Inicio Las y los ciudadanos frente a los debates

Las y los ciudadanos frente a los debates

Por Clara Jusidman*

Hace una semana tuvo lugar un denominado debate entre priistas y panistas sobre el cumplimiento de Enrique Peña Nieto de sus compromisos de campaña para gobernador.

Se trataba de probar si había cumplido el compromiso 127 y si el 127 era el 130, y si era la ampliación de un puente o un distribuidor. Un verdadero galimatías para el ciudadano común.

Roberto Gil Zuarth, coordinador de la campaña de Josefina Vázquez Mota, mencionó en un programa en MVS Radio que el origen de la campaña mediática del PAN para demostrar que Peña Nieto miente al afirmar que es una persona que cumple, provino de denuncias ciudadanas.

Pero uno podía también argumentar que Josefina Vázquez Mota miente cuando dice que ella inició el programa Oportunidades, pues en realidad lo que hizo el gobierno de Vicente Fox fue simplemente cambiarle el nombre al programa Progresa del sexenio de Ernesto Zedillo.

Considero que para los ciudadanos nos queda claro que los candidatos en sus campañas nos van a decir verdades a medias de manera muy escueta y simple, pues en una realidad tan compleja y cambiante como la mexicana ni todo es negro ni todo es blanco, ni todo cabe en un spot.

La pregunta es entonces ¿qué podemos hacer los ciudadanos para ejercer un voto informado que nos permita elegir al candidato y al partido que, de acuerdo con nuestra posición, ejercerá un gobierno más apegado a lo que cada uno de nosotros queremos?

Considero que al menos hay tres tipos de información que podríamos utilizar para definir nuestro voto. El primero tiene que ver con la ideología de los partidos plasmada en sus documentos básicos y en sus posiciones frente al Estado, al mercado y a los derechos de las personas que habitan y transitan por nuestro país.

Vinculado a ese primer tipo estaría el examen de las plataformas electorales registradas ante el IFE en febrero pasado, en las cuales expresan las estrategias y líneas de política que van a llevar a cabo si alcanzan la Presidencia.

En esas plataformas debe estar expresado el papel que le asignan al Estado y al mercado en el desarrollo del país, sus compromisos de participación ciudadana, de transparencia y rendición de cuentas, la forma en que financiarán el presupuesto de gobierno y el destino que le darán, y las políticas que impulsarán en materia de salud, educación, vivienda, comunicaciones, medio ambiente, seguridad pública, etcétera.

Estas plataformas electorales nos sirven a las y los ciudadanos para ver el nivel de importancia que le otorgan y la estrategia que piensan seguir los candidatos en los temas que nos preocupan. Deberían ser la materia principal para los próximos debates.

Un segundo tipo de información que podemos allegarnos tiene que ver con las posiciones, políticas y programas adoptados por los actuales candidatos cuando ejercieron directamente el poder. Esta información nos dará mayor claridad sobre la línea de gobierno que siguieron y los campos a los que les dieron mayor importancia asignándoles recursos.

Nuevamente esto tendríamos que verlo desde nuestras particulares ópticas. Así algunos estaremos interesados, por ejemplo, en el desarrollo de políticas y programas dirigidos a avanzar en la igualdad de género.

Tres preguntas básicas podríamos hacer: ¿Cuál fue el avance o retroceso en materia legislativa respecto del reconocimiento de los derechos de las mujeres? ¿Qué programas e instituciones concretas se establecieron o apoyaron para hacer realidad esos derechos? ¿Incorporaron la perspectiva de género en su gestión?

Otros interesados en una democracia participativa podríamos preguntar qué mecanismos de participación ciudadana en la cosa pública impulsaron cuando tuvieron el poder.

Las preguntas clave en este tema son: ¿Tuvieron una estrategia y política definidas de aliento a la participación ciudadana en los espacios públicos dentro de su tramo de control? ¿Cuántos mecanismos alentaron, a qué niveles, cómo operaban y cómo se eligieron los representantes ciudadanos en esos mecanismos de participación? ¿En qué medida las decisiones tomadas en esos mecanismos fueron consideradas en las determinaciones de política gubernamental?

De estas preguntas podríamos saber si el candidato o candidata hace un ejercicio autoritario del poder o si lo ejerce en forma democrática, o si es un simulador colocando como representantes ciudadanos a personeros de los grupos de interés, de sus propios partidos o grupos de amigos.

Finalmente, un tercer tipo de información al que podemos acceder las y los electores se refiere a los índices de desempeño e impacto de las gestiones anteriores de los candidatos.

Es decir, la pregunta es: ¿En qué medida se benefició realmente a las personas o a los ámbitos (protección ambiental, desarrollo social) que estaban en el espacio donde estos ejercieron el poder?

Con esta información habría sólo que tener cuidado para que los indicadores sean relativos, es decir, relacionados con el número total de personas que podrían haber sido atendidas o beneficiadas con los programas puestos en marcha por los candidatos en su gestión previa.

También es importante observar la institucionalidad que construyeron para hacer frente a las problemáticas, pues hay temas en que los impactos tardan en evidenciarse. Por ejemplo, disminuir la incidencia de violencia familiar, la desnutrición infantil o la mortalidad materna.

En síntesis, las y los electores debemos exigir más información de cuáles son los compromisos contenidos en las plataformas de los partidos y cómo los van a llevar a cabo, y revisar la forma y los impactos del ejercicio del poder de los candidatos en sus encargos previos. Ésas deberían ser las líneas de los debates: las promesas, pero también los logros demostrables.

*Analista del Cambio Social y presidenta de INCIDE Social A.C.

12/CJ/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content