la composición musical para descubrir sus más ocultos secretos.

María fue la hija de Ignacio Cervantes (1847-1905), considerado una de los músicos cubanos más importantes del siglo XIX. Sus excelentes “Danzas para piano”, una sutil síntesis de la idiosincrasia musical heredada a su hija, quien también fue pianista y compositora.

Algo muy peculiar que observamos en todas estas mujeres compositoras es que las “Danzas”, música de criollas, fueron una genuina expresión de arte nacional.

Fue una necesidad el hablar en cubano, como menciona el maestro Harlod Gramatges, la que se incorpora en los teclados y que tuvo una expresión en pequeños formatos, agrega María Álvarez Ríos.

Ese fue sólo el principio del movimiento musical de las mujeres, el cual nunca ha cesado. Las academias de música las reciben como estudiantes y maestras. Cuba fue conectada con los movimientos vanguardistas.

Gisela Hernández (1912) compone música engendrada por las impresiones de Ravel y las sutilezas del Renacimiento madrigal, pero con una presencia cubana substancial.

Ha existido una necesidad histórica para el canto y la composición, las mujeres no siempre siguieron las reglas impuestas, mas bien, rompieron patrones establecidos.

Marta Valdés tenía timbre, color, ritmo, armonía y una sensación de fragilidad que le imponía a sus composiciones difíciles de interpretar si no se tiene el sentido, la inclinación musical y es incapaz de oler la flor cubana “galán de noche”, nombre dado en honor al famoso poeta José Jacinto Milanés.

EL CAMINO SE PAVIMENTO

Mujeres que mencionan las flores, Isolina Carrillo; cuentan sus sueños, Sara Jústiz; hacen canciones para la lluvia que cae, crean maravillas a partir de errores, Ernestina Lecuona (1882-1951); cantan canciones de la campiña, Celina González (1929); con batuta en mano conducen música de cámara, Zenaida Castro Romeou (1952).

Mujeres que escriben música de piano para niños, Gloria Agramonte, Belinda Romeou, Teresita Fernández y Liuba María Hevia. Que tienen absoluto sentido del tono musical, María de la Caridad Valdés (1956) y Omara Portuondo (1930).

Y en el nuevo milenio, nuevas voces y expresiones sellarán la nacionalidad genuina de sus predecesoras para siempre.

Estadísticas demográficas muestran que en 1899 había 46 mujeres por 582 hombres en la música. En el censo de 1907 había 51 mujeres por 711 hombres, y en 1919, 71 mujeres y 791 hombres.

En los censos de 1943 y 1953, eran 745 mujeres y dos mil 184 hombres y mil 80 mujeres y dos mil 322 hombres, respectivamente. Todas y todos componían o interpretaban música cubana de concierto o popular.

Ya en 1513 existían africanos en Cuba y es sabido que la iglesia católica imponían una fuerte atracción a ellos, posiblemente por los rituales musicales.

Así que Micaela y Teodora Gines, cantantes negras libres entraron a escena, quienes junto con el violinista Pascual Ochoa fueron escuchados en fiestas e iglesias.

En 1582, en Santiago de Cuba, existía una pequeña orquesta compuesta por dos pianistas, un violinista de Sevilla y Teodora Gines. De aquel tiempo ha sobrevivido El son de la Madre Teodora, la más vieja composición cubana que se conoce.

2005/SEM-Cuba/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content