Inicio Latinoamericanas dominan sector informal

Latinoamericanas dominan sector informal

Por Zoraida Portillo

La inserción laboral en América Latina es ligeramente más favorable para las mujeres que para los hombres, aunque las brechas siguen siendo grandes. Por ejemplo, la tasa de desempleo urbano femenino supera en 1,5 veces la masculina.

Es en el sector informal donde las mujeres superan a los hombres: 51,4 por ciento frente a 46,3, respectivamente. Desafortunadamente, en este sector es donde se producen las mayores inequidades laborales, pues se trata de un empleo precario, desprotegido y, en general, no decente, según la terminología de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La presencia mayoritaria de mujeres en este sector se explica por las mayores dificultades de inserción laboral que éstas experimentan, dice el informe que, como todos los años, presentó el 6 de diciembre la oficina regional de la OIT, con sede en Lima.

Bolivia es el país con mayor proporción de mujeres en el sector informal, seguido por Paraguay, Nicaragua, Ecuador, El Salvador, Colombia y Perú, todos con tasas superiores al 60 por ciento.

De otro lado, el informe también confirma la alta concentración de mujeres en los servicios comunales, sociales y personales, que es más del doble que la presencia masculina. En general, en el sector de los servicios, las mujeres tienen una presencia mayoritaria: 82,9 por ciento.

Cifras aparte, el informe constata la carencia de políticas dirigidas a generar empleo, tal como lo señaló el director regional, Jean Maninat. “La creación de empleo digno debería ser una obligación de los gobernantes, más allá de las contingencias políticas o nacionales”, expresó.

“Recordemos que detrás de cada cifra hay un rostro humano y, por tanto, una gran frustración cuando la gente que busca un trabajo no lo encuentra o accede a trabajos que no son decentes, vale decir, sin protección social y de mala calidad”, remarcó Maninat.

Su reflexión se basa en el hecho de que la calidad del empleo no progresa lo suficiente en la región: cinco de cada diez nuevos empleos urbanos se generaron en el sector informal entre los años 2000 y 2005. Como resultado, el empleo en dicho sector sigue siendo alto, el 48.5 por ciento del total de ocupados en 2005.

El documento también señala que la alta tasa de empleo en el sector informal indica que el buen desempeño del Producto Interno Bruto latinoamericano “no ha logrado generar suficientes empleos formales, que se caracterizan por tener mayor productividad, ofrecer mejores remuneraciones y dar más acceso a la protección social”.

La precariedad en el empleo va de la mano con la permanencia de la pobreza y la desigualdad. “La falta de oportunidades de empleo es un obstáculo para la eliminación de la pobreza debido a que el 80 por ciento de los ingresos familiares en América Latina proviene de las remuneraciones laborales”, señaló Mónica Castillo, especialista en Trabajo Decente y Análisis Laboral.

Es decir, sin empleo es imposible romper el círculo de la pobreza. De allí que, a juicio de la OIT, es poco probable que la región pueda cumplir con la primera meta de los Objetivos del Milenio, trazados por las Naciones Unidas, de reducir a la mitad la incidencia de la pobreza extrema en América Latina y el Caribe para el 2015.

Contribuye también a este pronóstico la alta desigualdad de la distribución de los ingresos laborales y las escasas posibilidades de inserción laboral de las poblaciones pobres. Miguel del Cid, Director de la Oficina de México y Cuba de la OIT, precisó que entre la población en pobreza extrema de América Latina, 27 de cada cien no tienen trabajo, mientras que entre los no pobres la proporción es de 7 por cada cien.

“Además, el grueso de la población pobre accede a trabajos de mala calidad. Si los pobres tuvieran las mismas oportunidades de trabajo que el promedio de los demás sectores, la pobreza se reduciría significativamente en América latina”, sostuvo.

“Se requiere acelerar el crecimiento económico, pero incorporando a los sectores más excluidos de la sociedad, para que pueda llegar al campo y a la economía informal. Hacen faltan no sólo políticas macro, sino meso y micro que potencien la capacidad de los pobres”, puntualizó.

JÓVENES, FUERZA LABORAL DESPERDICIADA

Los jóvenes son otro sector en desventaja. Aunque en términos generales, el desempleo juvenil se redujo en dos puntos durante el 2006, la falta de empleo en este sector aún fluctúa entre 1,7 y 2,2 veces en los países de la región. Por ejemplo, en Brasil, los jóvenes constituyen el 46 por ciento del total de desempleados, el 43 por ciento en Perú y el 35 por ciento en Venezuela.

Según el documento, estas cifras “ratifican las dificultades que tienen los jóvenes para su inserción laboral, lo cual está asociado a características específicas: aún no culminan su preparación para el trabajo, su experiencia laboral es muy baja o nula, (y) tienen poca información sobre los requerimientos y características del mercado laboral”.

Cabe señalarse que los jóvenes conforman una fuerza laboral de 43.7 millones de personas en América latina, de los cuales el 41 por ciento son mujeres.

El estudio subraya de manera especial “la elevada proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan en América Latina” y aunque no ofrece cifras específicas, exhorta a los países a aplicar medidas orientadas a reducir las tasas de deserción de los sistemas educacionales, generar mayores oportunidades para todos y disminuir las desventajas inherentes a este grupo social mediante la promoción de diversas actividades.

06/ZP/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más