Inicio Laura Méndez de Cuenca

Laura Méndez de Cuenca

Por Erika Cervantes

En el siglo XIX pocas eran las profesiones en las que las mujeres podían desarrollarse, una de ellas era la de maestra, Laura Méndez de Cuenca no sólo fue maestra se destacó como poeta, y sus méritos laborales la llevaron a formar parte del comité de profesores que viajaron a Estados Unidos de Norteamérica para capacitarse en los nuevos métodos de enseñanza.

Laura Méndez se preocupo por evidenciar el yugo doméstico en el que vivían las mujeres. En su escritura las mujeres son representadas como seres fuertes y dominantes que no corresponden al ideal femenino de la época.

Laura Méndez de Cuenca, maestra y escritora, nació el 18 de agosto de 1853 en el Estado de México.

A temprana edad su familia se traslada a la ciudad de México, donde cursó la carrera de maestra normalista. Desde muy joven ingresó en los círculos literarios de avanzada donde trabó relación con Manuel Acuña y con quien más tarde sería su esposo, el también poeta Agustín F. Cuenca.

Laura se desempeñó como maestra de la escuela de Artes y Oficios para Mujeres, y dirigió la Escuela Normal para Señoritas de Toluca. Representó a México en congresos internacionales de pedagogía y realizó una intensa labor feminista; participando en la creación de los primeros jardines de niños en 1903, al lado de Estefanía Castañeda.

Inquieta trabajadora del magisterio, Laura Méndez apoyó en 1918 la primera huelga de maestros para exigir el pago de mejor salario, situación por la que fue cesada. Sin embargo, su lucha no fue estéril, ya que se firmó un acuerdo con el gobierno constitucionalista de Venustiano Carranza para que se pagaran los sueldos de las y los maestros.

La labor de Laura no sólo se limitó al magisterio, también incursionó en la literatura donde escribió poemas para medios nacionales como: El Universal y El Imparcial, fundados por Rafael Reyes Spíndola en 1888 y 1896, respectivamente; así como en algunos diarios menores: El Periódico de las Señoras, El Correo Español, El Pueblo y El Mercurio, editado en la ciudad de Guadalajara.

Entre sus logro literarios se encuentra la publicación de la novela El espejo de Amarilis, dosificada en 43 entregas. La edición definitiva de esa, su única novela, data de 1902. A esto habían de agregarse, dos de los 17 cuentos incluidos en Simplezas (1910), están fechados durante esa vuelta de siglo: Un rayo de luna, de 1890, y La Venta del Chivo Prieto, de 1902.

Laura Méndez de Cuenca murió el primero de diciembre de 1928 en la Ciudad de México, heredándonos su lucha por mejores condiciones laborales para las y los maestro, y la instrucción preescolar.

04/EC/BJ/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content