Inicio » Las mujeres en el Bicentenario

Las mujeres en el Bicentenario

Por Gladis Torres Ruiz

A 200 años de la Independencia Nacional y a 100 años de la Revolución, las mexicanas siguen luchando por ejercer su derecho a decidir sobre su cuerpo, y en varios estados del país, son encarceladas por tomar sus propias decisiones.

Hacia 1810 las mexicanas eran educadas en la religión católica a la que se le confiaba la formación moral, ligada a la estructura patriarcal. Se movían en los ámbitos domésticos y como acompañantes de caudillos, héroes o libertadores.

Privadas del espacio público, las mujeres aún patriotas o nacionalistas son madres, hijas o esposas. Una segunda categoría agrupa a aquellas mujeres ejecutoras o actoras de un proyecto nacionalista. Fue en la revolución cuado las mujeres se incorporaron al mundo de lo público con su participación en la guerra, indica Natividad Gutiérrez, en su texto. “Mujeres Patria-Nación. México: 1810-1920”

LA DISPUTA POR EL CUERPO DE LAS MUJERES

La doctora Adriana Ortiz, señala que en 1871, el Estado liberal y la Iglesia católica establecieron un “pacto entre caballeros” en lo que respecta a la reproducción humana, así las primeras leyes en la materia son una serie de acuerdos tácitos acerca del control sobre el cuerpo de las mujeres y su función reproductiva.

La autora del libro: “Si los hombres se embarazaran, ¿el aborto sería legal?”, afirma en su texto que este hecho muestra la separación incompleta entre el Estado y la Iglesia católica en México, y el cómo los valores de corte patriarcal sobreviven a lo largo del tiempo siendo preservados por las instituciones.

A 73 años de que la doctora Ofelia Domínguez Navarro (1936), propuso que se permitiera el aborto por razones económicas y sociales, en 2009 la misma discusión llegó a los congresos estatales y también a las Cámara Alta y Baja de nuestro país.

A partir de la despenalización del aborto en el Distrito Federal en 2007, a finales de 2008 los Partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), apoyados por el Verde Ecologista de México (PVEM), con la simpatía de líderes religiosos iniciaron una serie de reformas a las constituciones políticas estatales.

Sin trámites, ni discusión votaron, y en bloque, modificaron las constituciones de 17 estados del país para proteger la vida desde el momento de la concepción y criminalizar el aborto.

La historiadora Patricia Galeana, dijo a Cimacnoticias que el hecho de que en 17 estados del país se proteja la vida desde el momento de la concepción y se criminalice el aborto, no sólo es un retroceso para los derechos de las mujeres. “Es un hecho inédito en la historia del país y de la penas de las mujeres”.

La también secretaria Técnica de la Comisión para los festejos del Bicentenario y Centenario de México de la Cámara de Senadores, afirmó que nunca en la historia del país, la iglesia, los partidos políticos y los gobernantes, habían hecho una nefasta confabulación contra las mujeres en más de al mitad de territorio nacional.

Afortunadamente, a 200 años de la independencia las mujeres se han agrupado en diversas organizaciones, lo que ha servido de mucho en la coyuntura actual que vivimos las mexicanas donde “para todo tenemos que recurrir a los foros internacionales”.

Organizaciones feministas y de la sociedad civil como la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), han señalado que las reformas son inaceptables porque “socavan la racionalidad política en el país y amenazan con retroceder a etapas dolorosamente superadas hace siglo y medio”.

Al respecto la diputada federal Leticia Quezada Contreras del Partido de la Revolución Democrática (PRD), lamentó que a unos días de celebrar el Bicentenario de la Independencia de este país y el Centenario de nuestra Revolución, “las mujeres estamos frente a estos brotes de intolerancia, misoginia y machismo que tanto nos laceran, impuestos por un pequeño sector de la población”.

ESCASOS AVANCES, GRANDES RETROCESOS

En 1973, se aprobó la nueva Ley de Población que estableció el abastecimiento de anticonceptivos para regular el índice de natalidad. En opinión del movimiento feminista, esta Ley fue un parteaguas en materia de anticoncepción y en el cambio de postura del Estado frente a la fecundidad y la capacidad reproductiva de las mujeres.

No obstante, esa legislación también fue ambivalente porque aunque existe un abasto de métodos de anticoncepción, éste no es suficiente ni efectivo en todo el país, ello propicia los altos índices de embarazos no deseados y abortos inseguros que son la cuarta causa de Muerte Materna en el país, según registros del Consejo Nacional de Población.

La libertad y el derecho que tiene toda persona a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y espaciamiento de sus hijas e hijos, es un derecho establecido en el artículo 4 de la Constitución Mexicana, ganado desde 1974.

Sin embargo, así como en 1810 y a pesar de que con la revolución las mujeres accedieron a la vida publica, la iglesia y el Estado patriarcal insisten en continuar con la “formación moral de las mujeres”; a través de políticas públicas que les niegan su derecho a decidir sobre su cuerpo.

En el 2010 las mexicanas continúan su lucha por decidir sobre su cuerpo y son encarceladas en diversos estados de la republica por ejercer este derecho.

10/GTR/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: