Inicio Las fotógrafas, la otra mirada

Las fotógrafas, la otra mirada

Por Soledad Jarquín Edgar

Blanca Estela Hernández y Alicia Huerta comparten la tarea profesional del fotoperiodismo. El entusiasmo que se contagia, el perseguir la imagen, “el olfato” periodístico; tienen el dedo puesto en el obturador, por si las dudas… para que no se escapen las imágenes, que no se vayan los instantes, para detenerlos, congelarlos en el papel fotográfico, eternizarlos, reducirlos a una fracción de segundo para siempre.

Alicia y Blanca pensaron mucho en el nombre de su exposición y terminaron por ponerle Fotoperiodismo en Femenino. La muestra fotográfica es una revelación literal de ellas mismas; muestran la sensibilidad del ojo humano desde las propias mujeres –aciertan-, por eso el nombre, por eso la intención. La exposición abierta al público en el café cultural Nueva Babel (Porfirio Díaz 224), permanecerá ahí por las siguientes tres semanas, pero en sus vidas estará para siempre porque ya tienen sobre ellas una marca de origen.

En el periodismo siempre hay riesgos, expone Alicia Huerta -fotorreportera del diario Noticias-, pero francamente las mujeres estamos dispuestas a enfrentar ese peligro. Por eso no nos gusta que nos digan que a ciertos lugares no nos mandas “para no ponernos en peligro, es sin duda una forma velada de decirnos Tú no vas porque eres mujer”.

Cierto, añade Blanca Hernández –del diario El Imparcial-, “no te lo dicen pero así notamos que en su afán por protegernos nos limitan, y entonces te sacan de la jugada y te mandan a lo que desde su concepción sería propio para nosotras, como cubrir conferencias”.

Sin embargo, Blanca rompe la estrategia, en su caminar por las calles de Oaxaca encuentra la “foto” y así lo muestran las imágenes que expone, donde la violencia o “la acción”, como ella la llama, están presentes. Son rostros de inconformidad, de intolerancia, son los hombres y mujeres que se enfrentan a policías, que demandan a gritos y sombrerazos sus derechos…

Al igual que Blanca, Alicia es también corresponsal de Cuarto Oscuro. En el caso de Alicia dice que “las fotos de las conferencias”, además de aburridas, sin duda le quitan espacio a las buenas fotos, a mejores fotos. “En Oaxaca –dice- hay mucho material para ilustrar una conferencia, pero además es aburridísimo tomar esas fotos”, añade con enfado.

Además de “cuidarlas por ser mujeres”, hay otras limitaciones para ellas. Ambas coinciden en que ojalá los editores y “los jefes” vuelvan sus miradas hacia ellas, porque también requieren de buenos equipos para hacer su trabajo, aunque lo visto en la exposición muestra que “la que es perica dondequiera es verde”, como dice el refrán.

FOTOPERIODISMO EN FEMENINO

A veces, cuando te excluyen creen que te hacen daño, pero en nuestro caso nos hicieron un gran favor, comenta Alicia al referirse a la forma en que nació la exposición.

Cuentan que de manera individual fueron invitadas a participar en una famosa exposición colectiva; les dijeron que las llamarían, “nos dieron hasta la fecha”, pero la fecha se cumplió y la invitación no llegó. De todos modos acudieron a la inauguración, donde se dijo expondrían “reconocidos fotógrafos, lo que nunca nos indicaron que ser reconocido es ser hombre y no mujer”, señalan.

Por eso, e impulsadas por otros fotógrafos varones, decidieron montar su propia exposición, donde tienen puesta su mirada, la mirada de las mujeres fotógrafas en “los problemas sociales” –dice Blanca-, y en la pobreza –añade Alicia.

IMAGENES PARA SIEMPRE

Hay imágenes que se quedan para siempre, no sólo porque las tomas sino porque se te quedan en el alma, sostiene la fotógrafa de El Imparcial Blanca Hernández. Su preferida, y la que quizá la hizo llorar en algún momento, fue el entierro de un policía que murió –dice- en el supuesto atentado contra el ex gobernador José Murat, el 18 de marzo de 2004.

“Tendrías que ver los rostros de la familia, las hijas, la esposa, el hijo… y detrás de todo ello una enorme soledad”, ese dolor se me quedó aquí, dice mientras señala su cuerpo.

Para la reportera gráfica de Noticias, Alicia Huerta, la foto que más le gusta de las que hasta ahora ha tomado, “porque me faltan muchas mas”, es una mujer loxicha de más de 100 años de vida, que vive totalmente sola, desamparada, en medio de todo lo que implica ser pobre. “No, qué va, esa foto me hizo rabiar, llorar, llorar mucho, porque entonces entiendes cómo duele el abandono de los otros”.

Fotoperiodismo en Femenino, sí, desde luego que sí. Las dos reporteras gráficas así lo demuestran cada día, cuando lo cotidiano debe ser noticia, cuando las barreras que impone “el machismo”, como ellas lo califican, está en sus órdenes de trabajo. “Ni modo, algún día tendrán que darnos nuestro lugar, a menos que tener experiencia signifique ser hombre”.

05/SJE/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content