Inicio “Linternas de Santa Martha”, collages y anhelos de mujeres en reclusión

“Linternas de Santa Martha”, collages y anhelos de mujeres en reclusión

Por Sandra Torres Pastrana

Las mujeres en prisión pagan una doble pena: tienen una condena legal, pero también social, no sólo cuando están en prisión, sino cuando salen, expresó Emilio Álvarez Icaza, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), durante la inauguración de la exposición Linternas de Santa Martha.

La exposición está compuesta por 27 piezas de collage elaboradas por 29 internas del Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla y fue inaugurada el 14 de noviembre en el pasaje de la estación Pino Suárez del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

El objetivo fue que las mujeres dieran dar a conocer su sentir y su entorno a través de sus recortes, sobre una silueta de madera que representa un icono de la ciudad de México, como el Monumento a la Revolución, la Catedral Metropolitana, el Palacio de Bellas Artes, el Ángel de Independencia, entre otros.

A partir del viernes pasado, las y los usuarios del Metro que recorren el pasillo central del metro Pino Suárez pueden apreciar cada uno de los collages realizados por las mujeres internas, donde revelan sus sueños de libertad, deseo de igualdad y de no discriminación.

LINTERNAS DE SANTA MARTHA

El título de la exposición “Linternas de Santa Martha”, es también el nombre del taller fundado por Luis Manuel Serrano Díaz e impartido a las internas de este Centro de Readaptación, informó un boletín de la CDHDF.

El Centro de Readaptación Femenil de Santa Martha, a través de la CDHDF, apoyó la organización y donó el material para que las 29 internas realizaran las 27 piezas de collage que son parte de las esperanzas que estas mujeres transmiten a las y los usuarios, medio millón de personas del Metro, como un deseo de compartir su libertad.

Durante lo que resta del mes de noviembre la exposición permanecerá en la estación del metro Pino Suárez y hará su próxima parada en la estación del metro Villa-Basílica durante el mes de diciembre.

ASPIRACIONES DE LIBERTAD

Algunas de las frases que enmarcan los collages dicen: “Cuando salga quiero hacer muchas cosas, por mí y por mis hijos”: María de la Luz; “Con este trabajo exigimos que sepan a lo que tenemos derecho”: Marcela. “El día que yo salga voy a seguir haciendo este trabajo”: Sonia, “Tengo 34 años de sentencia, pero me queda la esperanza de salir y de que hay algo más adelante”: Catalina.

Las y los usuarios se detienen y perciben la carga emocional que se desprende de la exposición. Observan con detenimiento y leen, haciendo que el ritmo acelerado y el caos multitudinario del Metro pare de tajo, atrapados por las voces de 29 mujeres quienes, al igual que las y los espectadores, desean seguir adelante, gozando de sus derechos.

Todos los collages tiene su simbolismo y su fuerte carga, pero uno en especial, lleno de bebés, niñas y niños riendo, familias, mujeres embarazadas, impresiona a Angélica, que comenta con lágrimas en sus ojos, “es increíble pensar cómo una mujer interna puede plasmar tanta vida y felicidad en su trabajo artístico”.

Participan en la realización de Linternas de Santa Martha, la CDHDF, el Sistema de Trasporte Colectivo Metro, el Gobierno del Distrito Federal, la Secretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal y legisladores locales, como Agustín Guerrero.

A la inauguración acudieron familiares de las mujeres reclusas y numerosos usuarios del Metro.

EL OLVIDO, UNA FORMA DE VIOLENCIA

Durante la inauguración de la exposición, la Subsecretaria del sistema Penitenciario del Distrito Federal, Celina Oseguera Parra, reconoció que el trabajo comprometido y la suma de voluntades hacen posible avanzar en la consolidación de resultados tangibles en beneficio de la reinserción social de las mujeres y hombres que viven en situación de reclusión bajo la premisa del respeto irrestricto a sus derechos humanos.

Álvarez Icaza señaló por su parte que las mujeres en prisión pagan una doble pena, tienen una condena legal, pero también social, no sólo cuando están en prisión, sino cuando salen.

“Esta exposición hace visible algo que la sociedad se empeña en hacer invisible: la desigualdad y la discriminación que padecen las mujeres, y lo que consideró una de las peores formas de violencia contra ellas: el olvido.

“Lo que hemos encontrado es que muchas de ellas viven una situación de abandono, sus familias no quieren llevar a sus hijos e hijas porque ellas son malas influencias, y eso pasa por el machismo que vivimos”.

Expresó que en un Reclusorio femenino lo único que tienen las mujeres es a ellas mismas, los hombres y sus familias las abandonan y la sociedad las rechaza. “Hay estudios que demuestran que por los mismos delitos los jueces son más severos con las mujeres, hasta en 35 por ciento la pena es mayor porque se considera que las mujeres no pueden cometer delitos, eso es parte de la violencia institucional y estructural contra las mujeres”.

08/STP/VR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más