Inicio » Las pacifistas siguen siendo excluidas en la prevención: ONU

Las pacifistas siguen siendo excluidas en la prevención: ONU

Por la Redacción

A pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional, la violencia contra las mujeres en el mundo no mengua y siguen siendo excluídas de los procesos de paz, en los que ellas son imprescindibles, afirmó el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan.

En un comunicado enviado a los miembros del Consejo de Seguridad, se precisa que a las mujeres se les excluye por lo general de las conversaciones de paz, a pesar de la función esencial que desempeñan en la prevención de los conflictos y la consolidación de la paz en las comunidades.

Kofi Annan puntualizó que “el número de mujeres que participan en los procesos de paz sigue siendo muy reducido, la dirección de las partes que intervienen en los conflictos sigue estando dominada por hombres y se escoge a éstos para participar en las negociaciones de paz”.

“El deseo de lograr la paz a cualquier precio puede dar lugar a la falta de participación de las mujeres y a la ignorancia de sus necesidades y problemas”, añade.

Las organizaciones de mujeres pueden llamar la atención sobre las tensiones antes de que se transformen decididamente en hostilidades, y a menudo pueden ponerse en contacto con las partes en conflicto y servir de enlace con los gobiernos y las Naciones Unidas, abundó.

Se necesita una mayor interacción con esas organizaciones para trabajar en la prevención de los conflictos y las actividades de alerta temprana, ya que “los conocimientos y experiencias de las mujeres están infrautilizados en la prevención de conflictos violentos”.

En el informe del secretario general de la ONU se detallan los progresos alcanzados en los últimos cuatro años de la aplicación de la resolución 1325 (2000) del Consejo de Seguridad, en que se hace un llamado a la participación de la mujer en condiciones de igualdad en todas las iniciativas encaminadas al mantenimiento y el fomento de la paz y la seguridad internacionales.

Destaca la necesidad de proteger a las mujeres y las niñas de las violaciones de los derechos humanos en las situaciones de conflicto, en especial de la violencia sexual y otras formas de violencia por motivos de género.

“La realidad sobre el terreno pone de manifiesto el fracaso colectivo en la prevención de esa violencia y en la protección de las mujeres y las niñas de los horrores de la violencia por motivos de género y de las atroces violaciones de los principios del derecho internacional humanitario, los instrumentos de derechos humanos y el derecho penal”, sostiene Kofi Annan.

Recientemente, en Afganistán, Burundi, el Chad, la República Democrática del Congo y Costa de Marfil, así como en Darfur (Sudán), han ocurrido hechos de violencia sexual y por motivos de género, en que mujeres y niñas han sido víctimas de múltiples formas de violencia, incluso violación, asesinato, tortura e incendio de sus viviendas.

En América Latina, la violencia contra las mujeres en situación de conflicto armado es particularmente grave en Colombia.

El Secretario General instó a la comunidad internacional a esforzarse más para proteger a la mujer de los deplorables actos de violencia cometidos durante los conflictos armados.

Pese a que los casos de violencia contra mujeres en los conflictos armados son cada vez más conocidos y están ampliamente documentados, la respuesta colectiva sigue siendo “inadecuada” en comparación con la magnitud de esa violencia.

El Secretario General exhortó a todas las partes en los conflictos armados a poner fin tanto a las violaciones de los derechos humanos de las mujeres y las niñas como a la impunidad de los responsables de crímenes de genocidio, lesa humanidad y guerra, incluidos los actos de violencia contra la mujer.

El progreso más importante en la aplicación de la resolución 1325 se ha observado en el ámbito de las operaciones de mantenimiento de la paz, a juzgar por el informe. Los Estados miembros, las Naciones Unidas y la sociedad civil han hecho importantes esfuerzos para capacitar a los efectivos militares, de la policía civil y de las operaciones de mantenimiento de la paz en lo relativo a la protección de la mujer y la importancia de hacerla participar en las funciones de mantenimiento de la paz.

Mientras que en el año 2000, había dos asesores en cuestiones de género para las misiones de mantenimiento de la paz, ahora hay 10.

Desde el inicio de las misiones recientes a Burundi, Costa de Marfil, Haití y Liberia, los conocimientos de las mujeres han hecho falta para incorporar la perspectiva de género en todos los aspectos del mandato relativo a mantener la paz.

Las mujeres siguen estando poco representadas, sobre todo en cargos de dirección, a pesar de los esfuerzos concertados de los países y las Naciones Unidas para aumentar el número de las que trabajan en el ámbito de la paz y la seguridad.

En comparación con los efectivos militares, las mujeres apenas son el uno por ciento, el 5 por ciento de los efectivos de la policía civil y el 12 por ciento del personal civil superior de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, concluye el comunicado.

2004/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: