Las y los jóvenes conocen sus derechos sexuales

    La escuela, un foro para hablar de sexualidad
Las y los jóvenes conocen sus derechos sexuales
Por: Lourdes Godínez Leal
cimac | México, DF.- 27/01/2004

La escuela se ha convertido en un importante espacio de interlocución entre las y los jóvenes, quienes han depositado su confianza en esa institución para obtener no sólo conocimientos generales, sino también la han colocado como su principal fuente de información en temas como el de la sexualidad.

Así lo demuestran las últimas encuestas, los sondeos y los foros en los que han participado jóvenes mexicanos, quienes ven a la escuela como el único medio capaz de esclarecer todas sus dudas sobre el tema.

Ni los medios de comunicación ni los padres de familia, y muchos menos los servicios de salud, han logrado captar la atención de la juventud, que ahora (según los resultados de la Encuesta Nacional de la Juventud) representa el 30 por ciento de la población total del país.

Estas encuestas han revelado que hoy por hoy los jóvenes inician su vida sexual a edades más tempranas, incluso desde los 12 o 13 años, por lo que contar con información sobre sus derechos sexuales y reproductivos ha dejado de ser exclusivo para "ciertas edades".

Sin embargo, la escuela ¾encargada de velar por la educación de las y los jóvenes¾ ha visto amenazada su función de proveer información sobre el tema, ante la injerencia de grupos conservadores y del mismo Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE); el cual junto con la primera dama, Marta Sahagún, y su fundación Vamos México lanzaron a principios del año pasado las controvertidas Guías para Padres.

Estas guías, lejos de informar, distorsionan los conceptos de sexualidad y se niegan a manejar términos como condón y aborto, con la pretensión de fomentar la abstinencia entre los jóvenes.

Una constante en estos encuentros y encuestas es la gran demanda de las y los jóvenes de acceder a más información sobre métodos anticonceptivos, Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), VIH/SIDA, aborto y embarazos no deseados.

Pero los jóvenes han insistido una y otra vez en que la sexualidad no es sólo el inicio de su vida sexual y reproductiva, sino una parte integral de su vida que abarca el conocimiento sobre sus derechos sexuales y reproductivos (DSR).

En este sentido, diversas encuestas han puesto de manifiesto la opinión de los jóvenes, en la cual reiteran que no es la Iglesia Católica quien debe decidir sobre sus cuerpos ni influir en sus decisiones.

Conocer los DSR y difundirlos es una petición constante tanto de los jóvenes como de las organizaciones civiles que trabajan con el tema.

Una investigación realizada recientemente por la organización civil Democracia y Sexualidad (Demysex) en ocho estados de la república del centro, norte y sur, a jóvenes de 10 a 29 años, confirmó que independientemente del nivel de estudios y del lugar donde residan los jóvenes, conocen sus DSR.

A pesar de los distintas condiciones existentes entre los jóvenes residentes en el interior de la república y los que se encuentran en la ciudad, y del tipo de información o conocimiento que tengan sobre el tema, sus respuestas no fueron contrastantes.

El 95 por ciento de los encuestados manifestó su interés en obtener información sobre el tema en otros espacios, predominando la escuela con el 60 por ciento, muy por debajo de la casa, los servicios de salud y los medios de comunicación, que se ubicaron en un 50 por ciento.

En su mayoría estudiantes, 43 por ciento hombres y 57 por ciento mujeres, están concientes de que es necesario conocer sus derechos para ejercer de manera libre y responsable su sexualidad; este mismo porcentaje los considera importantes para prevenir las ITS y el VIH/SIDA.

Una respuesta interesante es que el 80 por ciento de las y los jóvenes saben que el Estado tiene la obligación de brindar informar laica y científica sobre la sexualidad de acuerdo con sus necesidades.

El 60 por ciento sabe que es su derecho participar en las acciones del gobierno relacionadas con su salud sexual y reproductiva y que forma parte de sus derechos humanos. En tanto que el 97 por ciento está convencido de que conocerlos es importante para prevenir enfermedades y embarazos no deseados.

La edad tampoco es un impedimento para el conocimiento de estos derechos, pues hasta los niños de 10 años saben que los derechos sexuales son parte de los derechos humanos.

04/LGL/GBG