Inicio Las propuestas de Montiel y las de Jackson

Las propuestas de Montiel y las de Jackson

Por Marta Guerrero González

Ambos políticos han tenido experiencia en el gobierno. Jackson hasta la Secretaría General de Gobierno del DF y Montiel gobernando al estado más grande de la República; ellos, junto a otros seis priistas, miembros del llamado Tucom, han propiciado que miles de simpatizantes se unan a la pelea por la elección de un candidato de manera democrática y que, además, sume a las mayoría de la militancia en la cruzada por recuperar Los Pinos.

En palabras más claras, conseguir la gran aceptación de la mayoría para derrocar el autodedazo que planea Madrazo en su favor. Algo que al principio parecía una conquista imposible de alcanzar, pero que a lo largo de estos meses ha cobrado legitimidad, fuerza y, tal vez, la admiración de muchos, quienes pensaban que no llegarían unidos al final y que el tiempo invertido en esa alianza estaba perdido desde antes de empezar.

En casa he recibido los diez retos para conseguir el Estado socialmente justo y económicamente eficaz en el que cree Enrique Jackson. También recibí, los cinco lineamientos para construir el proyecto de nación para poner a México en Marcha, propuestos por Arturo Montiel. Las encuestas señalan a Montiel ligeramente arriba de Jackson. En lo personal voy contra Madrazo, quien de forma comprobada, traiciona y divide a la militancia del partido y no goza de prestigio social, pero tiene el poder y las mañas.

Los diez retos de Jackson son: Reducir la desigualdad, una nueva agenda para
el crecimiento económico, garantizar la seguridad, educación, ciencia e investigación, empleos de calidad, una sociedad justa, progreso para el campo, medio ambiente sano, democracia que funcione y política exterior que luche por el interés nacional.

Los lineamientos de Montiel: Liderazgo político, crecimiento de la nación, mejorar la educación, disminuir la desigualdad social y nueva cultura sobre justicia y seguridad pública.

Si algún pecado ha cometido el gobierno de Fox es precisamente no haber tomado en cuenta “la necesidad de construir un liderazgo político eficaz, con carácter, visión y decisión para poner a México en marcha. Un liderazgo que fortalezca la economía, que garantice la gobernabilidad, que rinda cuentas y que movilice las iniciativas de la sociedad, un liderazgo experimentado y comprometido, basado en los resultados y en los hechos, que conduzca la energía social hacia objetivos claros y concretos, realista, viable y competitivo; capaz de llevar a cabo las reformas necesarias que permitan modernizar nuestro sistema político”.

Ya lo he escrito en el pasado, coincido totalmente con el planteamiento de Montiel. No puede ocurrir nada bueno si no asiste el ejercicio político que concilie o en su caso convenza de las acciones a seguir por México, dejando atrás el jaloneo partidista. Fox irrita a los de adentro y a los de afuera y demasiadas veces se le olvida el respeto que debe a la oposición.

05/MGG/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content