Inicio » “Las mujeres a la cocina”, decía un cartel en el Congreso del PRD

“Las mujeres a la cocina”, decía un cartel en el Congreso del PRD

Por Angélica de la Peña Gómez*

Resulta que en la discusión del X Congreso Extraordinario del PRD finalmente se aprobó que los espacios dirigentes del Partido y en las listas plurinominales sean ocupadas el 50 por ciento por mujeres, una decisión que remontan por fin, la proporcionalidad del 70/30 que tenía desde el Segundo Congreso Nacional, es decir más de 14 años, sin cambiar y que constituía, salvo honrosas excepciones, una cuota del 30 por ciento para las mujeres.

En este proceso del PRD ha pasado de todo: por ejemplo, es emblemático el traslape de compañeras que hace algunos congresos atrás se oponían a la cuota y que ayer hablaban a favor de la paridad.

Hay que agregar además lo pernicioso que constituyó para el proceso el Congreso de Zacatecas en el 2001 que en la mente de muchas personas quedó como un síndrome porque se abordó la discusión con muchas malas maneras. Las quejas son muchas de ambos lados: de intolerancia, falta de respeto a las diferencias de ambos lados, falta de seriedad y sobretodo una falta de compromiso de muchos líderes para abrir espacios a las mujeres.

Tampoco ha cambiado la misoginia de algunos compañeros, que como siempre aprovechan las circunstancias y les surge su verdadero pensamiento respecto de las mujeres.

Dos señores felices improvisan un cartel con la consigna “LAS MUJERES A LA COCINA” en plena votación de la mesa de Estatutos. Este hecho, provoca que un joven les reclame que bajen ese cartel porque es ofensivo. Le retan estos tipos que a él en qué le afecta y les responde que le afecta, porque es una agresión a los derechos de las mujeres, no es correcto y no acepta esa provocación.

Si no están de acuerdo que voten en contra, pero que sean respetuosos y nuevamente les reta a que bajen el cartel con el escarnio. Un tercer tipo les dice, “ya bájenla”, pero los tres casi quieren golpear al joven. Poco después éste avienta un palo de paleta hacia los tres y ellos gritan, “hey, hey esto es agresión”, y les contesta, “si es agresión, yo reconozco que es agresión y está mal”, “debo corregirme”.

La anécdota, de entre muchas que este fin de semana pasado surgieron, sirve para ponderar todo el trabajo de educación y reeducación que se tiene que realizar por el Estado para remontar las consecuencias culturales que se desprenden de un sistema patriarcal que como la humedad está metida en toda la estructura privada y pública de nuestras sociedades, incluido los partidos de izquierda.

La misoginia se ha heredado generación tras generación y se ha perpetuado por las instituciones, en donde incluso algunas iglesias han jugado un papel muy importante fomentando en las mujeres la pasividad, la aceptación del sufrimiento y la sumisión como virtudes.

Hasta hace poco, todo lo que acontecía dentro de las paredes del hogar era un asunto privado. Hoy las instituciones de la administración pública, por ejemplo, tienen la obligación de informar cuando están frente a algún hecho que denote violencia contra las niñas, los niños y las mujeres. Lo que falta es que estos preceptos que hoy son ley sean realmente respetados y aplicados irrestrictamente por las y los funcionarios.

La violencia contra las mujeres en todas sus modalidades y tipos afecta a todos los derechos de las mujeres, y esta situación, que ha demostrado en el mundo que en nuestro país ocurren crímenes deleznables contra las mujeres y no hay justicia, ha provocado que la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos acuerden la Resolución Concurrente 90 en la cual se expresa condolencias del Congreso hacia las familias de más de 400 mujeres asesinadas en Ciudad Juárez.

Mencionan su preocupación al Gobierno mexicano además porque 150 de estas mujeres fueron atacadas sexualmente antes de ser asesinadas y la mitad de ellas tenían entre 13 y 22 años.

Expresan su preocupación porque la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia incluya presupuesto suficiente para poner a funcionar el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres y se provea la coordinación suficiente en las oficinas federales y su implementación en las entidades federativas. Solicitan entre otras cuestiones, reformas a los códigos penales para que se castigue debidamente a estos criminales.

Es importante por lo tanto, que los hombres que actúan de buena fe, y que argumentan que las mujeres no necesitan cuotas y acciones afirmativas para ocupar espacios de decisión, entiendan que la sociedad no cambiará y el país no evolucionará hacia el desarrollo y la paz, si no se garantizan acciones positivas para que las mujeres ocupen los espacios de definición y de decisión en igualdad de condiciones con el hombre, precisamente como una forma más hacia la erradicación del sistema patriarcal que nos discrimina precisamente por ser mujeres.

Si no se entiende esto, entonces no se entiende por qué muchos hombres piensan todavía que nuestro lugar solo está en la cocina.

La promoción de legisladoras que realicen tareas legislativas a favor de las causas de las mujeres como quienes diseñaron la Ley General y la Ley de Igualdad de Hombres y Mujeres, entre otras, es necesaria. Las mujeres en los espacios dirigentes tienen muchos compromisos con el Estado de Derecho de las mujeres y las niñas.

Ojalá que así como en el PRD y en otros partidos como el PRI, que han avanzado hacia la paridad, el sistema electoral se reforme para reconocer la obligación paritaria de hombres y mujeres en los encargos de elección, como ya lo establece la Constitución de Sonora. Enhorabuena, pues, para el PRD.

* Integrante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), diputada federal en la LIX Legislatura, consultora de Unicef.

07/ADP/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: