Inicio Las perlas de Mauricio Fernández

Las perlas de Mauricio Fernández

Por Sanjuana Martínez*

Las declaraciones del alcalde de San Pedro Garza García, Nuevo León, Mauricio Fernández Garza, quedarán para la historia de la apología en favor del quebranto de las leyes que rigen nuestro débil Estado de derecho.

Es importante, por tanto, hacer un análisis de sus palabras, un repaso al contenido del mensaje. Su incontinencia verbal siempre le había dado problemas, pero en esta ocasión el exceso no parece perjudicarle: más bien ha recibido todo tipo de apoyos desde los sectores empresariales y políticos que controlan el país.

Lo importante en estas cosas es estar preparado para la guerra, dijo de entrada para justificar la creación de un cuerpo de limpieza social compuesto por paramilitares, mercenarios o matones a sueldo. Amenaza: Si quieren irse por las buenas, los invitamos a que se vayan por las buenas; si quieren irse por las malas, quédense y ya verán.

Le faltó decir: tienen el ejemplo de Héctor Saldaña Perales, El Negro, ejecutado con el tiro de gracia y encontrado en el Distrito Federal: el hombre que lo había amenazado y que finalmente fue asesinado. Un hecho anunciado por Mauricio Fernández a bombo y platillo cuatro horas antes de que las autoridades lo notificaran oficialmente.

Mauricio proviene de una familia de abolengo mexicano. Pertenece a la dinastía de los Garza Sada. Multimillonario de nacimiento, se dirige hacia los demás como si fuera el dueño no solo de su importante número de empresas, sino de México: Estos grupos, si ya están dejando de pedir piso (extorsión a empresarios y comerciantes), también espero que ya dejen de secuestrar, y creo que va a ser un gran triunfo.

Las palabras de Mauricio no tienen desperdicio. Está seguro de que después del asesinato de Héctor Saldaña Perales, alias El Negro, la paz ha vuelto a San Pedro Garza García.

Según él, ya nadie está extorsionando a los empresarios y comerciantes de la zona: la limpia yo creo que ya la hicimos. Aquí en San Pedro, aparentemente todos estos grupos ya desistieron y ya se fueron, pero voy a tener que tener un grupo para que no entren otros.

Mauricio se refiere a su brillante plan de crear un grupo rudo de limpieza social: se está armando. Este grupo tiene varios propósitos, no nada más es de limpia. Yo también te diría que es un grupo que voy a tener que formar, preventivo.

Y, para ello, Mauricio cuenta con el apoyo irrestricto de sus amigos y compañeros
empresarios, los otros dueños de México, dispuestos a saltarse las trancas como él.

Por lo pronto, ya les pasó la charola para que hagan una cooperacha a fin de estructurar este cuerpo de limpieza social que se deshaga de la escoria y elimine a los delincuentes: en la medida en que consiga el dinero. Es un grupo como de 20 gentes el que se va a ocupar, nomás que esas cosas cuestan dinero. Lo estoy haciendo transparente, si me quieren ayudar para mantener ese grupo. Yo siento que va a haber una buena respuesta de gente que quiere ayudar, para decir: bueno, si es para un grupo que va a garantizarnos que otros grupos delictivos no entren…

¿Quiénes son los hombres que forman este grupo rudo? La existencia de las llamadas guardias blancas utilizadas por empresarios millonarios mexicanos data de varias décadas; un fenómeno que se inscribe fuera del marco de la ley y que nadie reguló en su momento. El problema es que en los últimos tres años, y con 15 mil muertos producto de la guerra contra el narcotráfico emprendida por Felipe Calderón, las guardias blancas aumentaron vertiginosamente.

Nunca el Estado de derecho se ha preocupado por investigar estos grupos de vigilancia privada estructurados prácticamente como células paramilitares. Grupos compuestos por ex policías, ex militares, ex delincuentes, ex mercenarios, ex ministeriales… elementos de choque dispuestos a matar a cambio de un jugoso sueldo.

Durante la campaña electoral, el lema de Mauricio Fernández fue: Hay que blindar San Pedro y, obviamente, con la mano dura obtuvo beneficios traducidos en votos. Convenció a sus electores ofreciendo nombres de ex militares retirados de Estados Unidos dispuestos a ocupar funciones de seguridad en el municipio.

Ahora dice que no se necesitan mercenarios extranjeros: no, los grupos éstos que vamos a tener son muy mexicanitos y, bueno, no sé dónde están capacitados, no le he preguntado a cada uno dónde está capacitado. Nomás te digo que es gente que sabe hacer su trabajo.

¿Cómo es posible que el alcalde de San Pedro Garza García contrate a estos sujetos sin conocer sus referencias profesionales, sin saber dónde aprendieron su oficio? Más bien, las declaraciones de Mauricio Fernández suenan a qué no le importa si estos mercenarios fueron entrenados por Al Qaeda; por la Escuela de las Américas de Estados Unidos, famosa por su formación de militares latinoamericanos especialistas en contrainsurgencia; por el Mossad de Israel o por la empresa de asesinos a sueldo Blackwater.

Lo que verdaderamente sorprende a quienes nos negamos a aplaudir semejante esperpento justiciero es que el Estado de derecho carece de los resortes necesarios para afrontar situaciones así. ¿Por qué la Procuraduría General de la República no lo investiga? ¿Por qué no aplica la ley contra un hombre que declara que se tomará atribuciones fuera de la ley?

09/SM/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content