Inicio Las cuotas en partidos políticos deben buscar mayor equilibrio

Las cuotas en partidos políticos deben buscar mayor equilibrio

Por Román González

El índice de porcentajes de participación femenina en procesos electorales, no significa que sus candidaturas tengan la posibilidad real de traducirse en una proporción igual en escaños de los congresos legislativos, aseguró la investigadora Jacqueline Peschard de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

En México, donde la legislación obliga a los partidos políticos a que las candidaturas postuladas no excedan del 70 por ciento para un mismo género, cada uno de ellos cumple con el ordenamiento de acuerdo con sus propios estatutos, es decir, de acuerdo con la cultura política de sus cuadros y militantes.

La ex consejera electoral del Instituto Federal Electoral (IFE), en su estudio “El sistema de cuotas en América Latina. Panorama general”, revela que la experiencia demuestra que es posible acatar la norma sin cumplir con su espíritu, ya que coloca a las mujeres al final de las listas de candidatos titulares.

Peschard indica que mientras para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que tienen cuotas diferentes –50 y 30 por ciento respectivamente–, de cada tres candidatos una es mujer, en el caso del Partido Acción Nacional (PAN), no hay orden de antelación alguno

Para la académica de la UNAM, en América Latina las cuotas rendirán frutos inmediatos en la medida que estos mecanismos estén acompañados por procesos de cambio capaces de generar un tejido social más equilibrado entre mujeres y hombres en términos de acceso a la educación, salud y al empleo.

En ese sentido, destaca que esto implicaría la introducción de un conjunto de políticas de bienestar social, encaminadas a garantizar la existencia de instituciones sociales de respaldo efectivo a las tareas domésticas, tales como guarderías, seguros de desempleo, centros de atención infantil y licencias de maternidad, entre otras.

Peschard refiere que actualmente en América Latina es la institución familiar la que ha ocupado el lugar de esas instituciones sociales, es decir, es la solidaridad familiar y no una estructura social en apoyos organizadas por el Estado, la que permite a la mujer ocuparse fuera del ámbito doméstico.

La especialista considera que en la valoración sobre la implementación de las cuotas en la región, es preciso tener en cuenta que su adopción es muy reciente y por tanto no se cuenta aún con un período suficiente de vigencia para medir su efectivo funcionamiento.

Las sociedades más abiertas a la equidad de género en los campos social, cultural y educativo, están en mejores condiciones para que las mujeres puedan competir efectivamente para obtener cargos públicos, tanto de representación como de responsabilidad política, añadió.

Desde luego que aspectos culturales y religiosos pesan sensiblemente, ya que en los países en donde hay una tradición de separación entre la Iglesia y el Estado, tales como México, Costa Rica y Cuba, existe un mayor reconocimiento al derecho de las mujeres a participar en condiciones de equidad, concluyó.

2004/RGL/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más